martes, 13 de diciembre de 2011

ESPECIAL TROMA II: EL DÍA DE LA MADRE (1980)




Posiblemente estamos ante una de las películas más conseguidas de la factoría Troma. “El día de la madre”, dirigida por Charles Kaufman, hermano de Lloyd Kaufman, parte de una premisa más cercana al género “rape & vengeance” visto en las seminales “La última casa a la izquierda” y “I spit on your grave” (Aka. “The day of the woman”), que del “slasher” como apuntan por ahí, pero con la característica de teñir todo el metraje de un humor negro y enfermizo que propicia momentos de verdadera incomodidad en el espectador. Y es que una cosa es ver una violación en una película y (en la mayoría de los casos) sentir rechazo, y otra ver como los violadores perpetran su crimen delante de su progenitora, y que ésta, para colmo, les aplauda divertida.


Aquí la cosa va de una tierna madre interpretada por la veterana Beatrice Pons, que consigue chicas para que sus dos “pequeños” maniacos las torturen y las violen a conciencia. Para gozo de esta estrafalaria familia, tres lindas damiselas que iban de excursión por el campo se convertirán en el objetivo ideal y serán raptadas y sometidas a todo tipo de vejaciones.

No es que la película sea una virguería, todo lo contrario, a primera vista la historia es más de lo mismo y se cierra de un modo simple y directo – una de las chicas raptadas, tal y como vemos al principio, es asediada por su autoritaria madre, así que cuando finalmente asesina a la progenitora de los “maniacos”, consigue liberarse de algún modo de sus demonios interiores -, pero como ya he dicho, es su estética chillona y su humor negrísimo lo que hacen que su visionado valga la pena.


Además, según dicen - no sé hasta que punto esto es real o forma parte de alguna leyenda para hacerla más mítica -, en la casa donde se rodó la película hubo un asesinato. Al parecer el propietario de la cabaña apareció muerto justo antes de empezar el rodaje… Otra cosa bastante curiosa es que “El día de la madre” se rodó en los mismos parajes y a la misma vez que “Viernes 13” de Sean S. Cunningham. Atendiendo que ambas terminan con final sorpresa y son sospechosamente similares, uno no puede dejar de preguntarse si hubo un cruce de impresiones entre Kaufman y Cunningham durante el rodaje de sus respectivos films. Sea como fuera, lo que más bien parece es que Kaufman rodó ese epilogo (que queda un poco extraño en el conjunto total de la película, para que nos vamos a engañar) después de comprobar el arrollador éxito que había cosechado “Viernes 13” (“El día de la madre” se estrenó varios meses después). Pero entonces, ¿cómo se explica que la madre hable de una hermana suya muy malvada (es decir, aún más hijadeputa que ella)? ¿Otro injerto que se metió en la película? Curioso porque ahí es donde la madre explica el porque lleva puesto el collarín todo el rato: su hermana “gemela” (el susto final) le partió el cuello en el vientre materno. En fin, misterios del cine.


Antes de abandonar esta reseña, no me quiero olvidar de un potentísimo “remake” de “El día de la madre” que se realizó el año pasado y que, gracias a Dios, nada tiene que ver con el original. No respetar el filme que se reversiona es, casi siempre, un punto a favor, ¿para que quiere ver uno la misma película otra vez, pero con más presupuesto? Ahí están los excelentes “remakes” de Piraña, El amanecer de los muertos o I spit on your grave, para corroborarlo. Además, sale una rescatada Rebeca De Mornay haciendo de “mamá” y su entramado es de lo más estimulante. El día de la madre (Darren Lynn Bousman, 2010) es un cruel cuento de brujas en el que nadie es quien parece. Un thriller que no se corta un pelo, en el que todos, en realidad, son unos hijosdeputa... Como en la versión de Kaufman, pero con mucha más chicha que rascar. 

6 comentarios:

El Abuelito dijo...

Con la Troma se mantiene siempre una deuda, por más que después de vivir sus estrenos (vía video club) en primera persona, los gustos han evolucionado y ya los Vengadores Tóxicos apenas nos digan nada... Pero enseñó y demostró una forma de hacer cine desenfadada y fresca, gamberra, sin vergüenzas y orgullosa de sí misma, además de cachonda y sobre todo humorística... Un poco como el punk a nivel musical, del que uno se confiesa hijo por más que haga lo menos treinta años que no escucha nada del seminal estilo...
Leeremos con interés su entrevista a Lloyd Kauffman, pues; de bien nacidos es ser agradecidos...

PEPE CAHIERS dijo...

Eso es una madre, lo demás son tonterías. Para que salir a ligar si ya te las llevan a casa.

angelpito injurioso dijo...

Mira tu que casualidad de las gordas,ayer mismo y sin saber nada de este post me vi yo ayer "I spit on your grave"(la versión reciente,no la viejuna)y mande a mis coleguis jardineros la escena esa de las tijeras de podar,hala, a ver si pones la entrevista del papá Troma.(yo acabo de hacer un flin sobre el estarguars,a ver si lo cuelgo)

miquel zueras dijo...

Sin duda la película de mejor factura de la Troma. Un cruce de "La última casa a la izquierda" como dices y "La matanza de Texas". Saludos. Borgo.

lazoworks dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios... Aunque la entrevista va para largo, sigan atentos a sus pantallas. Seguiremos desgranando algunas de las mejores películas made in Troma (o simplemente distribuidas).

Besitos a todos!!

angelpito injurioso dijo...

Pues estoy de acuerdo con Miquel.Aunque tiene ese gamberrismo y los personajes estrafalarios habituales en la Troma,lo cierto es que aquí,en lugar de anarquía y caos argumental,hay una intención de hacer un desarollo narrativo competente y una realización cuidada,nada improvisada.