domingo, 20 de septiembre de 2009

Malditos Bastardos (2009)


Después de que leyera el mayo del año pasado, que Tarantino iba a estrenar su última película, Inglorious Basterds, en el Festival de Cannes de este año, sentí que este director se estaba precitipitando (llevaba más de 10 años preparandolo y de repente le entran las prisas), y que bien podía ser que esa precipitación fuera la que hiciera que estos Malditos Bastardos fuera una de sus peores películas. Mucha prisa se ha tenido que dar Tarantino para cumplir tal promesa: buscar financiación después de que sus dos últimas películas no hayan despertado todo el éxito que se esperaba, buscar a una plantilla de actores y alguno con tirón (en un principio incluso también se habló de Leo DiCaprio), y encontrar unas buenas localizaciones. Y bueno, después de haberla visto, no me queda otra que quitarme el sombrero ante su mejor película (amén de Pulp Fiction), y una de sus obras más literarias (con permiso de Jackie Brown (1)).


Mientras se ve esta película uno tiene la sensación de estar leyendo una buena novela ambientada en la Segunda Guerra Mundial. Sus "bastardos" lejos de ser ese grupo de proscritos formado entre otros por Fred Williamson y Bo Svenson en el título "homónimo" que dirigiera Enzo G. Castellari en 1978, son unos tipos desaprensivos cuyo único cometido es matar nazis. Brad Pitt, ese teniente Aldo Raine con aspecto de paleto de Texas, es un personaje que se mueve por instintos, un personaje que al igual que los demás bastardos, - Eli Roth (2), el fabuloso Michael Fassbender (Eden Lake), Til Schweiger, Gedeon Burkhard, B. J. Novak y Omar Doom -, ven la muerte como un simple tramite más en su misión, y que están dispuestos a pasar. ¡No les importa morir! Cuando Aldo Raine dice eso de: "cada uno tiene que traerme cien cabelleras nazis", los demás toman buena nota: es su teniente, es su misión.


Estos Malditos Bastardos, como toda la filmografía del director, supone todo un conglomerado de influencias. Un habitual pastiche que va desde el spaguetti-western (el principio es todo un homenaje a Hasta que llegó su hora), al mejor cine bélico (Los Doce del Patíbulo o el ya nombrado título de Castellari (3)), pasando incluso por La Cenicienta de Walt Disney (Tarantino nos ofrece, una vez más, una de sus particulares escenas fetichistas, está vez protagonizada por Diane Kruger y un genial Chritoph Waltz en estado de gracia). Pero cabría añadir, que ver Malditos Bastardos, o por consiguiente cualquier película de Tarantino, como una búsqueda exhaustiva de referencias o guiños solamente, es un completo error. Existen millones de fans (y detractores) de Tarantino esperando tal y cual cosa, haciendose con las bandas sonoras y rebuscando haber en que películas han salido, algo que, como es lógico, resulta muy interesante, pero supone un equívoco modo de ver sus películas. Los films de Tarantino tienen la suficiente fuerza y estilo, como para verse como un mero pastiche lleno de guiños cinéfilos. Malditos Bastardos supone bajo mi punto de vista, un punto de inflexión en su carrera, ya que sabe exprimir toda la esencia tarantiniana de sus anteriores films con una narración más madura (o costumbrista) que no abusa de los habituales saltos en el tiempo al que nos tiene acostumbrados este realizador.


Malditos Bastardos tiene algunos momentos épicos llenos de una fuerza visual difícil de igualar (el juego que acaba en tragedia en esa taverna o el gran final en la sala de cine), además de muy buenos momentos cómicos (ver a Brad Pitt, Eli Roth y Omar Doom haciendo de italianos fué uno de los momentos más tronchantes del film). Lo único que me chirrió bastante fué la utilización de Putting out the fire de David Bowie, un tema que ya apareció en la banda sonora de El Beso de la Mujer Pantera (Paul Schrader), y no por que no me gusté Bowie, todo lo contrario, sino porque creo que no encaja con el resto de la banda sonora. Al menos así lo veo yo. Por eso no entiendo algunas quejas que se han vertido hacia la pelícual por la falta de acción, dicen, o por un exceso de dialogos, cosa que incluso hizo que Tarantino modificase su montaje después de una acogida algo fría en el pasado Festival de Cannes. Malditos Bastardos queridos amigos, es un film que no da respiro al espectador. Está bien, apenas hay secuencias de acción, pero tampoco las había en las anteriores películas de Tarantino, exceptuando como no, el primer volumen de Kill Bill.


QT, el eterno fetichista.

Yo, como buen amante del cine de Quentin Tarantino (que no tarantiniano), disfruté horrores con Reservoir Dogs y Pulp Fiction (dos obras maestras indiscutibles), concebí cierta madurez en la menospreciada Jackie Brown, expuse con un poco de inseguridad que ambos volumenes de Kill Bill merecían un 10, y que Death Proof es una pequeña joya, una rara avis con una estética algo feista que fué totalmente incomprendida por gran parte de la crítica y el público. Pero Malditos Bastardos, queridos lectores mios, supone la MEJOR vuelta de lo MEJOR de este director estadounidense. ¡Olvidad los prejuicios que tengáis con este realizador, guionista, actor y productor tan bocazas y poco modesto!

¡Malditos Bastardos es un milagro cinematográfico como pocos se dan en nuestras salas de cine ultimamente!

Título original: Inglorious Basterds (USA/Alemania, 2009)
Director: Quentin Tarantino.
Guión: Quentin Tarantino.
Actores: Brad Pitt, Mélanie Laurent, Christoph Waltz...

(1) Basada en la novela Rum Punch de Elmore Leonard.Añadir imagen
(2) Aparte de actuar en el film, Eli Roth es el encargado de rodar ese pequeño largometraje que se ve en el film, El Orgullo de una Nación, el film de Goebbels (Sylvester Gorth) en el que interviene un estupendo Daniel Brülh.
(3) Tanto Castellari como Bo Svenson, director y actor de Aquel maldito tren blindado, aparecen en el film.

8 comentarios:

ElChicoDelChandalDeLos90 dijo...

hey¡ joder tio le has puesto 5estrellas, la semana que viene haber si la veo y ya te dire...
Estoy indagando sobre la programación sitges y hay una del guionista de gore tokio police que pinta muy bien pa verla de madrugada "princes samurai" creo que se llama...pero la que tiene buena, buena pinta es la de "symbol" una japo que si puedes tienes que ver el trailer, una puta locura..bueno primo, nos vemos esta semana, saludos

Lazoworks dijo...

Continúa investigando querido ChicodelChandal, haber este año que tal nos va!
Que ganas tengo de partir!!

MarioBava dijo...

Madre mia de dios, le has dado una puntuación altisima, tendre que verla ya obligatoriamente...

Jamaa Fanaka dijo...

Para mi la mejor peli de Tarantino sigue siendo Jackie Brown, pero Malditos bastardos para nada decepciona. Es francamente original ya que no se habia hecho nada así con el transfondo de la segunda guerra mundial. Yo la veo como un viaje cinéfilo que va de Leone a de Palma, con multiples citas de por medio a directores clásicos y modernos. Además, nos regala el mejor villano visto en una pantalla en años: el fascinante Hans Landa. Felicidades por el post.

Jamaa Fanaka dijo...

Para mi la mejor película de Tarantino sigue siendo Jackie Brown pero Malditos bastardos no decepciona para nada. Es entretenida y divertida aunque en ocasiones también es irregular: Personalmente la veo como un viaje cinéfilo que va de Leone a de Palma, pasando por incontables guiños cinéfilos a cineastas de todas las épocas. Además nos brinda la presencia de Hans Landa, el mejor villano visto en pantalla en los últimos años. Saludos y felicidades por el post.

Lazoworks dijo...

Pues si, Hans Landa es uno de los malvados más carismáticos que ha dado el cine últimamente. Chritoph Waltz está inconmensurable!
Me alegro que te guste el post, gracias por pasarte.
Un saludo!

El Abuelito dijo...

Como el señor Fanaka, mi preferida es Jackie Brown... aunque su entusiasta reseña ha despertado en mí buenas ganas de ver a estos bastardos... y es que este joven Quintín es de los pocos chicos que hoy en día saben un poco por dónde van!

Lazoworks dijo...

La verdad es que no me lo imaginaba viendo una película de Tarantino!
A mi me gustan todas, pero mi favorita sigue siendo Pulp Fiction, porque fué la primera que vi de este señor y me impactó muchisimo.