viernes, 30 de mayo de 2008

Sabine recomienda... Plan 9 from outer space


Gracias a TBC descubro que van hacer un remake de Plan 9 from outer space, delirante película injustamente apodada como la peor película de la historia del cine, dirigida por el injustamente apodado peor director de la historia del cine, Ed Wood. Plan 9 from outer space no es una obra maestra pero tampoco es una película mala. Mala es Epic Movie, Torrente 3 o Independence Day, por poner algunos ejemplos. Estas películas pese al enorme presupuesto que tienen (algunas más que otras), para lo único que sirven es para engrosar los bolsillos de algunos. En el caso de esta película, Plan 9... resulta cuanto menos llamativa por la potente mirada que su director transmite en cada fotograma de la película. Lo malo es que a veces la mirada de un director no se ejecuta como es debido y pasa lo que pasa... Aunque ¡al menos tiene personalidad, algo que muchos directores no tienen ni por asomo!

Plan 9 cuenta como un grupo de marcianos intenta invadir el planeta Tierra y para eso decide despertar a tres muertos vivientes, entre los que se encuentra un Bela Lugosi resucitado (Lugosi había fallecido recientemente y se utilizó material de archivo, y para las escenas restantes fue "doblado" Tom Mason tapado con una capa), una Vampira en decadencia (su Tv Show hacía aguas) y un gordinflón con lentillas blancas encarnado por Tor Johnson, un luchador de lucha libre. Ante esta estrafalaria premisa uno puede imaginar que el resultado es todo menos normal y que en esta película puede pasar de todo.


Bajo mi punto de vista, las películas son un fiel reflejo de las personas que intervienen en ellas, destacando siempre el papel del director, ya que el resultado (para bien o para mal) dependerá en mayor medida de él. Puede haber una película con una buena fotografía o un buen montaje, o con estupendas interpretaciones y con un guión muy bueno, pero si el director no sabe transmitir lo que se cuenta, no se puede hacer nada de nada. El caso de Ed Wood es bastante especial, él no solo no era buen director, buen guionista y ni si quiera sabía dirigir a los actores, pero si tenía una tremenda personalidad que quedaba patente en sus obras (sobretodo en Glen or Glenda) y aunque parezca mentira, ha creado escuela en los anales del cine (Lynch le debe mucho). Yo por poner un ejemplo veo Van Helsing (Stephen Sommers, 2004) y no le veo la gracia, pero veo Plan 9... y me lo paso en grande, porque aunque técnicamente no sea perfecta, nadie puede negar que los responsables de esta le ponen mucho ímpetu e ilusión a la película. Aunque tampoco basta con ilusión claro, pero si sirve mucho para entender al director y la visión que quiere dar. Porque ¿que es una película sino una historia contada a través del punto de vista de una persona? El director (al igual que un escritor con sus libros) hace películas para contar algo, para liberarse de cosas que le atormentan, para mostrar algo de una manera única, con sus miedos, sus inquietudes y sus alegrias. Hacer una película es una manera de pelear de alguna manera contra el mundo. Y eso es algo de lo que carece la película de Sommers y que a Wood le sale por cada poro de la piel. Por lo tanto, y a lo que iba, un remake de algo único como lo es Plan 9, una película tan ligada a su director, puede ser un bodrio como una catedral (y esta vez de verdad). Algo muy parecido ocurre con el remake que se pretende hacer de El ataque de los tomates asesinos. En fin, esto tambien va sobre gustos: quien no quiera pasar de los fallos de raccord y demás, que no pase, pero quien quiera ver una película con personalidad Plan 9 from outer space es su película.

Para conocer mejor a esta increíble personalidad no hay más que ver la obra maestra que le dedicó Tim Burton o el exquisito libro Ed Wood. Platillos volantes y jerseys de angora escrito por Miguel A. Parra y David Gomez, un libro que devoré en una tarde y que me apasionó de lo lindo.

1 comentario:

belalugosisdead dijo...

Tienes razon, hay peliculas y directores peores y encima con aires de grandeza


Hemos elegido hasta el mismo cartel
jajajajaja