martes, 25 de mayo de 2010

Teniente Corrupto (1992)


Si hablamos de anti-héroes en el cine no puede faltar uno de los personajes clave por excelencia: el Teniente Corrupto, interpretado magistralmente por un inconmensurable Harvey Keitel, y que dirigió con asombrosa crudeza uno de los directores más extravagantes del panorama actual, Abel Ferrara. Y es que se podría decir que el título que nos ocupa encabeza lo mejor de la filmografía del director neoyorquino, junto a otras joyas como El Funeral, El Rey de Nueva York o la muy preciada por mi, Ángel de Venganza.


Ferrara, Keitel y Lund, trío de ases...
El Teniente (Harvey Keitel) es un respetado y duro teniente (perdonen la reiteración pero es que el personaje de Keitel no tiene nombre) del cuerpo de policía que se ve atrapado en un espiral de locura en el que el juego y las drogas juegan un papel muy importante. Pero una buena (mala) noche, una monja (Frankie Thorn) es violada salvajemente por dos hispanos, quedando la pobre en cinta. Pues bien, ante semejante suceso (1), pronto ofrecerán una recompensa de 50.000 dólares a quien capture a los malhechores. Una suma que no le vendría nada mal al Teniente, viendo la pésima suerte que tiene con el juego y el mal camino que lleva con las drogas...


Poca redención podemos llegar a atisbar en esta enfermiza cinta y en el personaje interpretado por Keitel. De hecho, la película de Ferrara dista mucho en estilo y aptitud al remake que recientemente ha protagonizado Nicolas Cage, y que produce una vez más Edward R. Pressman - productor que parece estar encontrándole el gustillo a sacar partido de algunas películas (ya producidas por él) de los 70/80. Véase el caso de Sisters y su decepcionante remake, o la secuela de Wall Street que ha realizado Oliver Stone, de nuevo con Michael Douglas en el papel principal.

Sin querer quitarle ningún merito a esta nueva versión dirigida por Werner Herzog, - más cercana ella al entretenimiento que a la autodestrucción física y moral que se daba en la cinta original -, habría que decir que Ferrara supo plasmar a la perfección el universo corrupto y degradante de su personaje principal (nuestro protagonista es un padre de familia que bebe, se va de putas, fuma crack, esnifa cocaína, se mete algún que otro pico, e incluso se llega a hacer una paja ante dos patidifusas jovencitas). Esto implica, claro está, que estemos delante de una cinta dura, cruda y sin concesiones. Una película que gracias a su trasfondo religioso sabe hacernos participes del sentimiento de culpa del Teniente (enorme la escena en la que Keitel implora a Cristo en la Iglesia), y como sus actos desencadenan una tortuosa angustia que termina de un modo totalmente opuesto a la de la descafeinada (que no por ello mala) versión de Herzog (2).


Por último, destacar la participación de Zoe Lund encarnando el papel de la camella del Teniente, y cuyo nombre, como no podía ser otro, es Zoe. Lund, - co-autora a su vez del guión de la película -, muestra sus dotes interpretativas y no duda en meterse un buen chute durante una de sus apariciones (recordemos que la bella actriz murió de sobredosis a finales de los 90).


Título original: Bad Lieutenant (USA, 1992).
Director: Abel Ferrara.
Guión: Abel Ferrara & Zoe Lund (y Victor Argo & Paul Calderon).
Actores: Harvey Keitel, Frankie Thorn, Zoe Lund…

(1) Al parecer el suceso de la violación perpetrada a la monja está inspirado en un hecho real que ocurrió a principios de los 80.
(2) Herzog ha declarado que su versión no tiene nada que ver con la de Ferrara. De hecho, según él, ni si quiera la ha visto. La verdad es que no sé a que espera.

8 comentarios:

Charly Ramone dijo...

A ver si veo esta, que llevo ya algunos cuantos años queriendo verla.

La de Werner Herzog a mi me da mucho miedo. Huele mucho a película de encargo, y pinta demasiado comercial para él.

Lazoworks dijo...

La verdad es que si es un encargo, Herzog no lo ha hecho nada mal. A mi me gustó y pensaba que iba a ser un mojón.
Es una película que está bastante bien. Aunque es super diferente a la de Ferrara.
En la nueva versión, Nicolas Cage es una especie de Patrick Bateman en versión policia drogata y jugador. De hecho, creo que, quitando el gore y el sexo (ni una teta se ve, que vergüenza), la de Herzog sigue las mismas pautas que el libro de Breat Easton Ellis. Si la ves, y has leido o visto American Psycho (que por cierto también produjo Edward R. Pressman), ya me dirás.
Eso si, no dejes de ver la película de Ferrara... Una obra maestra de los 90!!

Jamaa Fanaka dijo...

La de Herzog está francamente bien pero no se le puede comparar al horror urbano y nihilista expuesto por Ferrara.Teniente corrupto (1992) es una película tan perversa y desagradable que acaba fascinando. Junto con el Funeral y The addiction de lo mejor que ofreció el cine americano en los 90.

Lazoworks dijo...

"The Addiction", oh si! La que sale Christopher Walken. La vi hace muchos años y ahora la confundo con "Nadja" de Michael Almereyda (otra que vi por aquella época). ¡Tengo que revisarla sin falta (y la de "Nadja" también, que creo que no estaba mal)!

angelpito injurioso dijo...

No he visto la del Nico Cagueta,pero la otra si,que la puso el Garci en la tele.Muy recordada la escena de la zambomba en el coche con las jovencitas,no solo alucinadas por el hecho en si,tambien por ser policia...

Lazoworks dijo...

Jajaja! A mi me encanta!
La tía ahi con la boca abierta y sacando la lengua, y la otra con el culo en pompa mientras el Teniente se la casca frente a ellas. Menudo bribón!
GRANDIOSA LA ESCENA, NO ME LO NEGARÁ!

PEPE CAHIERS dijo...

Pues si le ponen la escenas de conventos, la violación de la monja parece sacada del porno más recurrente.

angelpito injurioso dijo...

Eso de la violacion y posterior venganza es tambien el argumento del Jarri el susio de "impacto subito".