domingo, 22 de mayo de 2011

ALQUIMIA NUCLEAR


"La radioactividad artificial fué descubierta por el nieto e hija de Mm. Curie, Irne Curie y M. Joliot, en el año 1934.
Antes de este descubrimiento, ya se habían obtenido algunas transmutaciones artificiales. La primera, fué conseguida por el físico (...) Rutherford, en 1919.
(...)
El homenaje del Jurado Nobel consagró el descubrimiento, de considerable importancia, hecho en 1933 por los dos sabios franceses, cuando al someter átomos a la acción de las radiaciones A. emitidas por el polonio (descubierto por Mm. Curie, como se ha indicado), obtuvieron substancias radioactivas nuevas que ellos denominaron Radiofósforo, "Radioazote" y Radiosilicio. Este descubrimiento desveló el interés de los sabios ingleses y americanos, alemanes e italianos, hasta el punto que a los dos años sesenta nuevos elementos radioactivos fueron creados, debiendo esperarse, sin que ello sea temeridad, que alcanzarán la cifra de 92, la misma que los cuerpos simples naturales o elementales hoy conocidos.
Se trata de verdaderos radioelementos sintéticos que no se encuentran en la naturaleza. El gran físico francés Juan Perrin demostró poco después del descubrimiento, en una comunicación a la Academia de Ciencias de París, que sería posible producir grandes cantidades de estos radioelementos por medio del "rayo artificial" de que disponen los laboratorios modernos con tensiones de 3.000.000 de voltios.
(...)
Posteriormente a las conseguidas por los Joliot-Curie, fueron conseguidas otras transmutaciones, como es el paso de gas nitrógeno a gas oxígeno, mediante el bombardeo de una masa de nitrógeno con partículas A., procedentes de una substancia radioactiva.
(...)
Los primeros experimentos llevados a cabo por Joliot-Curie sobre la radioactividad provocada o artificial, consistieron (...) en el bombardeo de determinados elementos ligeros (aluminio), con partículas A.
(...)
En primer lugar, al bombardear aluminio con partículas A., obtenemos protones y neutrones. Si ahora sacamos este aluminio de la acción de las partículas A., cesará la formación de neutrones y protones, pero podremos observar que continúa la emisión de partículas animadas de velocidad decreciente o sea, cada vez más baja, que han sido identificadas como electrones positivos, positrones o positones. (...)
Pero reflexionando un poco podremos adivinar que esta emisión de partículas, después del bombardeo del aluminio, mediante partículas A., sólo puede ser debida a la existencia de un elemento radioactivo, de vida muy corta, pues (...) los positrones eran emitidos en un tiempo relativamente corto, con velocidades sensiblementes decrecientes. 
Por diversos procedimientos, se ha demostrado que este elemento radioactivo es el fósforo, o sea que mediante un bombardeo con partículas A., podemos transformar, aun cuando sea en poca extensión, el aluminio en fósforo.
¿No es lo que acabamos de exponer, el sueño de los alquimistas medievales: la piedra filosofal tan buscada durante tenebrosos siglos, que había de lograr la transmutación de los metales, convertida en realidad?
¿Quién duda que estos nuevos descubrimientos, no han dado al hombre el poder de convertir cobre en oro?
Teóricamente, puede ser posible. Sólo consiste en quitar o añadir a los átomos de una substancia dada, el número de elementos integrantes, para dejarlos exactamente iguales a los átomos de la substancia que nos interesa obtener". [1]

*****

"Debemos los hombres combatir con la fuerza espiritual, la avalancha de la fuerza material que se nos viene encima" [2]

F. de A. Picas y J. P. Guiu para la colección "Lo que debe vd. saber de".

[1] LO QUE DEBE VD. SABER DE LA BOMBA ATÓMICA. II. Desintegración del átomo. (Ap. Desintegración provocada. La piedra filosofal).
[2] LO QUE DEBE VD. SABER DE LA BOMBA ATÓMICA. III. La bomba atómica (Ap. Moraleja de estos últimos días).

2 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Se ha transmutado alquimicamente su blog de cine en blog de ciencia.

Lazoworks dijo...

No, hombre no. Son pequeños intermedios para quitar toda esa congestión de cine que a veces tiene el blog. Pequeños respiros para aprender cosas nuevas.
Como en su blog, je, je...
Esta noche ya pondré otra cosita. Esta vez de cine.