martes, 18 de noviembre de 2008

¡Se realiza circuncisión con alicates y sin anestesia! (Operación Mantis)


Me he visto en una seria duda al etiquetar esta película, ya que no sabía si etiquetarla como "comedia" o más bien "drama", ya que la película en cuestión tiene pelotas. Según Paul Naschy, esta película fue el gran error de su carrera, la película fue un rotundo fracaso (esto lo dice Paul y todo el mundo) y la productora Acónito Films quebró. Hasta los japoneses se cabrearon cosa mala ante tal peñasco, suponiendo la ruptura definitiva de las relaciones con nuestro querido Paul Naschy en su periplo hispano-japonés (aunque también influyó la muerte de Masurao Takeda). Como veis, la magnitud del drama cobra dimensiones importantes, por lo que resulta bastante difícil hablar de comedia cuando se habla de esta película.


Naschy dando el cante.

Con todos ustedes la paupérrima: Operación Mantis, (el exterminio del macho), una película que pese a todo, fue la más cara de la carrera de Naschy. Aunque viendo el resultado uno se pregunta: ¿donde cojones se han gastado el dinero? Pues al parecer se gastaron una millonada en unos vestidos (¡incluso había uno que era de oro!) confeccionados por un distinguido modisto japonés que tenía el gusto como las avispas: en el puto culo. La película es un desaliñado de situaciones de lo más inverosímiles y curiosas en la línea de películas rollo Aterriza como puedas (David Zucker, 1980) o Top Secret! (David Zucker, 1984), mezclado con un poquito del humor zafio de Mortadelo y Filemon y un poquito de "chistes" políticos de la época (rollo Boyer y Ruiz Mateos, etc...).

Un grupo terrorista/feminista llamado Matriarka, intenta acabar con todos los hombres del planeta. Gracias a Dios, un grupo anti-terrorista llamado I.A.A.T. intentará frustrar los malignos planes de Matriarka. Pero tras la muerte de una de sus agentes que se hacia pasar por modelo, Alfa el jefe de la I.A.A.T., no tiene más remedio que pedir la ayuda de un ex-combatiente del Vietnam llamado Sam Stevenson, un machote amanerado llamado Marcelo Antonelli y una rubia buenorra que se le pueden comer hasta los ojos. Juntos, conseguirán poner fin a los planes de Matriarka y capturarán a Mantis, una tía metida en un traje de cuero más hortera que la madre que la parió, que resulta ser la líder del grupo.


La película podría haber sido un puntazo y Dios sabe lo que admiro y adoro a Jacinto Molina/Paul Naschy, pero me cago en la puta, es que uno no tiene por donde cogerla. Y es que Naschy no consigue transmitir ni un ápice de humor tanto delante como detrás de las cámaras, ya que la mayoría de escenas que en teoría tienen que hacer gracia, se resuelven de un modo bastante chapucero y soso. Por no hablar de algunas de las infumables interpretaciones que se pueden ver durante la película, aunque por otro lado también encontramos a grandes actores de la talla de Paloma Cela, Jose Luis Lopez Vazquez y José Sazatornil "Saza" (¡que grande es "Saza", me cago en Dios!). Me pregunto que resultado hubiera tenido esta película sin la intervención de estos magníficos interpretes, ya que a pesar que no hacen los papeles de sus vidas, oxigenan un poco el metraje (poca cosa por eso)...

Los puntos a favor se podrían enumerar con los dedos de una mano. Para empezar la siempre excelente fotografía de Julio Burgos otorga algo de prestigio a la película. En segundo lugar, las escenas de cutre-acción del tramo final están muy bien conseguidas dentro de lo que cabe. Y por último, lo descabellado de la premisa y la desvergonozonería que derrocha, ya que Operación Mantis, no es otra cosa que una parodia de las películas de espías americanas. Por lo tanto no intentan ocultar los ideales fachas que tienen los "buenos" de algunas de dichas películas. Claro ejemplo es cuando "Saza" le hace una pequeña entrevista a un subordinado negro: le comienza a preguntar un montón de paridas como si es maricón, si se droga y lo más importante, si es comunista. El negro responde (más o menos) que no a todo y "Saza" le dice: "muy bien, es una lástima que seas negro". Como es lógico esto puede caer como un jarro de agua fría a cualquier purista sensible, pero creo que la intención de Naschy y Joaquin Oristrell (guionistas), no era otra que mofarse de las películas americanas con clara propaganda patriota y maloliente. Visto lo visto, los "malos" no pueden ser más que maricones, feministas o comunistas (en una escena vemos por fotografias algunos de los hombres elegidos por Mantis para procrear, uno de ellos es... Fidel Castro). Pero bueno, esto solo es un suponer ya que intento ver algo de buena intención ante tal monstruosidad, pero la realidad no la sé y estoy muy lejos de saberla. Yo a veces soy muy magnánimo y veo las cosas con demasiados buenos ojos...


Un poco de tetas siempre es de agradecer.

Por lo demás la película esta cargada de escenas patéticas de verdad, aunque bueno, se puede llegar a intuir que algunas hubieran podido tener su gracia, si se hubieran abordado de otro modo claro. Y es que, creo que su director/actor no estaba cómodo a la hora de rodar la película y que como él mismo dice "fue el gran error de mi carrera".

3 comentarios:

La abadía de Berzano dijo...

Los lejanos recuerdos que guardo de ella - tengo que recuperarla un día de estos que me sienta con valor -, la dejan como uno de esos bodrios que de malos que son, más que risa, producen verguenza ajena.

Es curioso, pero por aquellos años Naschy legaría dos de las imagenes más bizarras de mi imaginario personal: la que has añadido a la reseña de él propio Molina con cresta, y aquella de López Vázquez vestido de Superman, que si la memoria no me falla aparecía en "Mi amigo el vagabundo".

Juan P. Rodriguez dijo...

La escena en la que Naschy vestido de payaso, le mete en la boca los pendientes explosivos al fortachon ese y luego lo lanza por la ventana y cae en una piscina para luego explotar por los aires, hubiera sido un verdadero pasote si lo hubiera filmado... No sé... Takashi Miike, por poner un ejemplo.
Un drama vamos...

La abadía de Berzano dijo...

Pues ya que lo citas, ¿has visto "Strike Commando" de Bruno Mattei? Aunque parezca imposible en una película que se supone esta hecha en serio, la forma de matar al malo es similar aunque menos sutil: el héroe le mete en la boca una granada de mano, toma ya. Eso si que es un drama... y una guarreria de lo perdido que lo deja todo.