lunes, 10 de noviembre de 2008

Solo contra todos (1998)


Fulgurante primer largometraje del director Gaspar Noé. Solo contra todos, continúa la historia que Noé contó en su mediometraje llamado Carne (1991), en la que un carnicero que cuida de su hija autista, ve como un hombre parece abusar de ella y termina ejecutando una terrible venganza contra él. En Solo contra todos volvemos a encontrarnos con el mismo personaje interpretado con un realismo escalofriante por Philippe Nahon, el carnicero. Después de haber cumplido su condena por el apuñalamiento de un hombre, el carnicero quiere empezar una nueva vida, por lo que intenta conseguir trabajo en numerosos lugares, pero no consigue ninguno con éxito. Por si fuera poco, el carnicero vive con una oronda mujer embarazada y su madre, y las dos no paran de coaccionarle y menospreciarle. Un día, tras muchas negativas por parte de antiguos amigos suyos para conseguir trabajo, decide ir a visitar a su hija autista...

Si alguien está buscando en esta película algún tipo de crítica social o algo por el estilo está muy equivocado. En Solo contra todos no hay redención para ninguno de sus personajes. En Solo contra todos es violencia y odio lo que se respira durante todo el film. El personaje del carnicero, tiene muchas similitudes con el personaje de Travis Bickle que encarnó Robert De Niro en Taxi Driver, y de hecho es una película con la que se le suele comparar. Un buen ejemplo es que en ambas películas vemos como los protagonistas van a un cine para ver una película porno. Pero lejos de estas similitudes, cabría decir que en Solo contra todos el personaje que encarna Nahon es mucho más celebral que el Travis de De Niro, ya que la mayor parte de la película está ocupada por sus pensamientos expresados en voz en off. También es más visceral y violento, y parece que su odio por la especie humana en general no tenga fin.


Hay un momento de la película en la que se nos avisa mediante una cuenta atrás que abandonemos la sala por las escenas que se van a suceder a continuación. En ese momento tenemos dos posibilidades: huir y no ver el trágico final o permanecer atentos y descubrir que en este personaje no caben conjeturas sobre su humanidad. Este hombre no encierra ningún anti-héroe como lo podría llegar a ser Travis Bickle. El carnicero es todo lo que nosotros repudiamos de nuestra naturaleza y por eso este film es desagradable y deprimente. No se puede enseñar una violencia "bonita" en esta película, se tiene que mostrar cruda, terrorífica y sin concesiones. Solo contra todos es un film que bebe directamente del cine de Michael Haneke, y del que han prestado especial atención una nueva hornada de jóvenes realizadores franceses como Alexandre Aja, Alexandre Bustillo & Julien Maury, o Pascal Laugier con su polémica Martyrs.

Como nota curiosa, la siguiente película de Gaspar Noé (Irreversible) arranca en una celda en la que encontramos al carnicero.

Titulo original: Seul contre tous (Francia, 1998)
Director: Gaspar Noé.
Guión: Gaspar Noé.
Actores: Philippe Nahon, Blandine Lenoir, Frankie Pain...

4 comentarios:

belalugosisdead dijo...

eso te iba a decir, que si no era el tio del "principio" de irreversible.
me ha picado la curiosidad

PD: ¿esta reseña significa que estás dentro de la semana?

Juan P. Rodriguez dijo...

Pos claro hombre!

Anónimo dijo...

¡QUE GRAN INTERPRETACIÓN LA DEL HIJO DE PUTA DEL PROTAGONISTA¡, UN GUION CON UNA NARRACIÓN BRUTAL, NOS METE DE LLENO EN UN GRAN FILM...ASQUEROSO COMO EXCITANTE VIAJE DE LA SOLEDAD Y DE LA VIDA, TAL Y TAL...EN FIN, ESTA VEZ SI QUE AS PUESTO UN FILM DE OLÉ, Y NO PELICULAS ROLLO POL NACHI...
AGUR

Juan P. Rodriguez dijo...

Ey! Chico Anónimo!
Tú debes ser el típico chaval que se compra en VHS Inquisición y luego dice que no le gusta! Entonces otro te dice: "bueno, pues si no te gusta damela a mi que me encanta". Y tú (mamonazo) le dices: "No, no, que todavía no la he acabado". Entonces el otro te dice: "Pero si me acabas de decir que no te gusta". Y tú dices: "Ya, pero es que quiero terminarla". Y el otro dice: "Pero si el principio no te gusta, ¿que te hace pensar que el final será diferente?". Entonces miras con los ojos llenos de lagrimas al que te esta pidiendo la película y le le dices: "¡Está bien! ¡Me gusta Inquisición, me cago en la puta! ¡Y lo que es más, estoy enamorado de Paul Naschy!".
Ese eres tú, ¿a que si? Eh?
jajaja!
Agur¡ <-- (Atención al signo de exclamación)