martes, 19 de junio de 2012

SOBRE EL "MOCKUMENTARY" Y EL "FOUND FOOTAGE"



Siempre me ha gustado el tema este de los falsos documentales o los mockumentary, como ahora se les suele llamar. Normalmente vienen acompañadas por tragedias y suelen tratar temas truculentos con tal de crear el morbo necesario. Más de uno estará pensando en “Holocausto Caníbal” y no es para menos, aquí en España, con la revista Interviú mostrando algunos fotogramas del film como reales, se armó una buena. De hecho a día de hoy todavía existe algún necio que cree que los crímenes que se muestran en la cinta eran reales (me refiero a los crímenes cometidos contra seres humanos, lo de los animales ya es otro tema).


Después se rearmó este subgénero con la cinta de terror “El proyecto de la Bruja de Blair” con la novedad de haberse creado previamente a través de Internet toda una leyenda en torno a la película y a lo que cuenta. Lógicamente nadie murió en los bosques de Maryland, no existe ninguna bruja (aunque yo me he topado con alguna a lo largo de mi vida) y nadie encontró ningún rollo con el metraje que compone la película. Si, también los hubo que se lo tragaron pero el golpe de efecto que causó fue menor. Y es que a día de hoy parecen desistir en intentar que estas películas pasen como ciertas. Tal vez nos tomen por demasiado listos y piensen “¿para qué? Si ya saben que todo es mentira”. Y eso que se han hecho muy buenas películas, “Monstruoso”, “El último exorcismo”, “Chronicle” e incluso “Dainiponjin” – descacharrante mockumentary que relata el día a día de un súper héroe japonés en clave kaiju eiga -, pero ninguno parece querer hacernos creer que lo que cuenta es real aunque, si bien es verdad, las cintas suelen estar muy bien hechas y muestran escenas muy impactantes.

¿Pero que pasaría si hubiera un documental (si es que se le puede llamar así) que en su día pasó como real y nadie se dio cuenta de nada? Un found footage (como se dice ahora) que, antes de lanzarse al mercado, se labró toda una leyenda por Internet como después haría “El proyecto de la Bruja de Blair”. Dicha cinta, como no, trataría un tema bastante espinoso y crearía más morbo que ninguna de las anteriores películas que habían aprovechado este formato.

Se trata de la cinta de la luna de miel de Pamela Anderson y el batería de los Mötley Crue, Tommy Lee (¿era el batería? Bueno yo que sé. Ese tipo. El de los tatuajes). No es que dé por sentado que todo fuera un truco publicitario para vender más (sale Pamela Anderson [cuando aún despertaba algo de interés] en bolingas y haciendo guarrerías españolas, así que el éxito estaba garantizado), pero ¿y si querían crear ese golpe de efecto que años atrás causó aquella cinta italiana de caníbales, eh? ¿Qué me dicen? ¿Por qué no? Al fin y al cabo, si no recuerdo mal, en aquel momento – después de juicios y juicios - todos se llevaron una buena tajada del video. Hasta los propios protagonistas/creadores, claro. Nos lo vendieron como un pedacito de intimidad de estas dos estrellas, cuando quizás, todo formara parte de un montaje para que sintieramos ese gusanillo que se siente cuando vemos algo prohibido, algo que de lo que en nuestra condición de meros mortales nos es imposible ver.


Los recuerdos que tengo sobre este asunto son bastante difusos (de ahí una de las razones por las que decidiera montar un blog, porque tengo una memoria de pez), pero recuerdo que a raíz de esta cinta se desató toda una fiebre de videos porno caseros protagonizados por famosos. Que si Colin Farrel (aunque este [creo] no sacó tajada y puso el grito en el cielo), Paris Hilton (esta no lo tengo tan claro ¿sacó tajada o no? Me parece que si), Kim Kardashian (¿? ¿Quién es esa?)... ¡Hasta Jennifer Lopez se ve que tiene por ahí uno guardado (bajo llave y bien vigilado [bueno en realidad, es uno de sus ex el que lo tiene en su poder y, ni corto ni perezoso, se ve que le ha pedido una pasta gansa por no sacarlo a la luz])! Cuanta mayor sea la expectación mayor será el impacto del video cuando éste sea vertido al público.


Ahora la cosa, por lo que se ve, se ha complicado bastante porque las nuevas tecnologías han permitido que este entramado de videos (y fotos) de corte erótico festivo se multipliquen por cientos de miles (o más). Parece que no hay famoso que logre salir impune del “twitter” de los cojones o de los hackers que piratean los móviles y los portátiles, y sacan todo ese material prohibido al exterior. Por lo tanto – sigo reflexionando -, va a llegar un momento en que nada nos sorprenda. ¿A quién cojones le va a causar impacto alguno “Holocausto Caníbal” cuando puede ver videos de torturas y muertes por YouTube (y además reales [porque {ya se me va la olla}, ¿no serán un nuevo montaje, en engaño a escala mundial perpetrado por los tipos que mueven los hilos, no?])? Y es una lástima…


¿Pero todo esto a que venía? Ah, sí… Por lo del video porno casero de Pamela Anderson y Tommy Lee. Es que veréis, pensando en todo esto me he acordado que leí (o vi por televisión [¿os he dicho que tengo memoria de pez?]) una entrevista al tipo de la distribuidora (la distribuidora del video, se entiende) en la que decía que después de la cinta de Pam & Tommy, llegaron un montón de actores con su correspondiente película porno casera debajo del brazo dispuestos a sacar partido de su estatus de estrella y de su intimidad. Pero lo más chocante es que el tío se mofaba porque venían algunos actores en horas bajas. Para más señas decía que el actor de “Frasier” (y “Cheers”), Kelsey Grammer, pretendía vender un VHS en el que aparecía masturbándose frente a la cámara. Lógicamente decidieron no comprarla ni distribuirla, ¿qué gracia tenía ver a aquel tipo medio calvo pelándosela en el retrete (bueno, quien dice el retrete, dice el sofá del comedor o encima de la encimera de la cocina)? Pero yo ahora me pregunto – joder, sigo divagando, esperad, esperad -, ¿si ese video hubiera salido a la luz en qué género lo colocaríamos? Pasiones, lo que se dice pasiones, no creo que despierte muchas… Ahora mismo no me imagino a nadie excitándose ante semejante panorama (a nadie normal, vamos). Gracia… Quizás si. Algo te puedes reír, pero no. Yo creo que más bien sería una especie de mockumentary que relatase una tragedia. Una tragedia de cojones (ja, ja, ja, y nunca mejor dicho). Sería un documento de lo más gráfico acerca de la miserabilidad del ser humano. De la soledad y el fracaso (si es verdad eso de que “Frasier” estaba pasando una mala racha). En fin, sólo de pensarlo me entran ganas de llorar.
Mejor dejamos el tema, si.

5 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Creo que, en mayor o menor medida, no es muy difícil detectar cuando es mentira y cuando verdad. La perspectiva de los tiempos cambia mucho las cosas y hoy, repasando "Holocausto caníbal", resulta difícil comprender como se pudo tomar en su día por algo real. Estaremos curados de espanto tras años y años de telediarios.

almigmon dijo...

Holocausto Canibal, vaya bluff... Eso sí, no he superado la imagen de la pobre tortuga destripada y comida por los 'intrépidos' aventureros... ¡Qué asco, coño!

Cada vez que como lomo embucha'o, que es lo que estaba comiendo cuando le quitaron el caparazón y aparecieron las vísceras mocosas de la pobre tortuga esos bestias (¿que por qué me dio por merendar viendo una película como esa?, ¿qué sé yo? Seré así de cochino...) soy incapaz de no sentir una náusea.

Lo de Pamela, rasurada no depilada, me trae similares recuerdos... Claro, que ahí el lomo lo ponía el tal Tommy o Tonny o como se llamara...
No digo que no me excitara ver a la vigilanta en acción pero es que el vídeo que me pasaron me aportó un virus mu' apaña'o que me costó setenta euros quitarme de encima...

Así que ese vídeo está asociado en mi mente a algo enfermizo, prohibido y pecaminoso que no debería haber visto y por el que pagué un justo castigo divino (mierda de tradición judeocristiana y su fijación con el pecado)

La Bruja de Blair no la he visto porque la copia que tengo la heredé de un vecino muerto que había vomitado varias veces sobre esa colección de DVD's que, por razones que no vienen al caso, acabé heredando. El pobre necesitaba un trasplante de riñón que le llegó pero que no cuidó ya que fumó, bebió y se fue de putas hasta gastar el último céntimo de sus ahorros, inmediatamente después murió (tal cual lo cuento) ¿Con qué ánimo quieres que me la ponga?, ¿en qué momento?

En resumen, todo malas experiencias con estas cosas, a la sordidez propia de las producciones se suma la sordidez de mi vida cotidiana.

Pero, coño, eso de no poder ver a Fraiser pelándosela me deja aún peor cuerpo, ¡¡¡el mundo necesita este tipo de cosas para seguir girando!!! ¡¡¡Queremos ver el manubrio de Fraiser achuchado y meneado por la mano del psiquiatra hasta el momento del patético momento del clímax solitario, el más patético de los actos humanos!!! ¡¡¡Esa sordidez no la superaría ni 'Caniche' de Bigas Luna!!!

Esa mierda tiene que ver la luz, si no se atasca, se anquilosa y el mundo no fluye...

No es el negocio, mal pensado, es mierda acumulada en la memoria colectiva que ha de ser exorcizada bien para sentirnos mejor al no vernos reflejados ni identificados en la pantalla, bien para contrarrestar el almíbar de tanto "Hay una cosa que te quiero decir", de tantas "Chicas Gilmore", de tanta "Anatomía de Grey", de tanto "Los Protegidos", de tanto "El número 1", de tanto "Tienes un e-mail" etc, etc, etc...

PD: Por cierto, hay que ver cómo se le da de bien chuparla a la Hilton pero, ¿alguien lo dudaba? Otra pieza necesaria para el puzzle, sin ella no se entienden sus posteriores realities en pos de su "bestfriend" de los que alguna vez ya te hablé.

En otro orden de cosas, una vez soñé, es cierto, que veía una peli porno de Zeta Johns, me frustró mucho el despertar porque la realidad me negaba el metraje total de esa cinta, en consecuencia, ¿no tendrás por ahí la cinta de JLO? Prometo pagar un precio justo... Je, je, je.

Lazoworks dijo...

Pepe: y que lo diga, ya no puede ver uno el telediario tranquilo. A la más mínima te encasquetan una truculenta imagen con muertos de lo más gráfica. Aún así, siento mucha admiración por los fx y lo bien rodada que está Holocausto Caníbal".

Almigmon: vamos por partes:
primero de todo, reitero mi admiración por la cinta de Ruggero Deodato. Cuando la vi hace años la veía como una película de terror más, pero cuando salió el DVD editado por Manga la volví a ver y me di cuenta que estaba mejor hecha de lo que yo pensaba. Para mi es un pedazo de peliculón... Y lo de la tortuga... Bueno, al menos se la comieron, no fue una muerte gratuita (bueno si, va. Ja, ja, ja).
Segundo. Pamela Anderson tenía el chocho depilado en la película.
Tercero. La virgen, no sabía si reír o llorar con esa experiencia post-traumática que ha tenido con el VHS de su amigo que en paz descanse. ¿En serio le vomitó la cinta? A su amigo le pasaba lo que les pasa a muchos. Que el güisqui le gustaba acompañarlo con mucho humo y putas. Hay otros que le ponen cubitos y otros otras cosas, ¿que le vamos a hacer? Haga usted el favor y póngase esa pedazo de obra maestra en homenaje a su difunto amigo. Cualquier momento es bueno para ello.
Y por último, estoy de acuerdo con usted en lo que respecta al video chungo de Frasier. Todas las películas merecen ser vistas y los hijosdeputa esos de la distribuidora son unos cobardes de mierda.
P. D.: no niego que su sueño con la Zeta Chonis estuviera bien, pero la JLO le da diez mil patadas a cualquier zagala que se atreva a hacerla sombra. Aunque, fijese usted, eh... Menuda mierda de ex que tenía la pobre. No sólo es un hijo de perra que no comparte ese documento de gran importancia con el resto del mundo si no que además le hace chantaje. Será bellaco!!

Un abrazo a todos, compañeros.

angelpito injurioso dijo...

Hablando de famosos a los que les han pirateado su internet...aquí tienes a uno,me has comentado que en angelpito.tk te sale una publicidad...pues eso,una de esas empresas estafadoras me han secuestrado la dirección,para que te fíes tu de los dominios gratuitos. no se yo si es un fake ese vídeo del tipo ese que descuartizó y se comió a su novio en el Canadá y lo atraparon en Alemania,pero es preocupante lo sencillo que es acceder a esas cosas...cuanto pirado hay por aquí, y no señalo a nadie.Yo estoy buscando ese documental falso que hizo el Peter Jackson sobre un pionero del cine Australiano, y otras peliculas de este estilo,pues escuché un podcast de esos friquis que le dedicaron un programa a ello.Saludos cinefiliticos lazoguors.

almigmon dijo...

A ver que creo que no me he explicado bien... Holocausto Caníbal, como película de ficción bien, insisto en que el clímax gore lo alcanza con la tortuga y decepciona un poco el empalamiento de la pedazo jaca por la distancia del tiro de cámara pero a mí me gustó (a mis colegas no, porque no entienden de ese tipo de cine que nos gusta por aquí) peeeeero como falso documental que pretende pasar por verdadero es una broma de mal gusto.

De hecho, la maniobra de marketing que rodeó la peli, a pesar de ser verdaderamente eficaz, conducía irremediablemente a esa sensación de "pues-tampoco-era-para-tanto" al gran público.

Por ejemplo, ¿recuerdas el sórdido videoclub de mi barrio del que ya te hablé en el que abundaban las pechugas lecheras y los conejos peludos de las holandesas? Bien, pues en la sección de terror, a la que se llegaba tras atravesar la sección de las 'holandesas'. al ladito de la cinta "Gomia, el terror en el Mar Egeo" (¿era esa en la que el bicho se comía un bebé extirpado del vientre de su madre?) con su hermosa portada, encontraba uno la portada CENSURADA de Holocausto Caníbal (una pegatina negra con el título y en rojo lo de censurada) en cuya trasera se leía que el metraje de la misma había sido recuperada en la selva y tal y tal... ¿inducía a la decepción o no? ¡¡¡Era imposible que cumpliera con tantas expectativas!!! Por eso decía que era un bluff, un bluff comercial, la peli está, como bien dices, muy currada y me gustó pero a mis amigos, ávidos de sangre y vísceras reales se quedaron un poco... decepcionados.

PD: Lo del DVD (que no VHS) es completamente cierto, tal cual y no era la única vomitada de la colección (impresionante, por cierto, ya te contaré en otro momento la cantidad de películas que tenía el buen hombre).
Lo de Pamela... bueno, yo juraría que en la escena del barco había cuchilla pero no soy un experto.
En lo de JLO, COMPLETAMENTE DE ACUERDO, pero convence a mi subconsciente de ello para tener un momento placentero sin tener que forzar mi atribulada imaginación...
Un abrazo.