viernes, 31 de octubre de 2008

¡Invasión extraterrestre a través de las Ondas!


Ayer fue uno de esos días que recordaré con bastante emoción, ya que algunas de las radios españolas recrearon la mítica obra que dirigió Orson Welles para la CBS, en la que se relataba un hipotético ataque alienigena al planeta Tierra inspirado en el libro La guerra de los Mundos de H. G. Wells, en conmemoración del 70 aniversario de dicha emisión.

Ayer fue día de rodaje. Después de 5 Céntimos, hemos pasado de no hacer nada, a tener varios proyectos pendientes de realizar, uno de ellos el corto que ya comenté llamado Perspectiva, que ahora mismo está bastante estancado por algunos problemillas con el lugar de rodaje. Y otro de ellos es Rie hoy que mañana llorarás, escrito, dirigido y protagonizado por Julio Cerrillo, y que era el corto que nos disponiamos a rodar ayer. Por cierto, el titulo del corto está sacado de una frase que dijo Carlos Jesús en algún programa de Alfonso Arus o algo por el estilo. Al parecer, según cuentan malas lenguas, dicha frase atormentaba a Julio hasta limites insospechados. (Creo que incluso ha llegado a fustigarse en su habitación para quitarsela de la cabeza. Espero que este corto le sirva de catársis).

En fin, a lo que iba. Como normalmente siempre nos ponemos a rodar super tarde (ayer mi querido Pedro, miembro del equipo y pieza clave de todo lo que hacemos, plegó a las 22:00 horas), me metí en un Bar con los auricurales puestos, dispuesto a escuchar la recreación de la mítica obra. Como es normal, los bares siempre están abarrotados de gente que no para de gritar y reír y de cagarse en la puta, por lo que me resultaba bastante dificil escuchar bien la radio. Me pedí una cerveza y un chavalillo de estos maquineros me la sirvió. Me senté e intenté concentrarme en lo que decían en la radio. De repente me tiré un pedo. Joder, os lo juro. Me tiré un cuesco pensando que no se iba a escuchar y retumbó de la hostia. Todo el puto bar se volvió y se me quedó mirando, y yo no tuve más cojones que hacerme el loco. La recreación de La Guerra de los Mundos iba a empezar cuando... ¿que ocurre? Me quito los auricurales y descubro que el chaval maquinero también ha puesto el dial en la radio del local y va a escuchar lo mismo. Me quedé bastante sorprendido, ¿estos chavalillos discotequeros también saben apreciar estas cosas? Rapidamente la cruda realidad hizo de las suyas, y el chaval soltó: "¿que mierda es esta?" y lo quitó. Me volví a colocar los cascos y me enfrasqué en el maravilloso mundo que me estaban retransmitiendo. Puedo parecer un poco moñas, pero de verdad que se me pusieron los pelos de punta. Allí estaba yo. Metido en un bar rodeado de gente sin que aparentemente pasará nada. Al menos para ellos, ya que estaban charlando de sus cosas tranquilamente mientras yo estaba viviendo algo mágico. Algo que aquellos hombres, mujeres y chavalillos maquineros menospreciaban: ¡la invasión de unos alienigenas venidos de Marte! ¡Que primera media hora tan grande! ¡Casi lloré de la emoción!

Y es que el maestro Orson Welles sabía lo que se hacía. Ese tío era un coco. Un genio de verdad. Este tío fue capaz de recrear a través de la radio un suceso y aunque no fue su intención, desató el pánico por todo el país. En aquella época, recordaré que era la víspera de Halloween de 1938, un casi desconocido Welles le pidió a Howard Koch que le adaptará la novela La Guerra de los Mundos como si estuviera ocurriendo en esos momentos y se estuviera retransmitiendo a través de las noticias. La cosa tuvo un éxito sin precedentes y sentó las bases que más tarde seguirían varios productos con mucha menos gracia. ¿Os acordáis de la mierda que hicieron por televisión cuando se estrenó Independence Day? ¿Os acordáis de esos ridículos anuncios que emitieron? Menuda basura... Y es que como pude comprobar ayer mismo en aquel bar, hemos perdido esa inocencia que había años atrás. Ahora la gente no se sorprende con estas cosas y lo que es peor, no les presta atención. Acumulamos tanta y tanta información y buscamos tantas experiencias nuevas, que ya nada parece sorprendernos. Incluso aquella vez que dos aviones impactaron contra las torres gemelas, muchos lo vivieron como si fuera la última película del Spielberg o del Lucas, cuando en realidad la cosa era verdaderamente terrorífica. Fijaos si lo era, que desde aquel momento nada ha vuelto a ser igual.

Por otro lado, os dejo un link de valor incalculable. Una joya que todos deberíamos escuchar aunque solo sea por revivir al gran Orson Welles y su prominente voz. ¡Que voz tenía Orson Welles joder! Así que dejaos sorprender un poco y descargaos el mítico programa que se emitió aquel 30 de octubre de 1938. ¡Y los que no sepan inglés que se apunten a una academia!

Link para descargar el programa original de radio dirigido por Welles.

5 comentarios:

belalugosisdead dijo...

que grande!

Juan P. Rodriguez dijo...

Moraleja de toda esta mierda: La gente no escucha cosas tan importantes como "La guerra de los Mundos" y se entera de un puto pedo que me tiré.

Captain Howdy dijo...

Aun recuerdo la primera vez (por motivos estudiantiles)que 'tuve' que escuchar aquel fenómeno. Era la 1 de la madrugada y allí estaba yo, en mi cama con la grabación de lo que había ocurrido en el 38, diría (sin miedo a que quede ñoño) que fue uno de los momentos más mágicos de mi vida. Simplemente genial.

Sobre tu suceso en el bar... habérselo tirado en la boca al bakala por no saber apreciar lo bueno jejeje.

Salu2.

P.D: A ver si este finde saco media horita para ver tu corto.

ElChicoDeLaCabezaDeLaGomaDeBorrar dijo...

Bueno, a ver si lo bajo, que con tanta mierda, me han entrado ganas de oirlo. Te tiraste un pedo en el bar? y retumbó? No me jodas, como vas a comparar tu pedo con la mítica hazaña de welles?! Tu pedo era real, mucho mas impactante! y seguramente el olor que de debajo de esa mesa se propagó hacia los alrededores.

Larsvondick dijo...

Que hijosdeputa y escatológicos sois.
Susana Griso la chupa de puta madre.