sábado, 9 de mayo de 2009

Carretera Asfaltada en Dos Direcciones (1971)


Un conductor (James Taylor) y su mecánico (Dennis Wilson) apuestan su Chevrolet del 55 con un tipo llamado G.T.O., a que llegarán antes que él a Washington D.C. Por otro lado, una chica (Laurie Bird), se verá envelta en una especie de triangulo amoroso entre estos tres tipos...

Sin lugar a dudas, Monte Hellman es uno de esos directores que no han tenido el reconocimiento que se merecían. Hellman debutó en el cine de la mano de Roger Corman con La Bestia y la Cueva Maldita (1959), después dirigió parte de otra película de Corman llamada El Terror que a parte de su participación contó con la dirección de Francis Ford Coppola y Jack Nicholson entre otros, y fue con este último con quien rodó simultaneamente Escapatoria al infierno y Flight to Fury (1964), y más tarde los westerns existenciales A través del Huracán (1965) y la excelente El tiroteo (1967). Unos años más tarde y a raíz del éxito de Buscando mi destino (1969), Hellman optó por probar fortuna con una road-movie llamada Carretera Asfaltada en Dos Direcciones (1971), en la que participarían el cantante James Taylor (1) y el bateria de los Beach Boys (y amigo de Charles Manson), Dennis Wilson, y que le otorgó a Hellman el reconocimiento de la crítica y el vapuleo del público. Y es que esta mezcla de road-movie existencial, hippies y nihilismo, no cuajó en una época en la que el movimiento hippie comenzaba a verse como algo negativo, provocado por los acontecimientos de Altamont y los ahora de moda Ángeles del Infierno, y como no, por los terribles sucesos en la mansión de Polanski con Charles Manson.
Aparte de esto, cabría decir que pese a que a mi me pareció una auténtica maravilla, Carretera Asfaltada en Dos Direcciones es una película difícil de ver y por lo tanto, no apta para cualquiera (abstenerse aquellos que esperen ver algo parecido a mierdas como The Fast and the Furious). Los protagonistas apenas hablan entre si y sus reacciones parecen más bien provocadas por el instinto que por la inteligencia propia de los seres humanos (sobretodo el personaje que interpreta Laurie Bird). El gran Warren Oates, es el único que parece tener cierto aspecto humano y en su aparentente felicidad se esconde un ser un solitario que parece no tener más ilusión que hablar con cualquier autoestopista con el que se tope y contarle una sarta de mentiras con tal de sentirse mejor. Por si fuera poco, pese a que las carreras son el eje central de la trama, en la película no se les da la más mínima importancia. Hellman obvia cualquier elemento que lo hubiera acercado al entretenimiento y prefiere por el contrario, adentrarse en la relación (y verdadera competición) que se establece entre el conductor y G.T.O. por conseguir el amor de la chica.
La joven Laurie Bird se suicidó en 1979 en el apartamento de Art Garfunkel.


Para terminar, **SPOILER** ese final con James Taylor (alias "caraplanta") en el interior del coche cambiando de marchas y dirigiendose a un futuro incierto, puede ser una corrida en la boca para los más "arties" o una auténtica tomadura de pelo, pero a mi me pareció uno de los finales más bellos y enigmáticos jamás filmados, y queda más que cumplimentado con ese negativo de película quemandose... Sin lugar a dudas no se me ocurre otro final mejor para esta película. ¡Sobervio!

Titulo original: Two-lane Blacktop (USA, 1971)
Director: Monte Hellman.
Guión: Rudy Wurlitzer, Will Corry & Floyd Mutrux (sin acreditar) sobre una historia de Will Corry.
Actores: James Taylor, Warren Oates, Dennis Wilson...

(1) En un principio el protagonista iba a ser otro cantante: Kris Kristofferson.

6 comentarios:

Barbie Murano dijo...

Uy... buen blog!
Te sigo, muy bueno, macho!

cerebrin dijo...

Pues no conocía esta película, aunque comparto tu valoración acerca del poco reconocimiento del que goza Hellman. De todas formas, ha sido un director muy irregular, y al contrario que Coppola, Bogdanovich o Cameron, cineastas todos ellos criados al amparo de Corman, creo que nunca llegó a despegar totalmente.

Un saludo! ;)

Lazoworks dijo...

Bueno, Spielberg, Lucas, Cameron, Coppola, Dante... Todos ellos hacían películas que daban dinero... Supongo que excepto Francis Ford Coppola, la hornada que salió de la factoria Corman se dedicaba al cine de entretenimiento, y el cine de Hellman era bastante especial... Sus pelis eran un poco "arties" y conceptuales.
Supongo que si no acabó de despegar es debido a que sus películas no daban dinero.
Saludos company!

Kinski dijo...

Gran película de Hellman, con un soberbio Warren Oates. Por cierto la vida de Dennis wilson merecería una película que sería digna de Monte Hellman.

Kinski dijo...

Gran recomendación de este gran Blog (pero que pelota soy a veces)

Lazoworks dijo...

Muy buenas Mr. Kinski! Me alegro de verle por estos lares!
Deberían hacer una buena película acerca de la vida de Wilson si señor... Creo que el Sr. Wilson, aparte de haber sido "colega" de Charles Manson, tuvo una carrera bastante desastrosa. Si no me equivoco, acabó medio borracho y fracasado y tal porque su carrera en solitario no despegaba. Al parecer cantaba de puta pena...
Saludos y gracias por la recomendación!