lunes, 20 de junio de 2011

PELÍCULAS CLÁSICAS A LO "DIFERENTE": INSIDIOUS (2010)


No es que sea muy devoto de la saga iniciada por James Wan (que sí que lo soy de Sentencia de muerte), pero lo que nos promete esta Insidious es una de las muestras de terror más originales de los últimos años, sin que por ello prometa algo realmente nuevo. Insidious es una gamberrada en toda regla que se podría equiparar, si me permiten, a la exquisita Arrástrame al infierno de Sam Raimi, esa joyita que bebía del cine ochentero y volvía a los tics que hicieron famoso al director de Posesión Infernal. Pero aquí Wan da un paso más allá y mezcla en la mismo film dos maneras bien distintas de abordar el tema de las casas encantadas: 


Nada más arrancar, con ese título, - “INSIDIOUS”, en grande -, y esa excelente música a “golpe” de violín por obra y gracia de Joseph Bishara, nos situamos ante un terror que hacía tiempo que no veíamos: el terror clásico de los años 50/60. La familia protagonista, un matrimonio que acaba de trasladarse a una enorme casa, tendrá que hacer frente a diferentes fenómenos que se van desencadenando en la vivienda y que vienen propiciados por el accidente doméstico que sufre su hijo Dalton. A raíz de entonces éste queda en coma y padre y madre, traspasados por la situación y un poco por los quehaceres conyugales y el paso del tiempo (ya no son los jóvenes guays que eran: a la madre le es difícil dedicarse a la música y el padre se dedica a quitarse canas frente al espejo), lucharán para devolver la normalidad a su hijo y, por consiguiente, a su hogar. Mediante sombras más o menos visibles, voces fantasmales filtradas a través del walkie talkie situado en la habitación del niño, o “espíritus” claramente visibles a los protagonistas (y el espectador), Insidious compone sus momentos álgidos a base de sustos y de crear una tensión inigualable.  

A pesar de lo clásico de la premisa, Insidious rompe a mitad de película su esquema tradicional para, - mediante la aparición de unos médiums que tras su apariencia sencilla resultan de lo más estrafalarios (entre ellos, el guionista del invento, Leigh Whannell) -, dar rienda suelta a un espectáculo de feria repleta de situaciones de lo más efectivas. De ese modo asistimos a una de las invocaciones más espeluznantes de la historia del cine, en la que, mediante un montaje vertiginoso, veremos a una médium que lleva puesta una careta antigás, un ayudante que escribe todo lo que escucha y otro lo graba todo en su cámara de video, mientras que por otro lado no paran de dispararse cientos de flashes y un ente hace de las suyas en la sala.  La recreación de lo que en la película se llama “el más allá” es otro punto a tener en cuenta, y es que a pesar de su sencillez, - ese padre abriéndose paso a través de la oscuridad mediante una pequeña lámpara de mano o ese simple demonio (mitad sith) que pone los pelos de punta -, James Wan se desquita del lastre del gore de los SAW’s para crear una excelente película de miedo cuyo mayor encanto viene propiciado por su escaso presupuesto. Y es que es su descarada estética de serie B la que hace que Insidious sea un experimento tan divertido como aterrador. Un divertimento en el que, hablemos claro de una vez, se nota más la influencia de Shimizu y Lynch que la de Amenabar o Bayona.


7 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Procuraré verla en cuanto pueda, pero de día que soy un cagón por la noche.

Kinski dijo...

Tomo nota pero el Güan y la franquicia Sau no me inspiran confianza.

Lazoworks dijo...

Pepe: Jajaja! Pues no se crea que a mi me dio un poquillo de cosa. Y eso que la fui a ver a media tarde y ahora en verano anochece mas tarde.

Kinski: a mi tampoco me va mucho, pero si eso te recomiendo Sentencia de muerte que esta muy bien.

Lorenzo "el Retronauta" dijo...

Tiene buena pinta, pero espero que no haya contado demasiado y me la haya chafado amigo jejejejeje....

El Abuelito dijo...

...Pues yo voy a hacerle caso, a ver si es cierto eso de que retiene el espíritu del cine de los 50... había leído en otros sitios que estaba biuen, pero recomendándola usted ya me fío más...

Lazoworks dijo...

Hombre retener, retener... Jajaja! La primera parte esta planteada de un modo bastante clásico, pero no se espere usted un robert wise, eh...

Saludos Abuelito!

miquel zueras dijo...

Me ha gustado, hacía tiempo que no gozaba asustándome en la butaca. Por fin una peli de terror sin pirotécnias FX. Puestos a objetar algo quizás se han pasado un pelín con la estética "Casa de la bruja" del Reino de los muertos. Borgo.