miércoles, 12 de noviembre de 2008

El Testamento del Dr. Mabuse (1933)


"El alma del ser humano debe ser intimidada con una oleada de crímenes atroces y sin sentido, cuya única meta sea extender el miedo y el terror. Porque la última finalidad del crimen es conseguir que se imponga el dominio ilimitado del terror. Un estado de completa inseguridad y anarquía, que se base en los ideales destructivos de un mundo condenado a la decadencia. Cuando los hombres estén sumidos en el miedo y el mundo se encuentre en un completo caos, habrá llegado la hora del Imperio del Crimen."



Esto es un fragmento extraído de una de mis escenas favoritas de El Testamento del Dr. Mabuse. En dicha escena vemos al Prof. Baum (Oscar Beregi) leyendo el manuscrito que deja como legado el Dr. Mabuse: un testamento con una lista detallada de un buen puñado de crímenes atroces. En la escena presenciaremos como el espectro del Dr. Mabuse (el inquietante Rudolf Klein-Rogge), con un aspecto realmente espeluznante y los ojos desorbitados, le susurra al profesor estas palabras cargadas de maldad.


Los primeros minutos de la película parecen cine mudo y están cargados de una gran tensión. En ella vemos a un inspector llamado Homeister (Karl Meixner), que intenta huir sin que le descubran de un almacén donde se falsifican billetes. Finalmente logra escapar pero no consigue contarle lo ocurrido al comisario de policía Lohmann (Otto Wernicke), pues queda en un estado de locura que le provoca cantar cuando alguien se le acerca. Por otro lado, el Doctor Mabuse permanece encerrado en un loquero mientras escribe lo que parece ser un testamento...

Después de hacer esa obra maestra "sonora" llamada M, el vampiro de Düsseldorf, Fritz Lang continuó con la historia del Dr. Mabuse que ya comenzó en 1922, con esta película que sacudió los cimientos del thriller y el cine fantástico. A menudo se ha buscado una especie de comparación del imperio del mal del que habla la película, con la situación que vivía Alemania en aquellos momentos con la victoria del partido nazi. No por menos, el film fue prohibido en su país de origen y no se pudo exhibir hasta el 1951 (eso si, en una copia reducida), y el director Fritz Lang tuvo que emigrar del país. Pero por otro lado, es más que consabido que Hitler era un gran admirador del realizador (sobretodo por Metropolis) y que incluso estuvo apunto de nombrarlo director de la UFA (el director lo rechazó, un pequeño detalle: su madre era judía). Entonces, ¿Lang abandonó Alemania por la amenaza nazi realmente? Pues bien, si tenemos en cuenta que en el pasado de Lang hay muchos aspectos oscuros y nada claros, habría que tener en cuenta que Lisa Roselthan, su primera mujer, murió de un tiro en la cabeza, por lo que todo apuntó a que fue un suicidio. Pero por otro lado, hay fuentes que apuntan a que fue Lang quien la disparó al descubrirle en situación comprometida con Thea Von Harbou, la persona que se convertiría en la segunda esposa del director y en la habitual co-guionista de sus películas. Por lo tanto, no resulta nada descabellado pensar que Fritz Lang tuviera que abandonar el país por dichas sospechas...

Fritz Lang & Thea Von Harbou en plena faena.

Lo que si es seguro es que, ya sea casualidad o no, El Testamento del Dr. Mabuse marcó el comienzo de una época terrible para el mundo entero y que es una película que resiste como pocas el paso del tiempo, ya que aún a día de hoy, sus imagenes siguen teniendo una fuerza arrolladora, y su historia cargada de misterio sigue apasionando a millones de personas. Por otro lado, el personaje del Dr. Mabuse creado por el escritor Norbert Jacques, fue llevado una vez más a la gran pantalla por Fritz Lang en 1960 con la exquisita Los Crimenes del Dr. Mabuse, que sería su última película (o obra maestra como ustedes gusten). Aunque también han sido otros muchos los que han llevado al cine las desventuras de este malvado Doctor, entre los cuales cabría destacar a nuestro querido Jess Franco con La venganza del Dr. Mabuse (1972)

Como nota curiosa, el personaje del comisario Lohmann también aparecía en su anterior película del director, M, el vampiro de Dusseldorf, y tanto en una como en la otra fue interpretado por el estupendo actor Otto Wernicke.



Titulo original: Das Testament des Dr. Mabuse (Alemania, 1933)
Director: Fritz Lang.
Guión: Fritz Lang & Thea Von Harbou basado en los personajes creados por Norbert Jacques.
Actores: Rudolf Klein-Rogge, Otto Wernicke, Oscar Beregi...

6 comentarios:

Captain Howdy dijo...

Excepcional película que, sin ser un filme de 'terror' propiamente dicho, consigue dar esa impresión gracias a su fuerta carga visual.

Salu2

ElChicoDeLaCabezaDeLaGomaDeBorrar dijo...

Bueno, Bueno, esto se está convirtiendo en una página para resolver crímenes.
Excelente película. Si alguna vez tuviera que hacer una lista con las 20 películas que más me han impactado de la historia, siempre he pensado que esta sería una de ellas.

Juan P. Rodriguez dijo...

Esta semana estoy poniendo algunas películas sobre el odio.
Se podría decir que es una especie de cine forum sobre este tema...
Como molaría coger una botellica de vino y un poquillo de queso, y a ver El Testamento del Dr. Mabuse, eh?
Como molaría verla en el camping con la estufilla esa de mierda que tienes allí, y bebiendo vino hasta que vomitemos en 5.1 DTS (tú ya sabes a lo que me refiero).
Hoy pasaré lo rodado al ordenador!

belalugosisdead dijo...

me encanta Lang. fijate que de las pocas peliculas que me he traido a Granada son Metropolis y M

Anónimo dijo...

Estupenda película la parte final en el manicomio con el fantasma del Dr. Mabuse me recuerda a una escena de El Resplandor.

Paola Sánchez dijo...

Uno de los clásicos del cine alemán, que sin duda sigue logrando mucho éxito. El personaje del Dr. Mabuse me recuerda al protagonista de la serie actual El Hipnotizador , una producción brasileña que igual vale la pena écharle un vistazo. En fin, esta es una de mis películas favoritas que sin importar que tenga bastantes años de lanzamiento, al día de hoy se disfruta.