miércoles, 23 de octubre de 2013

SITGES 2013


El Festival de Sitges se despide un año más dejando tras de sí una parrilla llena de emociones fuertes y películas para el recuerdo. Este año el Festival se ha visto recortado en un día (normalmente suele durar diez), pero pese a ello la venta de entradas se ha visto incrementada casi un 11% respecto a anteriores ediciones, cosa que indica la buena salud del certamen y la pasión con la que la viven los aficionados al fantástico este acontecimiento. Así que, aunque como comprobarán a continuación, la tradicional crónica de mi paso por Sitges es esta vez mucho más escasa que otros años, no les quepa la menor duda que ésta ha sido otra edición de ensueño en la que, sintiéndolo mucho, me he dejado muchas joyas en el tintero por ver.


Antonio Mayans durante la presentación de "Revenge of the Alligator Ladies" en Sitges.
REVENGE OF THE ALLIGATOR LADIES: Comenzamos el festival con un pase en el Brigadoon de “Revenge of the Alligator Ladies”, que fue presentado previamente por Antonio Mayans (Robert Foster), actor que tenía la difícil tarea de terminar la segunda parte de “Al Pereira vs. the Alligator Ladies”, a partir del material que había dejado grabado Jesús Franco antes de su fallecimiento. Sin embargo, por mucho que se intente y contenga momentos tan desternillantes y delirantes como ese affaire que nace entre Mayans y Víctor Olid, y pese a que “Revenge of the Alligator Ladies” goce de algunas de las secuencias eróticas más bellas e hipnóticas de la filmografía del maestro, el material rodado por Mayans no llega a encajar del todo en el peculiar mundo del tío Jess y sus insertos parecen mero relleno para completar el metraje estimado. Supongo que el mayor error de Mayans es quererse apropiar de la película y que utilice su figura (en una suerte de carambola “metacinesca” que ya se utilizaba en su predecesora) y no la de Al Pereira, el personaje de la cinta anterior, para esta suerte de anti-secuela. Por lo tanto, aunque es de agradecer la presencia de las “Alligator Ladies”, lamentablemente el paso de Carmen Montes o la carismática Irene Verdú está bastante desaprovechado, y la no-película póstuma de Jesús Franco y el no-debut como director de Mayans se queda en tierra de nadie. “Revenge of the Alligator Ladies” es, tal y como rezan los títulos de créditos finales, una no-película de Jesús Franco y Antonio Mayans, por lo que quizás habría que verla como un mero testimonio de lo que fue el cine del tío Jess. Un cine que, tal y como comprobamos tras el visionado de “Revenge…”, será irrepetible.


THE BATTERY: Dentro del maratón “Nous zombis” (“Nuevos zombis”) pudimos ver una de las propuestas más originales de un género tan agotado como es el de los zombies. En la película, dirigida y protagonizada por Jeremy Gardner, nos inmiscuimos en una peculiar road movie en la que dos colegas (el propio Gardner y Adam Cronheim) llevan como pueden su día a día en un mundo dominado por los no-muertos. Esta cinta podría denominarse como una comedia indie-pop con zombies que aunque no llega a sorprender del todo, nos regala algunos momentos de lo más brillantes (véase esa paja en el interior del coche) y un final plausible. Junto a “The Battery”, también se exhibieron “Halley” y “Miss Zombie”, pero el sueño y el cansancio lo truncó todo.


Eli Roth, Nicolás López y Lorenza Izzo en los Cines El Retiro presentando "The Green Inferno".
La bella Lorenza Izzo en Sitges 2013.
THE GREEN INFERNO: Eli Roth une fuerzas una vez más con el chileno Nicolás López (éste en funciones de producción) y, tal y como pasaba en “Aftershock” – la primera colaboración entre ambos -, coloca a un grupo de personas en un ambiente en el que la naturaleza se vuelve contra ellos. Para la ocasión Roth deja de lado los terremotos y sus protagonistas se las tendrán que ver con una tribu caníbal de la selva del Amazonas, optando de ese modo por hacer un curioso homenaje al cine antropófago de los ochenta. La cinta no escatima en hacer la correspondiente crítica al hombre occidental – como ya la había en, por ejemplo, “Holocausto Caníbal” -, aunque con la peculiaridad de que la trama está regida por las normas del genuino slasher americano (de hecho en “The Green Inferno” no falta hasta la virgen de rigor). Sin embargo, aunque estemos ante una película interesante, el film queda algo afeado por su torpe realización, por su pobre fotografía, por un sentido del humor algo tosco (que le hubiera venido muy bien a “Aftershock”, por cierto) y por unos efectos especiales de baratillo. En definitiva, “The Green Inferno” es un divertimento sin pretensiones, que mirándolo detenidamente ya es suficiente.


PASSION: Para el vigésimo aniversario de la sección “Seven Chances” de Sitges, la organización de críticos que selecciona cada año siete películas que no han conocido distribución en nuestro país, tuvo a bien presentar la última gran obra maestra de Brian De Palma. Con esto, queda más que demostrado que no es necesario ser un director novel o poco conocido, o que presentes una película demasiado pequeña y rara, para que un público como el de España no pueda disfrutar de ella. “Passion” nos reúne con el mejor De Palma desde “Femme Fatale” y se atreve con una trama imposible en la que rubias, morenas y hasta pelirrojas se pelean en un sexy y encarnizado duelo en el que nada es lo que parece. Aquí De Palma vuelve a ponerse tramposo, a partir la pantalla en dos y a hacer un cine totalmente libre. Una obra absolutamente indispensable que necesita una distribución urgente por estos lares. ¡Bravo, Maestro!


POSSESSION: Me parecía algo cuanto menos curioso que un director como Brillante Mendoza (“Serbis”, “Kinatay”…) se hubiera pasado al cine de terror convencional… y nada más lejos de la realidad, puesto que en este film, el director filipino no abandona su particular estilo de rodar (cámara al hombro y tono pseudo documental) ni su crítica social para contarnos esta historia de lucha de audiencias entre dos cadenas de televisión de la antigua colonia española. Efectivamente, hay posesiones, secuencias paranormales e incluso terroríficas, pero los elementos terroríficos actúan aquí como mero refuerzo del drama que nos están contando en la película. Brillante Mendoza enfoca el terror de un modo más intimista e innovador que, eso sí, a veces no hace otra cosa que descolocar al espectador.


THE WORLD’S END: Pese a que a mí jamás me pareció gran cosa ni entendí el fenómeno suscitado por “Zombis Party”, he de reconocer que la última entrega de la trilogía que Edgar Wright inició junto a Simon Pegg y Nick Frost me dejó gratamente impresionado. Con un sentido del humor excepcional y una narración de lo más amena, Wright se saca a golpe de gags gamberros una de las mejores comedias fantásticas de los últimos tiempos, en la que sobresale un fabuloso Simon Pegg como el irresponsable e inmaduro cuarentón Gary King. La película gira alrededor de la reunión de cinco viejos amigos y su nuevo intento de completar la ruta de alcohol por los bares de su pueblo, pero entremedio se mezclará una invasión alienígena, un antiguo amor y algunas secuencias del todo memorables (véase la primera pelea que mantiene Pegg en el lavabo de uno de los bares con unos impúberes). Imprescindible.


ONLY GOD FORGIVES: Tras la exitosa “Drive”, Nicolas Winding Refn continúa con su derribo de la figura del héroe/anti-héroe y cuenta una vez más con Ryan Gosling, actor que por su parte ofrece al espectador una interpretación casi idéntica a la del conductor de la chaqueta de escorpión. Sin embargo, no estamos ante un nuevo “Drive” y Nicolas Winding Refn lo demuestra de varias maneras: por un lado, con su manera abstracta de contar la película (llenándola de secuencias oníricas muy propias del cine oriental [el filme está rodado en Tailandia] o David Lynch, y que recuerdan a obras anteriores del realizador danés, como “Fear X”); y por otro, y tal y como hemos dicho, por el incansable derribo que Refn hace de la figura del héroe de la función, siendo en este caso el indulto y no la venganza el eje central de la película. “Only God Forgives” cuenta además con la bella fotografía de Larry Smith (con quien Refn ya había colaborado en la mencionada “Fear X”), y se llevó el galardón en dicha categoría en la presente edición de Sitges.


WE ARE WHAT WE ARE: El remake de la película mejicana “Somos lo que hay” (Jorge Michel Grau) dirigido por Jim Mickle (Stake Land), nos mete en el seno de una familia (ultra)religiosa y caníbal compuesta por un padre y sus dos hijas que, después de la muerte de la progenitora, deben seguir con la peculiar tradición que arrastran desde decenios por culpa de su antepasados. “We are what we are” es un film sobrio y por momentos muy duro que desemboca en un clímax asfixiante, gracias sobre todo al buen hacer del trío protagonista. Y es que tanto Bill Sage – que ejerce aquí del patriarca de la familia -, como Ambyr Childers y Julia Garner – sus hijas -, efectúan unas interpretaciones que quitan el hipo y hielan la sangre.


THE KISS OF THE DAMNED: Este film prometía puesto que fue vendido como un homenaje al cine vampírico de Jean Rollin y venía dirigido por Xan Cassavets, hija del mítico actor/director John Cassavets, pero lo cierto es que aunque “The Kiss of the Damned” tiene hallazgos y elementos interesantes - su erotismo chic, el inesperado amor que se establece entre Djuna (la vampira protagonista) y Paolo (su amante humano), o su indagación en la jet set de la sociedad vampírica -, la dirección de Cassavets no parece llegar a ninguna parte y echa por tierra otros tantos elementos que merecían una mayor profundidad. Tal es el caso del personaje de Mimi, hermana de Djuna, que ejerce aquí de la típica vampira salvaje que pone en peligro el amor y la estabilidad de la pareja central, además de poner patas arriba a la de la sociedad vampira con sus temibles actos. Aún así, “The Kiss of the Damned” no es difícil de ver, puesto que nunca viene mal contemplar a mujeres como Josephine de La Baume y Roxane Mesquida en todo su esplendor.


BIG BAD WOLVES: El último día de mi estancia en Sitges llegó y con él una de las películas que más ganas tenía de ver (por no decir la que más). Y es que estoy harto de recomendar uno de los slashers más cañeros y originales de los últimos años “Kalevet” (a.k.a. “Rabies”), opera prima de Aharon Keshales y Navot Papushado, una pareja de cineastas israelíes que demuestran con este, su segundo largometraje, todo su poderío y buen hacer tras las cámaras. De hecho, una vez más Keshales y Papushado no nos cuentan nada nuevo: “Big Bad Wolves” no es más que otro thriller en el que un grupo de personajes obligan (utilizando la fuerza) a que un presunto asesino confiese su culpabilidad y, ya de paso, intentar averiguar el paradero donde esconde las cabezas de las niñas que rapta, viola y decapita. Sin embargo, Keshales y Papushado, echando mano de un sentido del humor negrísimo, consiguen que no te des ni cuenta de ello y que vuelvas a ver por enésima de la típica película de venganzas y torturas locas que tanto hemos visto con anterioridad (sobre todo en Sitges), y que la disfrutes como si fuera la primera vez. Sí, Keshales y Papushado son la versión más desinhibida y bestia de los Hermanos Coen, que sin necesidad de tantas ínfulas artísticas reformulan y reinventan los géneros cinematográficos más desgastados y manoseados. Una absoluta maravilla que, al igual que pasaba con “Kalevet”, no me cansaré de recomendar.

Takashi Miike en Sitges 2013.
Simón Andreu en Sitges 2013.
No puedo terminar esta pequeña crónica sin hablaros de la suculenta retrospectiva que el Festival de Sitges hizo entorno a Takashi Miike proyectando “Audition”, “Shangri-la”, Shinjuku Triad Society” y “The City of Lost Souls”, sin obviar que además estrenaron dos nuevas películas (como se suele hacer cada año): “Lesson of the Evil” y “Shield of Straw”. Por si fuera poco, el director nipón también hizo una Masterclass y recibió el Gran Premio Honorífico de Sitges 46. Y ya que hablamos de premios, no hay que olvidar “La Màquina del Temps” que este año fue para el compositor Pino Donaggio (del cual se pudieron escuchar dos de sus últimos trabajos en la comentada “Passion” de Brian De Palma y en el remake de “Patrick” de Mark Hartley), Charles Dance que anduvo por Sitges presentando la premiere de la nueva temporada de “Juego de Tronos” y Alex van Wamerdam, director de “Borgman”, la película ganadora de la presente edición. Tampoco faltó a esta cita con el fantástico uno de los rostros más internacionales de la filmografía patria, Simón Andreu que fue galardonado merecidamente con el “Premi Nosferatu”. Por otro lado, me gustaría destacar la retrospectiva que Brigadoon realizó a la figura del colombiano Jairo Pinilla, proyectando varios de sus films más emblemáticos. El que esto escribe tan sólo pudo ver el mediometraje “La silla satánica” y no puedo hacer otra cosa más que declararme fan absoluto de Pinilla.

Jairo Pinilla en el espacio "Brigadoon" (Vídeo: Julio Cerrillo):



Trailer de "La silla satánica":


Y ya para finalizar, he aquí algunos de los premios más destacados de la presente edición:

MEJOR PELÍCULA: Borgman de Alex van Warmerdam
MEJOR DIRECCIÓN: Navot Papushado y Aharon Keshales, por Big Bad Wolves.
MEJOR ACTOR: Andy Lau, por Blind Detective.
MEJOR ACTRIZ: Juno Temple, por Magic Magic.
MEJOR GUIÓN: James Ward Byrkit, por Coherence.
MEJOR FOTOGRAFÍA: Larry Smith, por Only God Forgives.
PREMIO ESPECIAL DEL JURADO: Only Lovers Left Alive de Jim Jarmusch.
GRAN PREMIO DEL PÚBLICO EL PERIÓDICO DE CATALUNYA: Jodorwsky’s Dune de Frank Pavich.
MEJOR PELÍCULA NOVES VISIONS (FICCIÓN): Halley de Sebastián Hoffman.
MEJOR PELÍCULA NOVES VISIONS (NO FICCIÓN): Millius de Zak Knutson y Joei Figueroa.
PREMIO BRIGADOON – PAUL NASCHY: El último onvre bibo, de Daniel Aguirre y Luna Martín.

(**ATENTOS**: En las próximas semanas continuaremos desgranando el Festival de Sitges con algunas entrevistas a diferentes personalidades que acudieron al certamen y alguna que otra sorpresa más).

Texto: Juan Pedro Rodríguez Lazo.
Fotografías:  Pedro Martínez.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hey!
Sin duda, la peli con la que mas disfrute sea "la silla satanica" del loco pinilla. La unica que me hizo reir estando sereno.
La que recomendaria a alguien seria "big bad wolves", es buena.
Por lo demas, cosas interesantes como "only god forgives" o "capa caida" la cual te recomiendo primo y poco mas.
El resto, para olvidar, tomaduras de pelo como "green inferno", y otras que se te olvidan hasta de como se llaman.
En fin, me a faltado ver la tipica peli salvaje y buena, que ultimamente me tenia acostumbrado el festival.
Por cierto, en el lavabo del cine prado, en una maraton zombi, se escuchaban unos gritos que acojonaron a los presentes, incluso mas que cualquier peli.
Nada bro, el proximo año mas.
Chicochandal90



Kinski dijo...

Hombre, si necesitaba un corresponsal pa cubrir el Festival pudo haberme llamado. Pagando gastos como un billete de autobús, un bocata y un agua cada 12 horas yo le habría salvado la papeleta.