domingo, 8 de mayo de 2011

MUERTE DE UN QUINQUI (1975): EXPLÍCITA Y EFECTIVA SENCILLEZ

Uno de los guiones más efectivos que firmó Jacinto Molina fue el de Muerte de un quinqui, dirigida por León Klimovsky en 1975. En ella nos encontramos con la habitual manera de rodar del maestro Klimovsky, rápida y directa en la que no falta algún momento de lo más ridículo (sirva de ejemplo ese momento “danger” en el que Naschy está a punto de freírse al lado unos cables “pelaos”) y otros de lo más chabacanos (como ese momento “misógino” en el que Naschy pisotea la cara de una bella dama como si de una colilla se tratase). A pesar de ello y gracias, como ya he dicho antes, al sencillo pero muy efectivo guión de Naschy, Muerte de un quinqui es bajo mi punto de vista una de las mejores películas de la filmografía “no fantástica” del actor madrileño (no la mejor, por su puesto, que vendría a ser El huerto del francés). En ella nos encontramos a una esplendida Carmen Sevilla, Heinrich Starhemberg, Fernando Hilbeck y en uno de sus primeros papeles, Julia Saly (La Pocha). Pero ahora si me permiten, me gustaría exponer los puntos fuertes del libreto.
1.- Marcos (Paul Naschy) y sus compinches, realizan un atraco en una joyería. El golpe sale bien pero en su paso no pueden evitar algunas muertes. Aquí se deja entrever que Marcos no está muy fino de la cabeza y que es una persona violenta. Un mal bicho como piensan sus compañeros.
"Y ahora te piso toa la cara".
2.- Marcos se queda con el botín que más tarde se tienen que repartir entre todos, y recibe la visita de su amante. Discuten y entonces esta lo llama “hijo de perra”, así con todas las letras y con un zoom bien pronunciado hacía su boca, para que no haya dudas (aunque leyéndole los labios me pareció que decía más bien “hijo de puta”). Es en este punto en el que descubrimos que a Marcos le ocurrió algo con su madre. Algo verdaderamente chungo porque ve como asesinan a su madre y se pone hecho una furia y se carga a su amante.
3.- Marcos huye con el botín traicionando de ese modo a sus compinches. Vemos la típica persecución con la policía y finalmente, después de esconder las joyas a buen recaudo, pide trabajo a una antigua amante (madre de su hijo). La mujer le ruega que se marche y Marcos va a parar a otra casa en la que necesitan un sirviente. Ricardo (Heinrich Starhemberg), padre de familia, minusválido e impotente, no ve con demasiados buenos ojos la llegada de Marcos, quizás porque no se fía de él, quizás por que se siente acomplejado, pero ante la continúa insistencia de su mujer Marta (Carmen Sevilla) y su hija Elena (Julia Saly), acepta que Marcos trabaje en la casa.
4.- Los compinches de Marcos se dan cuenta de que les ha traicionado y se ponen en su busca.
5.- Marcos comienza a realizar las tareas de la casa y no tarda mucho en confraternizar con Marta y su hija Elena (a ambas les tira la caña). El enfermo y acomplejado Ricardo no se fía de él y le advierte que es un gran tirador.
6.- Finalmente las sospechas de Ricardo se hacen realidad, Marcos se tira a su esposa y la hace sentir como una “mujer”. Elena lo descubre todo porque por orden de su padre los había espiado.
7.- Elena le replica a Marcos que se haya follado a su mamá, y no se le ocurre mejor cosa que decirle “¿te gustaría que tu madre fuera una fulana?”. Rápidamente los recuerdos truculentos de la muerte de la progenitora de Marcos le vuelven a la cabeza y en un acto de despecho, viola a Elena y esta, por increíble que parezca, termina enamorándose de él.
"Has roto la muñeca, hija"
8.- Marta descubre que su hija Elena se ha acostado con Marcos en una de las metáforas más explícitas que se han dado en esto del cine, y Elena se enfrenta a su madre.

LA METÁFORA DE LA MUÑECA "ROTA":

"Tengo veintipico años pero me gustan las muñecas...".

"Ala, ahora no y la rompo".

9.- Ricardo descubre a Marcos y a su hija en actitud amorosa, ambos se enfrentan y Ricardo muere bajo los disparos de Marcos.
10.- Finalmente los compinches de Marcos descubren donde se encuentra y le hacen una emboscada. Aún así Marcos logra escapar no sin antes cargarse a algunos de sus antiguos compañeros. Cuando se dispone a huir de la casa victorioso, vuelve Marta y le implora que la lleve con él. Marcos, harto de ella, le dice que es una ramera, no por menos todavía está caliente el cadáver de su marido y no piensa en otra cosa que en volver junto a él. Así pues la ultraja y Elena, al ver aquello, dispara a Marcos dándole muerte. Al fin y al cabo, una madre es una madre y a él lo encontró en la calle.

Si quieren hacerse con ella, pasense por aquí.

5 comentarios:

miquel zueras dijo...

El género quinqui tuvo un gran éxito entre los años 70 y principios de los 80 sobretodo con las películas de De la Loma. Esta promete, con Paul Naschy y "La pocha" -¡qué guapa era!- Muy buena entrada. Borgo.

Lazoworks dijo...

Pues no sé hasta que punto se podría decir que pertenece al cine "quinqui" de De la Loma, pero se la recomiendo muy encarecidamente. Es más, si se fija, puede descargársela clickando en el enlace que adjunto en el post.
Saludos!!

Kinski dijo...

En la página que enlaszas para Muerte de un Quinqui he encontrado oro. Ya informaré cuando toque.
Muchas gracias.

Lazoworks dijo...

Le aconsejo que se mire "My duck is dead" muy detalladamente porque, efectivamente, hay oro. Y si sabe inglés, o lo domina como yo, más todavía.
Ya me dirá, ya!!

Salvador Sáinz dijo...

http://www.factoriadelcine.com/2011/06/22/directores-espanoles-olvidados-leon-klimovsky-1906-1996-recuerdo-de-un-gran-amigo/

He publicado esto sobre el gran Klimovsky. Demasiado buena persona para este cine repleto de buitres que es el cine español.