domingo, 22 de enero de 2012

1993: EL AÑO QUE STALLONE ENSEÑÓ LA POLLA




En 1993, cuando apenas tenía doce años, se estrenó en todos los cines “Demolition man”. No sé si seré yo o cosa de mi perturbada mente, pero recuerdo que la mayoría de los noticiarios de la época cerraban – pues los telediarios suelen terminar con todo lo relacionado con el ocio -, con la noticia de que Sylvester Stallone salía desnudo en la película y que tenía una buena herramienta. No tengo la mente demasiado clara al respeto, pero me parece que incluso salieron las imágenes de Stallone con toda la pija al aire. El evento también salió anunciado en las revistas. Pero no sólo de cine, sino más bien en aquellas tipo “Pronto”, “Hola” y toda la pesca…

Stallone acuchillando a una víctima con su cuchillo de carne.
Por aquella época - y si no estoy en lo cierto, por favor, “digamelon” -, incluso se reeditaron en VHS los primerizos porno que protagonizó Stallone. Fue un auténtico blockbuster, pues cientos de marujas/os hacían guardia en el videoclub de mi barrio, - el videoclub donde pasé prácticamente mi infancia y adolescencia -, esperando la ansiada película que complementara aquellas fotografías de Stallone desnudo. Aquello fue el acabose porque todo el mundo le quería ver la pija a Stallone.

Pero lo más gracioso de todo es que muchas/os volvían decepcionados al ver el tamaño que calzaba “Rambo” en sus años mozos. Vamos, que al parecer a Stallone le pasa con su cipote lo mismo que a los viejos con los pelos de las cejas y las orejas, que con los años van aumentando. También salieron varias revistas de humor que se mofaban al respecto, no recuerdo en que revista fue, pero también tengo en la mente alguna ilustración de Stallone con la polla atada a la rodilla o algo así.

Maldita sea, este ejercicio de memoria me está costando lo mío.

Sandra Bullock "dispuesta" a todo.
Total, que como no me quedaba otra fui al cine. Quería ver ese enorme monstruo de un solo ojo en pantalla grande. Saber si aquello era motivo de tanto alboroto. Entonces vi “Demolition man”, y si “que era para tanto”. “Demolition man” es uno de los grandes clásicos del cine de acción de los noventa que injustamente fue vilipendiado por gran parte de la crítica especializada. A mi me encantó que quieren que les diga y no precisamente porque a Stallone se le viera la polla. “Demolition man” era rabiosamente original y gran parte de la trama giraba entorno a la hombría de Stallone (sin ir más lejos, los títulos de crédito iniciales se sucedían mientras la cámara recorría el cuerpo desnudo del héroe congelado). Sandra Bullock, que aún no había participado en el gran éxito de su carrera, “Speed”, hacía aquí de niña tonta en un futuro aún más tonto, en el que ni siquiera se pueden decir palabrotas, se folla con cascos de realidad virtual, no se tocan los unos con los otros y cuando cagan, para limpiarse el culo tienen tres misteriosas conchas. Vamos que el futuro, aunque a simple vista parecía muy utópico, era una puta mierda y la tonta de la Bullock echaba de menos un poco de acción. Pero Acción de la buena, como en las películas de los noventa. Así que cuando descriogenizan a John Spartan (Stallone) la Bullock se pone cachonda ante tanta testosterona. De eso iba “Demolition man”… Bueno, también salía un negro rubio y parlanchín (Wesley Snipes) con el que Spartan parece competir para ver quien la tiene más grande.

La primera es para pedir disculpas por lo que has hecho, la segunda para pedir permiso, y la tercera para pasártela directamente por la raja del culo. Así de fácil.
Tal vez la última parte de la película sea un pelín floja, pero el inicio y mitad es una auténtica virguería la mar de simpática. No por menos, detrás de ella se encontraban los talentos de Daniel Waters (guionista de “Batman vuelve” y la excelente “Las aventuras de Ford Fairlane”) y Robert Reneau (autor del libreto de “Acción Jackson”). Pero es que además, por si eso no bastara, la dirigía un italiano llamado Marco Brambilla, que sin querer (o quizás queriendo) le daba a la película un aura como de exploit retrofuturuista trasalpino de los años ochenta, aunque lógicamente, nada tenga que ver con éstas.


Pues a lo que iba, el otro día, hace ya bastante, la pusieron por la tele – supongo que sería en “La Sexta 3”, el único canal de los sesenta y pico que tenemos en la actualidad, donde ponen buen cine -, y joder, la polla de Stallone no salía por ningún lado. Pero es que lo más curioso es que yo juraría que en el cine si que la vi… Justo en el momento en el que le meten en el cubo y lo congelan. Ahí… Se hizo un terrible silencio en la sala, aunque en algunas butacas se oía como alguna tragaba algo de saliva. Tampoco puedo asegurar que se le veía entera. Tal vez el scope le cortaba un poco la minga, no sé, pero algo de herramienta se le veía, estoy seguro… O al menos eso creía yo, pues por lo que he leído “la escena” fue finalmente cortada del montaje final y lo único que se filtró fue una fotografía de un desnudo frontal íntegro de Stallone… Y yo pensando que las imágenes habían salido en el Telediario y en el cine...


Es curioso como suelen pasarnos cosas de estas a las personas. Existen momentos que uno juraría haber vivido y luego, ¡zas! Resultan ser falsos o te los arrebatan así sin más. ¿Nunca os ha pasado algo por el estilo? Yo ahora tengo un cacao mental gigantesco… Tendré que revisar mi memoria... Que me pongan electrodos por la cabeza y toda la pesca.

8 comentarios:

miquel zueras dijo...

Pues sí, un futuro sin sexo ni alcohol y encima con Pizza Hut como el único restaurante existente y recuerdo lo de las conchas aunque no explicaban como funcionan exactamente. Lo que ya no recuerdo es lo de la minga de Stallone. Saludos. Borgo.

Juanma dijo...

Esa sensación de creer haber visto algo y después nada es muy común. Lo mismo pasó con un anuncio de Lois hace año que duró poco en el que salían escenas de la película Ghost in the Shelle con algo de sexo. La gente lo busca por Internet. Afortunadamente hicieron una página web donde viene y aquí está: http://www.youtube.com/watch?v=su5obwG-_Ys

angelpito injurioso dijo...

Pues si,es como internet,tanta herramienta y cada vez le quitan mas el uso,enlazando con la mega actualidad...

Kinski dijo...

Pero si vivimos en el mundo de Demolition Man!!!!
No nos damos cuenta de que lo "Politicamente Correcto" se ha apoderado de nosotros, si casi no se puede hablar de determinados temas ni usar alguna que otra palabreja... en fin, no me enrrollo.
Demolition Man siempre me ha gustado un güevo y parte del otro, de lo mejor de Sly antes de caer en lo patético.

Lo del colgajo de Sly puede ser un efecto de Rick Baker, cosas mas raras se han visto.
Hablando de protesis: ¿Soy el único que oyó el rumor de que el presupuesto de Waterworld incluyó el generar la melena del Costner mediante FX digitales?

PEPE CAHIERS dijo...

En la película no salía. Usted se confunde con las fotos que circulaban por ahí, en Fotogramas, por ejemplo, pero el la película nada de nada. Además para compensar esa hipotética imagen tenían que poner a la Bullock en bolas, porque otra cosa hubiera sido una tremenda injusticia.

Álvaro Quintana dijo...

Estimado Lazo, le enLazo (¿ha notado el hábil juego de palabras?) en mi blog a cuenta de la fenomenal Black Dynamite:

http://espitolas.blogspot.com/2012/01/movidas-de-negros-turkey.html

Menuda tripada de risas de película. Por cierto, ¿que es esto de ir poniendo rabos en el blog? ¿Ha salido usted del armario por fin?

Un saludo!

almigmon dijo...

Tienes toda la razón, nene, te puedes ahorrar el psiquiatra y el neurólogo... O en caso contrario, pasarme el número porque yo lo recuerdo tal cual...

¡¡¡Poca vara pudieron dar con el rabo del Stallone en la campaña publicitaria más lamentable de la historia!!!

Ocurrió exactamente como lo comentas (excepto lo de que llegaran a los videoclubs las porno de su juventud, que al de mi barrio, al menos, no llegaron o yo no tuve noticia de ello), dieron la paliza con ello en todos los telediarios dirante días, el Pronto, el Vale y la Teleindiscreta sacaron la dichosa foto y, efectivamente, en esa escena del tanque se le veía media minga (así como de la'o).
 
Algo que fue un fraude manifiesto, porque todos los que fuimos a ver la vuelta por lo grande de Stallone (que empezaba a estar algo anticuado ya y que no cosechaba un éxito desde Tango & Cash, de ahí tener que montar ese pollo para llevarnos a las salas) al cine fue para vérsela a él y ver qué se pillaba de la nueva 'chica guapa' de Hollywood para compensar y sólo al salir nos dimos cuenta de que nos habían tomado el pelo, otra vez.
 
Algo que por cierto, en aquella época, era muy común, ya que la parte del tráiler que normalmente te hacía ir a ver la peli no apareciera en todo el metraje.

Por otra parte, de aquella misma época (o poco después) también recuerdo que, al parecer, el bueno de Silvestre podía tener todo el manubrio que quisiera que si no le daba a la bomba que, al parecer, tenía instalada en un huevo no se le levantaba al pobre ni con los días, ¿no recuerdas lo de la mitológica bomba para impotentes que le habían instalado en el pito? En fin... También te doy la razón en lo de que la memoria funciona de forma extraña, porque que sea capaz de acordarme de esto sin esforzarme y que no me acuerde de las valencias de un átomo de hidrógeno que me lo tuve que estudiar para aprobar las naturales se las trae, francamente.

¡Qué década la de los 90 cuando el revuelo era general porque se le viera un poco el nabo a Rambo o el vello púbico (cuando algún cabrón no había gastado la parte concreta de la cinta del videoclub de tanto rebobinarla y darle al 'pause') a la Stone!
 
¡Qué cosas! Mira que hartitos estábamos de ver manubrios descomunales o negocios femeninos tan exuberantes y peludos que ni la mula Francis, todos ellos hasta desagradablemente blanquecinos cuando no enrojecidos por el frenesí desatado de aquellas lamentables pelis porno de enfermeras alemanas y granjeras holandesas de los setenta, o lo que la Cicciolina era capaz de hacer con un caballo en los ochenta o la constatación de que lo de los negros no es una forma de hablar…

Ah! Y también tienes razón en que es una peli muy entretenida y bastante novedosa. Todavía estoy esperando que alguien patente las tres conchas de marras (yo que soy de culo fino) o la espuma absorbe-choques para los accidentes de tráfico...
Sólo le pongo un pero, el bluff de la Bullock, junto a Mira Sorbino es la típica que vendieron como tía buenorra de turno sin que nunca llegase a estar ni medio buena, otra estafa... Su mejor papel con diferencia, estaba escrito para ella y toda su tontería.
 
PD: 12 años en el 93, ¿eh? Buena cosecha la del 81, así estamos los dos de la cabeza...

Oz dijo...

Excelente post amigo, muchas gracias por compartirlo, da gusto visitar tu Blog.
Te invito al mio, seguro que te gustará:
http://heroes-de-accion.blogspot.com/

Un gran saludo, Oz.