sábado, 27 de agosto de 2011

YONGARY, MONSTRUOSA ALEGORÍA

La productora Kuk Dong Studios decidió meterse en el género de los Kaiju aprovechando el gran éxito que habían cosechado en los 60 diferentes producciones niponas que tenían como protagonistas a bestias que causaban el caos haya por donde fueran y que, como todo el mundo sabrá, tenía su máximo exponente en Godzilla. Pues bien, para tal propósito la Kuk Dong se asoció con la Toei Company y con una buena tunda de técnicos japoneses crearon este monstruo coreano: el Yongary.
La película está dirigida por Kim Ki-duk pero lógicamente este Ki-duk no tiene nada que ver con el poético-truculento director de Samaritan Girl o La isla. Aún así, me hacía bastante gracia pensar que lo que iba a ver era una especie de metáfora abstracta llena de poesía y violencia (soft, claro), en la que se utilizaba al Yongary que decíamos para contarnos una historia bastante alejada de los monstruos. Pues bien, la película nos cuenta lo siguiente:
1.- Yongary arranca con el matrimonio compuesto por un astronauta (o algo así) y la hija del ministro de defensa (o algo así). Los dos parecen contentos con su nueva vida y su familia les desea todo lo mejor. Viendo sus caras, ¿quién podía pensar lo contrario?
2.- Pero mientras van en su coche, el hermano pequeño de la recién casada les gastará una broma pesada que consiste en dispararles con unos rayos láser que causan mucho picor. Al principio todos se parten el ojete, la broma ha estado realmente bien, pero finalmente el astronauta no duda en llamar a Icho (el joven hermano de su esposa), "monstruo" (seguramente por no llamarle otra cosa peor).
3.- Así pues, los recién casados se disponen a pasar su primera noche de bodas... La chica se ha puesto un salto de cama muy "sensual" pero el hombre no parece estar mucho por la labor (como ven en la fotografía, está más sobado que el chocho de una prostituta). Como es de esperar, pronto llegará su primera crisis matrimonial...
4.- ...Y es que al pobre astronauta lo llaman de... ¿? Eh... Lo llaman de un sitio. Un sitio con científicos, astronautas, gente tocando botones y mirando pantallas llenas de información... Una NASA coreana, ¿me entienden? Lo necesitan con urgencia. Se trata de algo muy importante y no hay tiempo que perder. La mujer lo mira decepcionada, su marido se va... Una vez más tendrá que contentarse con un simple dedillo... "Snif, snif...".

5.- Ciertamente no comprendo que diantres tenía que hacer este hombre por ahí en el espacio, sobretodo al comprobar que después de tanto despegue y tanta historia, la nave que pilotaba volvía a la Tierra y tiraba una bomba o algo así. ¿? Dejémoslo en que se trata de una prueba nuclear, ¿de acuerdo? En este momento fantaseé pensando que lo que estaba viendo era simplemente simbólico. Ese cohete era la representación del falo y esa bomba que tiraba hacía las funciones de "semillita"... ¿A qué desembocará todo esto?
6.- Pues a un enorme saurio que escupe fuego y que se alimenta de aceite y petróleo, que pondrá Corea del Sud patas arriba. ¡E aquí a Yongary! Un "monstruo"...
7.- No lo había dicho antes, pero Icho, - el granujilla del apartado 2, el "monstruo" que decía el astronauta -, tiene otra hermana... Una chica algo frígida que se resiste a comprometerse con el Dr. Ilo, un tío muy listo a quién Icho tiene mucha estima. Así pues Icho y Ilo irán a estudiar a Yongary, y juntos buscarán un punto flaco con el que atacarle.
8.- Pero mientras que Ilo cae malherido, el renacuajo de Icho consigue esconderse y estudiar a conciencia a la bestia. De ese modo sabe que Yongary es sensible al frío y que el amoniaco lo puede matar...
9.- Cuando el niño se lo cuenta al presidente, nadie le cree... Le dicen que se vaya a tocarle los huevos a su padre... ¡Qué se deje de historias! "¡Niño, pa'fuera, baish, baish!". Menos mal que ahí está su amigo Ilo, que le escuchará atentamente. De hecho, logran noquear a Yongary gracias a las indicaciones del chaval...
10.- Pero entonces, aprovechando un despiste de los mayores, Icho se escapa y vuelve a la guarida de Yongary. No contento con haber conseguido encontrar su punto débil, Icho decide despertarlo y... ¡Oh, Dios! Cuando la bestia despierta... ¡AMBOS SE PONEN A BAILAR! Los dos  "monstruos" bailan como unos auténticos hijosdeperra. ¡DANZAD, DANZAD, MALDITOS! 
DESENLACE: Después de la muerte de Yongary, Icho se convierte en un auténtico héroe... Los periodistas no dejan de hacerle fotografías, las viejecitas le paran por la ciudad y las niñas le piden que le firmen autógrafos en las posaderas. Icho dice que quiere ser biólogo. Un tipo importante. Sabe que era necesario matar a Yongary, pero en realidad ese "monstruo" era bueno. Cuando le preguntan cual es  lo que más desea en este mundo, Icho dice que quiere que su hermana, la frígida, se case con su amigo el Dr. Ilo, un hombre de bien, y juntos tengan un niño como él. Pero acto seguido mira a cámara y  dice que la siguiente cosa que más desea es que Yongary vuelva junto a él... JUA, JUA, JUA... (Risa maligna).
"Je, je, je... Mira mami, mira como le toco los huevos a Yongary con esta linterna".
MORALEJA: Dejen de lado sus temores y tengan ustedes muchos hijos. Son unos cabroncetes de pequeños pero el día de mañana serán los que levantarán el país y se convertirán en hombres de provecho.
¿Son monstruos o los que nos salvarán el culo el día de mañana?
He aquí otra cuestión muy interesante: ¿acaso nosotros hemos hecho algo por nuestros padres?

6 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

A mi me gustaba "Gorgo" con esa abnegada mamá que destruye Londres para rescatar a su pequeño bambino.

Lazoworks dijo...

Si, parece curioso como en este tipo de "monster-movies" solía haber una fuerte carga familiar. De hecho, ahí tenemos la reciente The Host, del genial Bong Jon-ho, como ejemplo.

angelpito injurioso dijo...

¿Esto es una indirecta por el monstruito que acabas de llevar a tu hogar?Es fascinante la obsesion que tienen los orientales por los bichos gigantes y los robots gigantes...y los ojos,los pechos...y mas,hace unos días vi la caratula de un film de por allí en que un extraterrestre le soltaba un rayo a dos féminas, a una le volvía sus genitales gigantes y a la otra se los cambiaba por un pollón de dos metros,eso si,todo pixelado por la censura nipona, si recuerdo donde lo vi te envío la imagen.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, papi? Buena alegoría monstruosa pero familiar. A pesar de cargarse Tokio varias veces también tenían su corazoncito. Borgo.

Lazoworks dijo...

Pues ha dado en el clavo Angelpito. Esta entrada la tenía medio hecha y hasta ahora no la he podido terminar. Ya me dirá donde vio esa joya, jeje...

Miquel, pues claro que tenían su corazoncito. Aunque en este caso lo que destroza el monstruo es Corea del Sud y no Japón.

Saludines a todos!

angelpito injurioso dijo...

"Hypertrophy Genitals Girl"pregúntele al señor Gugüel,se puede ver online,eso de ver es un decir,pues como es costumbre,el porno japones esta censurado,pues tienen prohibido mostrar gráficamente los genitales,aunque sean de goma y gigantes,¿Donde está la gracia producir cine si luego está la pantalla borrosa?Que absurdo.