lunes, 27 de septiembre de 2010

DE PLATILLOS VOLANTES Y DIBUJANTES

Oscar Aibar es, sin lugar a dudas, uno de los mejores directores del panorama nacional. Ya en su debut, - un debut con el que no tuvo toda la suerte del mundo -, dio muestras de su buen hacer detrás de las cámaras y como contador de historias. Y es que se podría decir que Aibar es ante todo un excelente contador de historias, incluso antes de ser cineasta, guionizando varios comics como Las aventuras de John Pajardo o Atolladero (que le sirvió de base para su homónima opera prima).

Tras los problemas que conllevó realizar su primera película, con la que incluso contaría con el mismísimo Iggy Pop y la trágica e inesperada muerte de uno de sus actores principales (Félix Rotaeta), Aibar tardó casi 10 años en volver a ponerse tras las cámaras, y lo hizo con la delicada y exquisita Platillos Volantes, una película basada en unos hechos reales ocurridos en Terrassa, y que cuenta la historia de dos tipos obsesionados con los OVNIS que se suicidaron tumbándose sobre las vías del tren. Angel de Andrés y Jordi Vilches, dos actores muy dados a las comedias, estaban fabulosos encarnando a esos dos perdedores que se evaden de sus grises vidas con sus disparatadas creencias, dotando en su justa medida al film de unos granitos de comedia y drama que la hacen irresistible de verdad.

Ahora con su último film, El Gran Vázquez, Aibar vuelve a ponernos sobre la base de unos hechos reales de otro perdedor real. Pero esta vez no de uno cualquiera, sino de Manuel Vázquez, el gran Vázquez, el mejor dibujante de TBOs del país, cuyos personajes marcaron a miles de niños durante años, y todo un caradura que hizo de la picaresca su modus operandi (quedando incluso reflejada en sus historietas con su Tío Vázquez). Así pues, esta película nos relata las divertidas (y a la vez tristes) peripecias de uno de los personajes más carismáticos e interesantes que ha dado nuestro país, y sus días en la ya mítica Editorial Bruguera junto a otros dibujantes como Francisco Ibáñez o Escobar, que tras la llegada de un tiránico contable (Alex Angulo), verán como sus propios personajes dejan de ser propiedad suya para acabar a manos de la editorial.

Santiago Segura, otro actor de comedia con el que Aibar ya trabajó en La máquina de bailar (que por cierto, no he visto), realiza aquí una interpretación de toma pan y moja dotando a su picaresco personaje de un aura entrañable, llegando ha hacer creíble que su mujer (encarnada en la película por Mercè Llorens), le siga queriendo aún después de haberse enterado de que su esposo mantenía a otras mujeres (e hijos) a sus espaldas (hasta 7 mujeres y 11 críos llegó a tener el granuja).
De verdad, toda una proeza lo que ha hecho Aibar con estos actores y con esta historia sencilla pero contada con gracia. Esto es lo que hace que a veces se produzcan milagros en la sala de cine (algunos como yo, lo llamamos incluso obra maestra). No se la pierdan, en serio.

10 comentarios:

angelpito injurioso dijo...

A mi "Atolladero" me gustó.Años después,mirando viejos tebeos del Vibora y Makoki vi la historieta en la que estaba basada.Precisamente en esos tebeos también dibujaba Vazquez,una vez la Bruguera se fue a pique.Yo como el común de los españolitos de mi generación crecimos con Anacleto,El capitán Trueno,Mortadelo y tantos otros,y de ahí,mi afición por el dibujo,pero mi cobardía y vagancia me han impedido dedicarme a ello.

Lazoworks dijo...

Eso me suena mucho... Pues yo también tengo algo de cobarde y de vago... Pero nunca es tarde Angelpitico!!
Por cierto, Aibar conoció en persona a Vazquez y muchas de las anécdotas que escuchó o vio las utilizó para la película.

PEPE CAHIERS dijo...

Es realmente digno de estudio como toda una generación fue influenciada de la misma manera. Y también como la mayoría tenemos las mismas aficiones y, por desgracia, los mismos defectos. Yo también he realizado mis pinitos en el mundo de la historieta, llegando a ganar un premio en el instituto y una accesis en un concurso municipal, pero,como dice angelpito "mi cobardía y vagancia me han impedido dedicarme a ello", amen de ser un chapucero de la hostia.

Jamaa Fanaka dijo...

Recomiendo su libro making of, memorable novela sobre los avatares del rodaje de Atolladero. lo milagroso es q haya seguido haciendo cine después de todo lo que contaba allí.

Jamaa Fanaka dijo...

Recomiendo su libro making of, memorable novela sobre los avatares del rodaje de Atolladero. lo milagroso es q haya seguido haciendo cine después de todo lo que contaba allí.

Lazoworks dijo...

Totalmente de acuerdo, me encantó!
De hecho, si mira mi perfil comprobará que lo anoté como uno de mis libros de cabecera.

El Abuelito dijo...

Fiado en su reseña, fui al cine a ver El gran Vázquez... me emncantó!! Este señor Aibar sabe hacer las cosas, no decepcionar después de los Platillos volantes era difícil... y lo ha conseguido!!

El Abuelito dijo...

Fiado en su reseña, fui al cine a ver El gran Vázquez... me emncantó!! Este señor Aibar sabe hacer las cosas, no decepcionar después de los Platillos volantes era difícil... y lo ha conseguido!!

Lazoworks dijo...

Hombre, me alegro que se haya atrevido a salir de su desván para ir a ver una peli moderna. A mi Aibar me encanta y sus Platillos Volantes es de lo mejor de los últimos años junto a Los cronocrímenes.
Por cierto, ya tengo localizado su libro... Menudo libro!! Ahora solo falta que cobre, jejeje... Haré una reseña de su libro, se lo prometo, así le daré otros miligramos de publicidad...

Desdemona dijo...

"El gran Vázquez" lo vi en un cine vacío. Como peli es muy buena aunque convertir en héroe a un timador me parece excesivo.
Po cierto Editorial Bruguera tenía muy mala fama en su época por sus prácticas monopolísticas.
Controlaba la distribución de tebeos y asfixiaba a todas las editoriales que les pudieran hacer la competencia evitando que sus cuadernos llegaran a los kioscos.