jueves, 9 de febrero de 2012

Adrienne Barbeau













Adrienne Barbeau
(11/06/1945)

Adrienne es una de esas reinas indiscutibles del cine de terror de los ochenta abocada últimamente al olvido. Esta voluptuosa actriz comenzó su carrera en televisión hasta dar el salto al cine con La Niebla, de John Carpenter ni más ni menos, con quien además llegó a casarse y tener un hijo. Junto a él rodó uno de los títulos más emblemáticos de su carrera, 1997: Rescate en N. Y., pero también la hemos podido ver en otros nada desdeñables como la genial Creepshow de George A. Romero o la simpática e incomprendida, La cosa del pantano de Wes Craven, una aproximación a las historietas de Len Wein para la DC comics, donde por si fuera poco tiene una escena en el lago donde muestra toda su "pechonalidad" (y disculpen el típico chiste tonto). Aún y eso su carrera no llega de despegar definitivamente y a pesar de participar en Los locos de Cannoball o intervenir en Terror en el puente de Londres junto a David Hasselhoff (léase esto último en tono irónico), tan sólo logra sobrevivir en diferentes series de televisión y filmes poco relevantes... Aunque, claro está, también habría cabida para alguna película interesante como Los ojos del diablo (Romero y Argento, 1990) de nuevo con George A. Romero, que la dirigiría en su respectiva historia, "El gato negro". 

Actualmente está casada con el guionista y también actor Billy Van Zandt, y entre sus últimos coqueteos artísticos descubrimos la elaboración de una novela escrita por la actriz junto a Michael Scott, llamada "Vampyres of Hollywood".

5 comentarios:

miquel zueras dijo...

Vaya, la ex de John Carpenter como nunca la había visto. Siempre he creído que Barbeau hubiera sido la Vampirella ideal si el personaje se hubiera llevado finalmente a la pantalla. Saludos. Borgo.

Kinski dijo...

Dame Barbeau y llámame tonto.

PEPE CAHIERS dijo...

No sé, no sé, el careto le falla un poco, pero esa delantera compensa.

Quimérico Inquilino dijo...

Rotundas, pétreas, monumentales. Siempre nos ha gustado la Barbeau, faltaría más...

Anónimo dijo...

tu careto si que falla pepe