domingo, 13 de febrero de 2011

TODAVÍA ESTOY ALLÍ


Si, todavía ando allí. Todavía ando pensando en el documental de Joaquin Phoenix. Dicen que lo ha dirigido Cassey Affleck, pero está más que claro que I'm still here es un documental de actor. De Joaquin Phoenix. De J. P. Pensando que iba a ver algo parecido al Borat o al Bruno de Sacha Baron Cohen, o incluso a los Jackass por la tan cacareada escena de la cagada en la cara de J. P., me he topado con un mockumentary que nada tiene que ver con los documentales o mockumentaris que se han visto anteriormente. Sin entrar en lo que podría estar preparado o no (al parecer lo de Ben Stiller estaba hablado porque éste ya sabía que todo era mentira), nos encontramos con un documental montado sobre una mentira que se lleva hasta las últimas consecuencias, utilizando como protagonista a un personaje real, Joaquin Phoenix que, no sólo interpreta un papel más en su filmografía, sino que, además, se reinterpreta hasta destrozar su imagen por completo.


Joaquin Phoenix comunicó en el 2008 que iba a dejar la interpretación para pasarse al mundo de la canción. Del hip hop más concretamente. Pronto, tras varias apariciones públicas en las que se dejaba ver con unas pintas nada favorables y en un estado de lo más desmejorado, muchos pensaron enseguida en el muñeco roto por la fama. En el actor que se ha vuelto loco por una vida llena de excesos. En la estrella que termina estrellándose. I’m still here, además de ser una apasionante crítica al star system de Hollywood (y puede que general), es una acertada reflexión sobre la búsqueda de una persona, - más concretamente un actor, J. P. -,  hacía su propio YO. La película arranca en Panamá con un video casero en el que aparece Joaquin de pequeño en un río. Corretea ante la atenta mirada de su padre y se encamina a lo alto de un pequeño acantilado. El joven Phoenix aguarda unos instantes y finalmente se tira al agua mientras su padre le aplaude. Allí, mientras le vemos, comprendemos que allí era libre, que allí no estaba ligado a un público y que no tenía que actuar, sino simplemente ser él mismo. No sabemos si Joaquin Phoenix sigue estando allí, en aquel río de Panamá, pero desde luego, viendo I’m still here parece querer estarlo. En el documental, J. P. dice que está harto de interpretar un personaje, que necesita hacer algo con lo que pueda hacer de él mismo y no lo que un guión le dicta. Parece irónico pues que, en este sentido, su intento sea recogido en un falso documental. (Aunque a uno siempre le quedará la dudad de si en realidad lo era).


Tal vez Joaquin Phoenix jamás logre escapar de su personaje, de la estrella que se ha forjado película tras película, de él mismo, pero ¿a quién le importa si con eso vamos a seguir disfrutándolo en películas, falsos documentales o en programas de David Letterman? Mientras vemos a Phoenix rapeando, intentando encontrar sentido a su vida, escapando de ser una gota que se evapora, como le dice Edward James Olmos, nosotros, los espectadores, reímos aliviados. Ahora ya sabemos que todo es mentira. Que esto es un mockumentary ideado por el actor y su cuñado. Pero lo más inquietante de todo es que, en esa mentira que se representa en esta película, en este documental fabulizado, queda plasmada una realidad cruel y desalmada. Tal vez no se pueda escapar de la fama. 

8 comentarios:

angelpito injurioso dijo...

Para llegar a hacer esto y que no le importe desprestigiarse tanto algún tornillo si que lo debe de tener flojo.Desgraciadamente, su hermano River fue por el mismo camino y su muerte no fue una ficción,como la del que hacia del Joker en el Batman de Nolan,de difícil escritura.(el Ledger).

Alimaña dijo...

Estos "falsos" documentales con mucho de verdad se están poniendo de moda por lo que veo. Aquí en España tenemos la serie del hijo de Conan, supongo que irán saliendo más con ese toque de ficción próximo a la mas cruda realidad...

Saludos amigo Lazoworks

Kinski dijo...

Este "mockumentary" (¿Se escribe así) lo tengo pendiente desde hace tiempo, en cuanto pueda le hecho un ojo.
Ahora mismo voy a ver Trollhunter un falso documental noruego sobre la existencia de gigantescos Trolls (¿que me pasa doctor?).
Te recomiendo This is Spinal Tap que viene a ser la madre del invento, y también Incident at Loch Ness que es divertidísimo, con Werner Herzog haciendo de si mismo.

Lazoworks dijo...

Angelpito: Pues si, seguramente un puntito de locura tiene que tener el bueno de Joaquin.

Alimaña: Me miraré esa serie... El hijo de conan, no tenía ni idea. Es que no veo mucha tele, la verdad.

Kinski: pues ese de lo Trolls tiene buena pinta, y ya me lo está trayendo la mula. Y bueno, ahora hago lo mismo con This is Spinal Trap.

PEPE CAHIERS dijo...

Le recomiendo la madre de todos los falsos documentales: "Zelig", la historia del camaleon humano de Allen.

miquel zueras dijo...

Lo de Phoenix es alucinante, después de verlo en aquel "late show" pensé que realmente se había desquiciado.
Por aquí tenemos un caso parecido con el famoso cómico de los 90 Angel Garó. Dicen que ha simulado su -supuesta- esquizofrenia para relanzar su carrera en los teatros. Ya veremos. Borgo.

Lazoworks dijo...

Hombre, Cahiers, yo creo que la madre de todos los mockumentaris es Haxän, La brujería a través de los tiempos de Benjamin Christensen... Aunque bueno, no sé si realmente podriamos tildarlo como tal. Aunque también tendriamos "Holocausto Canibal" del 80, ¿no?

Sr. Borgo, pues eso que dice de Angel Garó parece bastante surrealista, pero todo puede ser... En estos días...

PEPE CAHIERS dijo...

Mire que es usted rebuscado.