martes, 2 de diciembre de 2008

Keoma (1976)


Tras la reseña de Appaloosa, me he percatado que apenas hablo de westerns cuando en realidad es uno de los géneros que más me atraen. Por lo tanto, voy a empezar a subsanar esa falta de westerns en mi blog con la reseña de Keoma, un spaguetti-western metafísico dirigido por Enzo G. Castellari (El cazador de tiburones) y que recomiendo muy fervientemente.


Después de haber luchado en la Guerra de Secesión, Keoma (Franco Nero), un indio mestizo, vuelve al pueblo donde se crió y descubre que las cosas han cambiado mucho. Caldwell (Donald O'Brien) y su banda tienen a todo el pueblo atemorizado. Por si fuera poco, la peste está asolando toda la ciudad y Caldwell no deja entrar ayuda médica para curar a los enfermos, por lo que destierra a las personas infectadas y las abandona en mitad de la montaña. Entonces Keoma, rescatará a una mujer embarazada (Olga Karlatos) que piensan que ha contraido la enfermedad y luchará contra esta temible banda y contra sus propios hermanastros (que quieren ser miembros de esta banda) con tal de restaurar la paz y la libertad de su pueblo.

Keoma, que en muchos lugares se vendió como una especie de sucedáneo-continuación de Django de Corbucci, es sin duda alguna uno de los westerns más originales que se han realizado jamás y muchos apuntan a que fue este film el que puso el broche final al spaguetti-western. En esta película, Franco Nero está inconmensurable y realiza un papel que brilla con luz propia. Su personaje es el hijo bastardo de William Shanon (William Berger), un intrépido pistolero que con los años se ha ido sometiendo a los todopoderosos corruptos que gobiernan la ciudad, algo que también le sucede a George (Woody Strode), un negro borrachuzo que muchos desprecian en el pueblo. Por lo que Keoma será el que, de algún modo, los libere y les devuelva su dignidad. No es raro pues, que la película este impregnada de un tono semi-religioso y que nos encontremos ante una crucifixión en una rueda de carro (¡bella alegoria de la cruz en clave western!), algo que ya hizo Castellari en Johnny el vengador (1968). Por otro lado, nos encontramos con un inquietante personaje que acompaña a Keoma durante toda la película: una vieja roñosa y malhumorada que representa a la Muerte. Según cuenta Castellari, los diálogos de dicho personaje los escribió teniendo en cuenta el personaje de la Muerte que interpretó Bengt Ekerot en El Séptimo Sello de Ingmar Bergman. Si a todo ello si le sumamos unas escenas a lo Peckimpah, una pequeña dosis de filosofía existencial al más puro estilo Sartre, una prodigiosa fotografía de Aiace Parolin, una inquietante ambientación y un pueblo que parece sacado del mismísimo infierno, el resultado es SOBERBIO. Titulo original: Keoma (Italia, 1976)

Director: Enzo G. Castellari

Guión: Enzo G. Castellari, Nico Ducci, Mino Roli & George Eastman basado en una historia de este último.

Actores: Franco Nero, Olga Karlatos, William Berger...

4 comentarios:

Kinski dijo...

Con el western tengo un problema y es que solo respeto los de Leone, Esatwood o Peckinpah pero este creo que va para la lista de objetivos a ver porximamente.

MarioBava dijo...

Me alegra que le hayas dado el maximo de puntuación, es una gran pelicula.....

Saludos

La abadía de Berzano dijo...

Pues si, el último gran spaghetti, sin ninguna duda.

El Abuelito dijo...

No la conozco, en su crítica suena realmente sugestiva e insólita, con ese toque matafísico y esos guiños a lo Bergman...