jueves, 2 de febrero de 2017

MÚLTIPLE (SPLIT, M. NIGHT SHYAMALAN, 2016) ****






Antes de empezar debo avisar de que este texto contiene SPOILERS y que (quizás lo más importante) me encanta el cine que hace el Sr. Shyamalan. Vale, que no me gusta toda su filmografía por igual, pero creo que el director de El sexto sentido no ha hecho jamás una película fallida. Al menos de momento, claro. Una vez aclarado esto vayamos con Múltiple. Quizás estemos ante uno de los títulos más complejos de la carrera de su director, sobre todo porque Múltiple es un ejercicio cinematográfico más complejo de lo que parece porque descoloca y aturde a los conocedores de la obra del realizador de origen indio, y los obliga a un segundo visionado. Muchos espectadores comenzamos a ver la película esperando que el truco, el giro, el puto twist haga acto de presencia y vemos como se agotan los minutos de metraje sin que éste haga acto de presencia. Ni siquiera vemos ninguna catarsis en sus personajes, algo con lo que siempre finalizan las cintas del bueno de Shyamalan. Casey (Anya Taylor-Joy) –atención con esta magnífica actriz a la que ya pudimos ver en La Bruja, una contundente cinta de terror- consigue evitar salvarse de “la bestia” pero ésta le lanza un enigmático mensaje antes de partir: “regodéate por ser una persona pura”. La pureza, según el personaje esquizofrénico que interpreta soberbiamente James McAvoy, se consigue por haber tenido una infancia traumática (abusos incluidos). Su trastorno esquizoide hace que sus múltiples personalidades también influyan en su propio metabolismo. De ese modo, cuando por ejemplo adquiere la personalidad de un niño se vuelve tan vulnerable y su fuerza disminuye, y cuando finalmente adquiere la de “la bestia” su poder aumenta considerablemente. En este aspecto también influye la Dra. Karen Fletcher (Betty Buckley) que ve como sus estudios acerca de la personalidad múltiple se le escapa de las manos y su paciente más asombroso se vuelve terriblemente peligroso. Pero llegados al final -con “la bestia” herida pero no muerta, Casey a punto de volver con su tío y sin denunciar a la policía los abusos sufridos, o la aparición especial de David Dunn (Bruce Willis), protagonista de El protegido, una de las películas más celebradas de Shyamalan-, la pregunta es inevitable: ¿y ahora qué? M. Night Shyamalan parece haber creado una trama inconclusa que te lanza varias preguntas y te deja varias pistas para que tú, en tu cabeza, crees el final más espectacular de toda su carrera. No obstante, parece ser que sí, que Shyamalan tiene pensado una secuela de Múltiple aunque, aclara, que todavía no hay nada seguro y que puede ser que se quede en el limbo. Esperemos que no y que veamos una tercera incursión en el universo de El protegido. Lo que sí es seguro es que, de hacerse, seguro que Shyamalan no tirará por el camino fácil y que a nosotros, los espectadores, nos volverá a pedir que pongamos de nuestra parte.