viernes, 7 de enero de 2011

1996: TETAS SILICONEADAS EN EL CINE

No sé si será porque en aquellos años era un mocoso de 14 años o qué, pero recuerdo el 1996 con un fuerte impacto, ya que fue un año en el que dos de las actrices más cañones de la época se despelotaban en unos films "hipotéticamente" feministas. Se trata de Demi Moore y Pamela Anderson (al año siguiente, en 1997, haría su incursión en el porno casero con su ex Tommy Lee), y de los filmes Striptease, de Andrew Bergman y Barb Wire de David Hogan, respectivamente. Las películas son una soberana mierda. Unas plastas enormes y malolientes. De hecho, la primera la bajé de internet, por aquello de rememorar viejos tiempos y tuve que ir un par de veces al lavabo para vomitar. Verdaderamente repugnantes y, la gente dirá lo que quiera, pero estoy completamente seguro de que este canto al "ultra feminismo coñil", como lo es Striptease, surgió de una de las películas más vapuleadas por la crítica, Showgirls de Paul Verhoeven (1995), un film que fracasaría estrepitosamente en taquilla pero que paradójicamente subió como la espuma en su salida en video (habría que decir que en USA, la edición en video se retocó y remontó con tal de poder obtener una calificación R y no una NC-17). Pues bien, ahora mismo no tengo ni puta idea pues no he seguido mucho su carrera, pero creo que Demi Moore no había enseñado una teta en ninguna de sus películas, así que aquello era un verdadero bombazo. En el caso de Pamela Anderson, que ya había mostrado sus encantos con anterioridad, Barb Wire surgió justo después del éxito de Los vigilantes de la playa, así que aquello también servía de reclamo.  Creo que fue un acontecimiento realmente importante, al menos yo lo recuerdo así, ¿no? Es decir, ahora nadie va a ver una película porque la protagonista enseñe las tetas. Esas cosas pasaban antes, ¿no? Recuerdo incluso que dijeron que Demi Moore se llevó un verdadero pastón por hacer aquella mierda. Primero se estrenó Barb Wire, en julio, y después en agosto, Striptease. Las dos las fuí a ver al cine  y en ellas nos mostraban a unas mujeres valientes, fuertes e inteligentes. En Barb Wire, Pamela Anderson se cabreaba cuando le llamaban “muñeca” (ya ves tú que gilipollez) y en Striptease todos los hombres menos tal vez Armand Assante, son retratados como unos retrasados empalmados. Aunque eso sí, tengo que reconocer que me partí el culo con la escena de Burt Reynolds en el yate. La Moore estaba haciéndole un striptease privado y de repente aparece el exmarido cabreado, que es Robert Patrick, y de repente se pone a bailar. ¡Qué escena más tonta! ¡Es el súmmum de la soplapollez! Pero lo mejor de todo es que por mucho mensajito que le metan, nadie se puede llegar a creer que estas pelis son feministas. Tanto en una como en otra, nuestras valientes protagonistas son unas tiparracas confeccionadas quirúrgicamente para satisfacer los sueños húmedos de cualquier hombre, llegando incluso a deformar sus glándulas mamáreas con dos pedazos de globos de silicona.
No sé… yo prefiero Showgirls, una película que no engañaba a nadie y con tetas 100% naturales.

La escena más tonta del cine mainstream de todos los tiempos.

En Barb Wire, Pam hacía de bailarina de striptease nada más comenzar la "pinicula".
Demi Moore se machacó el cuerpo en el gimnasio y se puso dos globos como tetas para hacer Striptease.

5 comentarios:

Kinski dijo...

Nunca he visto Showgirls pero soy consciente de que Verhoeven es capaz de convertir los guiones de cualquier patochada en un festín de excesos.
Robocop tenía todos los números para ser un bodrio pero el tito Paul era mucho Paul.
Tampoco he visto estas do pelis que comentas pero... cine feminista?!!

Anónimo dijo...

la rubia de showgirls es espectacular¡ y solo por ver su cuerpo vale la pena ver la peli (la peor de verhoeven)
saludos primo¡
chxandal

Lazoworks dijo...

Está claro que no. Pero Striptease (que es la que he visto recientemente), intenta meternos un mensajito feminista de lo más ridículo. La historia es la siguiente: Demi Moore es una mujer separada que lucha por la custodia de su hija (¡¡una mujer luchando por la custodia de su hija!! ¡¡ciencia ficción pura y dura!!), y tiene que abrirse camino ante un mundo repleto de hombres de lo más estúpidos. Y como es lógico se mete a bailarina de striptease... Pobrecita... Ella tan guapa con todos esos hombres de mierda... Hasta Ving Rhames, que hace de guardaespaldas bueno, parece retrasado.
Tienes que verla, ya veras, es una marcianada de cabo a rabo.

Mr. Lombreeze dijo...

No pude empalmarme con Demi Moore, era como ver a Schwarzenegger con dos tetas de plástico.
Con Barb Wire sí que pasé unos buenos ratos.

PEPE CAHIERS dijo...

Pues eso que no vivió usted la época del destape. ¡Cómo me inflé de tías en bolas en películas de Esteso y Pajares! Y nada de silicona. De todas formas, no se queje, porque si usted vivió el cine de silicona, los de ahora se van a poner hasta arriba de botox.