miércoles, 25 de agosto de 2010

Tunka, el guerrero (1983): el (post) Apocalipsis según Dan Barry


Dan Barry, pseudónimo de Joaquín Gómez Sainz, especialista de cine y protagonista de una de las cintas más atípicas de la filmografía de Paul Naschy, Los Cántabros (1980), - película de la que ya hablaré en un futuro (la exclusiva la tiene La Abadía de Berzano para el fabuloso dossier de Paul Naschy que se está confeccionando, así que no publicaré la reseña hasta que no aparezca en dicho blog) -, dirige y protagoniza (por partida doble) esta rareza patria que aborda el tan manido tema de las cintas pseudo apocalípticas que se hicieron en los 80 con bárbaros rollo “conans” y tías buenas entalladas en bikinis.
¿Por el poder de Grayskull?
El bueno de Barry encarna aquí a Tunka, un melenudo con mallas, jefe de una tribu de homosexuales, que quiere vengar la muerte de su hermano (de nuevo Barry, pero esta vez con barbas), así que se va en busca de las “selenas”, que no son actrices porno aunque pudieran parecérnoslo, sino una tribu de lesbianas que odian a los hombres o algo así. Total que resulta que el hermano barbudo de Tunka cayó víctima de otra tribu, esta vez de heterosexuales (o al menos eso creo), que de vez en cuando raptan “selenas” para, suponongo, disfrutar un poco. Así que Tunka y los suyos se unen al de las mujeres para vencerles.
Piscotronía y jolgorio nos regala esta cinta con tintes épicos, en el que se suceden, eso si, unas feroces batallas campales (tan feroces que hasta se doblan las espadas). Se echan de menos pero, que entre tanta belleza y tanta "selena" (hasta Paula Farrell, - bizca y con al menos medio centimetro de separación entre los dos incisivos centrales -, tiene su puntito), se muestre alguna que otra teta, ya que tan sólo se puede llegar a ver algún pezón rebelde que se escapa por la blusa de alguna fémina durante los violentos combates.
Paula Farrell y cia. Las "selenas".
¡Cruentas batallas donde las espadas se doblan se dan en Tunka, el guerrero!

Por otro lado, Tunka, el guerrero es una de esas películas que demuestran cual injusto es la industria cinematográfica española, ya que lamentablemente la filmografía como director y actor de Dan Barry/Joaquin Gómez es muy limitada, demasiado, y uno tiene la sensación que podía haber dado para mucho (y esto ya lo digo en serio). Aunque por otro lado, también hay que decir que Mr. Barry no se muestra muy orgulloso de sus aventuras fílmicas (pueden leer una suculenta entrevista, aquí). Tunka, el guerrero es nuestra aportación a la ci-fi post-apocalíptica (con su profeta dando gritos en lo alto de la montaña y todo), y por ello debemos estar orgullosos de ella. Además, estoy completamente seguro que sirvió de inspiración para el Willow de Ron Howard (esas escenas con Dan Barry y el enano... ¡si parecen Val Kilmer y Warwick Davis!). En definitiva, un film para ver en comunidad con mucho vino y mucho queso.

7 comentarios:

Rufus dijo...

Me acabo de emocionar al descubrir que vd conoce esta pelicula. Otra pelicula de mi queridísimo y barato canal por cable de mi infancia. Una pelicula que me dejó clavado al asiento a los 9 años. Me hacia mucha gracia entonces y me la sigue haciendo ahora como los españoles al hacer esta peli de barbaros (pelicula que me veria muy agusto hoy por cierto)le daban un regustillo todo como a barón rojo allá por donde uno se fijase. Me impresiónó mucho de pequeño cuando Tunka y varios de las protagonistas se pusieron a comer todos juntos con esa musiquita entre heavy y con sintetizadores como usted dice la mar de psicotrónicos; así como compitiendo a ver quien es el que menos modales tiene. De nuevo un placer leer este articulo en el que uno se hace un poquito más joven y feliz.

Lazoworks dijo...

Me está usted dejando de piedra querido Rufus...
Es una caja de sorpresas (con una memoria de elefante, por cierto). Pues la verdad es que es una película que he descubierto recientemente ya que lamentablemente no la vi durante mi niñez. Pero vamos, que sabiendo que la vió de chico, con nueve añitos... Usted debe de ser un tío de esos que gustan llamar de "buena casta"...
La escena de la que habla es de lo más surrealista, de repente uno comienza a escuchar la músiquilla esa hambiental con sintetizadores (tiririri, ya sabe) y piensa: "joder, creo que Tunka se las va a follar, ¡que guay!".

Rufus dijo...

Sí, exacto! Jajajaja!!! esque uno no tiene más remedio que pensar eso!

PEPE CAHIERS dijo...

Pues le han dejado usted con la miel en los labios pillastre... para que vea que no puede uno fiarse ni de las musiquillas.

Kinski dijo...

En la vida uno nunca deja de aprender, anotada queda. Hay que darle una oportunidad a aquellos productos que ofrecía España cuando tenía una autentica INDUSTRIA cinematográfica.

angelpito injurioso dijo...

Es curioso,no habia oido yo hablar mal a ningun compañero del tio Jacinto,pero este gacho esta de un negado que para que.

Lazoworks dijo...

Hombre, enemigos, lo que se dice enemigos, ha tenido unos cuantos el tío Jacinto... No sé si has leído su biografía, pero si le echas un vistazo ya verás, ya...