lunes, 29 de septiembre de 2008

El color del dinero (1986)

El personaje de Eddie Felson apareció en la gran pantalla en el año 1961, en la película El buscavidas (The Hustler, 1961) dirigida por Robert Rossen. La película estaba basada en una novela de Walter Tevis y en ella se explicaba como el tal Felson (Paul Newman), un infalible jugador de billar, perdía ante El gordo de Minnesota (Jackie Gleason) en una larga y demoledora partida. 25 años más tarde, Martin Scorsese retomó dicho personaje en la emblematica El color del dinero, una secuela que poco tiene que ver con las que se hacen actualmente. El color del dinero se hizo por puro amor y admiración a la película de Rossen y la interpretación de Newman, todo lo contrario a lo que se ha hecho recientemente con Indiana Jones en su última entrega (un producto para sacarnos los cuartos).


Pues bien, en esta secuela, Eddie Felson sobrevive suministrando whisky a salas de billar y demás antros, cuando un día, descubre un chico llamado Vincent (Tom Cruise) que tiene un don especial con el billar. Eddie ve en la vitalidad de Vincent al Eddie Felson que fue años atrás, así que decide enseñarle todo lo que sabe sobre el billar y sobre como ganar dinero, para más tarde viajar a Atlanta y concursar en un torneo billar profesional.

Paul Newman tras haber sido nominado sin éxito dos veces consecutivas al mejor actor por Ausencia de mal (Sydney Pollack, 1981) y Veredicto Final (Sidney Lumet, 1982), le fue otorgado un Oscar Honorifico en el 1985 por toda su carrera. Pero Newman no asistió a la ceremonia y en su lugar envió un video agradeciendo el galardón y diciendo que esperaba que ese premio no fuera un certificado de defunción para su carrera. Al año siguiente volvió al personaje que le valió su segunda nominación al Oscar y está vez se llevó el galardon a casa, aunque tampoco asistió a la ceremonia y el Oscar lo recogió Robert Wise en su lugar.

Y es que, Newman está inconmensurable en esta película y consigue que el espectador sienta cierta empatía por su personaje desde el inicio de la película. Eddie Felson no es una persona a la que podríamos admirar facilmente, es el carisma y la caballerosidad que aporta Newman al personaje, lo que le hace verdaderamente especial. Podriamos decir que esta película es un claro reflejo del momento que vivía Newman en su carrera. Él había sido el mejor (o uno de los mejores) anteriormente, pero lamentablemente, su edad le había restado reflejos y ya no tenía la misma vitalidad de antaño. Empezaban ha salir nuevos talentos en Hollywood que estaban dispuestos a reemplazar al mito, como por ejemplo Tom Cruise.


A muchas personas no les gusta el final de El color del dinero por dos razones. La primera porque el personaje de Tom Cruise se deja ganar ante Newman para conseguir más dinero. Y segundo porque finalmente, cuando Newman y Cruise se ponen a jugar en serio, no se sabe quien de los dos va a ganar. A estas personas les hago la siguiente reflexion: durante la película Newman intenta enseñar a Cruise todo lo que sabe, pero Cruise es demasiado altivo y le cuesta dejarse perder para conseguir dinero. Por lo que en cierto modo, Newman desea que pierda, no para conseguir dinero en si, sino para ver que sigue siendo el mejor y para que Cruise no parezca tan bueno como realmente es. Newman tiene envidia de su juventud y de su habilidad con el palo. Por eso cuando el joven sigue sin hacer caso y continúa ganando pese a las indicaciones de su maestro, Newman decide emprender él solo su viaje hacia el torneo de billar de Atlanta. Se gradúa la vista, se entrena y finalmente se enfrenta a su alumno y lo vence. Pero para sorpresa de todos, más tarde descubrimos que Cruise se había dejado ganar tal y como su maestro le había enseñado para ganar más dinero (había apostado en su contra). Newman enfadado por la humillación, le reta y le dice que esta vez quiere jugar en serio. "No pienso hacerlo, te voy a machacar", le dice su alumno. "Si pierdo ahora, me volveré a enfrentar contigo el mes que viene en Chicago y sino al siguiente. Y terminaré ganandote", le contesta el maestro. "¿Y como lo sabes?", le pregunta. "Porque he vuelto", apostilla el maestro. Si tras todo lo dicho a alguien le quedan dudas que Newman gana a su discípulo, es que no ha visto la película como es debido.

A mi me encanta que la película acabe con una sensación más que con una conclusión. Es decir, la energía y predisposición con la que termina el personaje de Newman es mucho mejor que volver a enfrentar a Maestro y Alumno. ¿Para demostrar que? No interesa, porque sabemos que contra él, Cruise no puede hacer nada. ¿Sabéis porque? Porque todas las personas que están viendo la película desean que Newman le pegue una paliza a Cruise, por eso mismo.


Por otro lado, cabe destacar la laboriosa función del director Martin Scorsese, que desarrolló increibles travellings, zooms y demás, durante las partidas de billar (sobretodo en el tramo final, ¡brillante!). Muchas de las localizaciones que vemos en la película son las mismas en las que se rodó El buscavidas 25 años atrás. También cabría destacar la cantidad de buenos actores que hay en la película: Maria Elizabeth Mastrantonio (haciendo de pelleja y arpía), Forest Whitaker (un don nadie que es capaz de engañar al maestro/Newman) o John Turturro (haciendo de drogata cabrón). Y decir que, tanto Newman como Cruise, se entrenaron para realizar ellos mismos las jugadas de billar. Aunque en el último y espectacular golpe (se ve en cámara lenta y la bola pasa por encima de otra), Cruise tuvo que ser doblado por un profesional. Las secuencias que tenía que hacer el joven actor, claro está, eran las más espectaculares de la película y por lo tanto era lógico que en alguna no consiguiera recrearlas a la perfección.

Titulo original: The color of money (USA, 1986)
Director: Martin Scorsese
Guión: Richard Price basado en la novela de Walter Tevis
Actores: Paul Newman, Tom Cruise, Maria Elizabeth Mastrantonio...

3 comentarios:

belalugosisdead dijo...

Que bien me caia Newman y que mal me cae Cruise. Pero bueno, habia que hacer un homenaje al primero
Van a hechar camino a la perdicion en Antena 3
no digo mas... ^_^

ElChicoDeLaCabezaDeLaGomaDeBorrar dijo...

Pues, la verdad es que no se si me caen bien o mal, puesto que no los conozco. Pero admiro el trabajo de estos dos accionistas del mundo del cine, en este tema si que veo mas influyente a newman; pero sin olvidar peliculas de cruise como eyes wide shut o magnolia.

Doble M dijo...

La verdad es que los genios no deverian morir!!!