lunes, 25 de abril de 2011

SCREAM 4 (2011): ADIVINA QUIEN ES EL ASESINO

Kevin Williamson reinventó a base de clichés el cine de terror con la exitosa saga dirigida por Wes Cravern, Scream. La segunda y sobretodo la tercera entrega, pero, bajaba el listón respecto a la original, pero después de 11 años sin ver a Ghostface y su lindo machete, vuelve la franquicia con las pilas puestas… Después de un inicio espectacular, ideal para quedarse con el personal, Kevin Williamson prosigue con los devenires de Sidney Prescott y con Scream 4 “reinicia” de manera muy inteligente la franquicia con las leyes del reboot o el remake. Como siempre, la gracia del asunto está en averiguar quien cojones es el asesino, de hecho, tal y como hemos comprobado en las películas, cualquiera de los personajes pueden serlo, así que aquí les dejo unas cuantas pistas y a ver si lo averiguan (los que la hayan visto abstenerse)… Sólo hay que estar bien atento a las pistas que se van soltando durante el film, siempre muy bien suministradas por Williamson, para darse cuenta de a que se juega en esta ocasión (yo me di cuenta a media película [esto queda un poco de listillo o de tonto, depende de cómo se mire. Siempre existe alguien más listo que tú, claro, y más tonto también]).
Sidney Prescott (Neve Campbell): Campbell vuelve a interpretar a la atormentada Sidney Prescott, “afortunada” superviviente de los incesantes crímenes de Woodsboro. Esta vez vuelve al pueblo para hacer promoción de su libro, Out of darkness. Allí le reciben como si se tratase de una gran estrella, pero cuando Ghostface comienza a hacer de las suyas Sidney no estará tan bien vista… Además, las primeras pruebas de los crímenes la inculpan directamente a ella.
Dewey Riley (David Arquette): El “tonto” de Dewey todavía vive “felizmente” casado con Gale, pero comienza a fijarse en su ayudante, una rubita con cara de ángel llamada Judy, quien le prepara unos deliciosos pastelitos. En Scream 4 parece pasar una especie de crisis con su esposa.
Gale Wheaters-Riley (Courteney Cox): Aparte de sufrir una pequeña crisis en su matrimonio, parece que después de haberse retirado del mundo del periodismo no se le ocurren demasiadas ideas para escribir un nuevo bestseller. Cuando Ghostface vuelve a atacar, encuentra la ocasión ideal para volver al candelero.
Jill Roberts (Emma Roberts): Jill, prima de Sidney, es el principal objetivo de Ghostface, ya que la intención de este es reiniciar la saga, volver a currarse los asesinatos del primer Scream/Stab ¿y dejar a Jill como la única superviviente?. Jill por su parte vive bastante alejada de la exitosa vida de su prima y apenas la conoce.
Trevor Sheldon (Nico Tortorella): Es el (ex) novio de Jill. El tipo sigue atosigándola aunque ella ya no quiera saber nada de él. Si amigos, habéis acertado, Trevor engañó a Jill con otra. Es un cabrón.
Ayudante Judy Hicks (Marley Shelton): Nunca se llega a decir expresamente pero parece que le gusta el sheriff Dewey. No le cae nada bien Gale e impide por todos los medios que esta asome las narices en los asuntos de la policía. “Que sea la mujer del sheriff no le da ningún derecho, ¿quién se ha creído?”. Por otro lado fue al instituto con Sidney cuando ocurrió todo el rollo de los crímenes, pero esta no la recuerda… “No pasa nada”, dice Judy, “en aquella época tenías demasiadas cosas en la cabeza como para acordarte de mi”. ¿Será verdad o le guarda un poco de resquemor?
Robbie Mercer y Charlie Walker (Erik Knudsen & Rory Culkin): Robbie y Charlie son los frikis de esta entrega. A ambos les pirran todas las entregas de Stab y saben todo acerca de las películas de miedo. Robbie, además de gay, graba todo lo que ocurre a su alrededor con una especie de webcam y después lo cuelga todo en Internet. Charlie por su parte es un tipo algo introvertido al que le gusta la amiga de Jill, Kirby. Charlie es el verdadero experto de la saga Stab.
Kirby Reed (Hayden Panettiere): Es la mejor amiga de Jill (bueno si no lo es, lo parece). En el fondo le mola Charlie y también le pirran las películas de miedo. Sobretodo la saga Stab… ¡¡Las tiene todas!!
Rebecca Walters (Alison Brie): Es la agente literaria de Sidney Prescott. La verdad es que cuando comienzan a haber un montón de asesinatos en la ciudad, se le ponen los ojos como los símbolos del dólar. En seguida pretende que Sidney firme un contrato para más libros. “¡Es tu gran oportunidad!”, le dice. Pero Sidney se niega. No quiere aprovecharse de la situación y la despide.

6 comentarios:

JAMAA FANAKA dijo...

Que curioso. Como ya sucedía en Scream la presencia de actores/actrices afroamericanos en papeles relevantes brilla por su ausencia. Espero que como ya sucedio en la segunda parte, en Scream 5 solventen esta curiosa ausencia.

PEPE CAHIERS dijo...

Ya lo he dicho no se donde, pero de toda la saga sólo me gustan los primeros cinco minutos de la primera entrega. Mucho me temo que esta entrada ha sido una excusa para poner a todas esas chicas con encanto.

Lazoworks dijo...

Fanaka: Pues aquí aparece en un papel bastante breve Anthony Anderson. El tío sale poco pero es de lejos la mejor muerte de la pelicula. Además, la última frase que suelta antes de morir es de las más celebradas.
Bueno, al menos, tenemos los Scary movies de los hermanos Wayans. ¿No?

Pepe: como me conoces, bandido. Ya comienzas a darme miedo y todo. La verdad es que, matarme, jamás me mataron estas películas, pero (y ahora en serio) esta última entrega la he disfrutado bastante. Puede que fuera porque ya sabía a lo que iba y dejé los prejuicios en la entrada.

Kinski dijo...

Jamás veré Scream por una cuestión de principios: Wes Craven es un ceporro inútil, no me gustan ninguna de sus supestas obras maestras del terror. Le tengo manía y jamás le daré un duro a ganar al tio este.
Y por encima la jugada le ha salido mal pues esta 4ª parte ha recaudado 49 milones a Nivel Mundial!! cuando costó 40.

Lazoworks dijo...

Pero como eres "asin", Kinski?
A ver, Wes Craven no sé si habrá hecho obras maestras o no, pero si que ha hecho unos cuantos peliculones y no sólo por Pesadilla en Elm St. o por Scream.
La enfermiza La última casa a la izquierda o La serpiente y el arco iris son muy buenas, sobretodo la de La serpiente... Mirate aunque sea esa, ya verás.
Si no te devuelvo el dinero.

Kinski dijo...

La última casa a la izquierda comienza bien pero la apresurada venganza de los padres con sus trucos a lo McGyver no cola.

Las colinas tienen ojos: buena idea, producción pésima y vuelven las trampas a lo McGyver.
El remake si explora las posibilidades del guión y la deja a la altura del betún.

Pesadilla en Elm street: Otra buena idea con muchas posibilidades pero ese final que tiene lugar en un sueño en el que la prota... SORPRESA!!!: recurre a trampas a lo McGyver. Personajes que se mueven por el mundo de los sueños y deberían ser todopoderosos recurren a bajezas.

Wes Craven es un vendepeines.