lunes, 3 de diciembre de 2012

LA GRAN MAGIA DE LAS HABAS



Aquí les dejo una receta mágica de lo más estrambótica y siniestra recogida en el libro “De las tinieblas a la luz: San Cipriano” escrito por un tal Dr. Israel Ben Yesha. San Cipriano fue un hechicero chungo que realizó algunos pactos con Satanás y que – según apunta el libro – “mantuvo relaciones íntimas con toda clase de espíritus maléficos” pero que más tarde se iluminó y se reconcilió con el Señor (el de arriba, claro, no uno cualquiera). Esta receta sirve para conseguir la invisibilidad y es bastante sencillita, tomen nota:

“GRAN MAGIA DE LAS HABAS
Hay que matar un gato negro y enterrarlo en lugar próximo a vuestra vivienda (y si puede ser en el campo, mucho mejor) después de haberle vaciado los ojos y puesto en cada cuenca una haba, otras dos dentro de las rejas y una más debajo de la cola metida en el ano. Dispuesto todo tal y como se acaba de explicar, se regará la tierra siendo de noche y alrededor de las doce, empleando para ello poco agua y cuando las semillas hayan germinado, se vigilarán los brotes hasta que alcancen un desarrollo perfecto llegando a producir frutos. Entonces se cortarán las matas por el pié, se recogerán las habas poniéndolas a secar y se guardarán seguidamente para hacer después uso mágico de ellas.
Llegado el momento que convenga dar invisibilidad a vuestra persona, meteréis cada vez una haba en la boca y aprovechando así su poder maravilloso podréis entrar en todas partes sin que nadie pueda apercibirse de vuestra presencia y, por consiguiente, no encontraréis el menor impedimento para acceder a lugares secretos y fuertemente custodiados”.  

4 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Jejeje, por un momento creía que se había pasado a la Gastronomía. Buen truco para colarse, por ejemplo, en la Mansión Playboy.

ángel chatarra (AKA almigmon) dijo...

Nada, no andeis buscando gatos perfectamente negros, sin mancha ni mácula, que matar y descuartizar que yo ya lo probé y es un timo... Claro que creo que, una vez salidas las matas, no las corté exactamente por el pie, me pudo el ansia y me desvié unos milímetros. Vamos, creo que debió de ser eso... Por cierto, no sé como andarás de liado pero, ¿va siendo hora de una risa involuntaria o es cosa mía?
Abrazos y saludos.

PD: Sigo preocupado por el tema de los followers, ya te contaré, me estuvo siguiendo una señora de Wichita o así que no 'hablaba' castellano y ahora me ha dejado de seguir, ¿qué he podido decir que le haya ofendido? Es que no me lo explico...

miquel zueras dijo...

Siempre me ha atraído la fantasía de la invisibilidad desde que leí aquel cómic de Manara "El perfume de lo invisible". Tengo un gato negro pero me temo que no le haría gracia que le meta habas según donde y menos que me lo cargue.
Eso sí: me han venido ganas de preparar habas a la catalana con morcilla, panceta y unas hojas de menta. Qué buenas. Saludos. Borgo.

Lazoworks dijo...

Pepe Cahiers: Para colarse en la Mansión Playboy y para robar un banco, que viendo los tiempos que corren, jejeje...
Almigmon: habrá risa involuntaria, tranquilo... De hecho, tengo un par de películas de las que se podría sacar bastante jugo... Pero deme tiempo, por el amor de Dios, deme tiempo!!!
Por cierto, lo de los followers... tenga cuidado, la Señora de Wichita es el anticristo.
Miquel: calle, calle... Que se me está haciendo la boca agua, jajaja!