viernes, 2 de diciembre de 2011

SOBRE "333 FILMS IMPACTANTES VOLUMEN I" (Y SU SEGUNDA PARTE)...

Pues si, en realidad no sé cuantas personas han llegado a leer "333 Films Impactantes Volumen I", pero sin duda lo han leído más personas de las que yo me esperaba. En el blog, al menos que yo pueda contrastarlo, lo han hojeado unas 1400 personas, y a día de hoy todavía me llegan emails pidiéndome una copia, cosa que me enorgullece y sorprende.
Pero el caso es que ando más liado que la pata de un romano y se me antoja que este segundo volumen puede tardar bastante en ver la luz, por lo que se me ha ocurrido que si alguien está leyendo esto y quiere formar parte de este segundo volumen, pueden enviarme una breve reseña de su película favorita al mail lazoworks@hotmail.com. Pueden ustedes escribir lo que les venga en gana de la película que les de la gana (encima que me quitan faena no me voy a poner tiquismiquis)... La única condición es que esa película no salga en el primer volumen y que esté escrita medianamente bien. Ya saben, si quieren formar parte de este segundo volumen, envíen sus reseñas al email que les he indicado, ¡tengo a un mandril muy inteligente que elegirá las mejores!
Y ahora, tres reseñas sorpresa que ustedes podrán leer en este volumen dos:

CARRETERA AL INFIERNO / THE HITCHER. Robert Harmon, 1986. 
Jim (C. Thomas Howell) es un tío tiene que llevar un coche a no se donde. Un “puñao” de lejos, ¿vale? Total, que Jim, mientras conduce, está que se duerme, que no aguanta más, que son demasiados kilómetros sin mear siquiera… Y entonces piensa: “voy a recoger al primer autoestopista que me encuentre en la carretera para que me de conversación”. Entonces se encuentra a Rutger Hauer y, joder, ¡anda que no le da conversación! El tío tiene rueda para rato: que si ahora te amenazo, que si ahora te digo te voy a descuartizar, que si ahora me atropellas, que si ahora no me muero, que si ahora me meto en el coche de una dulce familia y me los cargo a todos, que si me meto en un bar y más de lo mismo… Jim, desde luego, aburrirse no se aburre, pero es que además, Rutger Hauer, el muy cabrón, comete sus crímenes de tal manera que parece que el culpable sea el propio Jim. Menos mal que por ahí anda una dulce zorrita (Jennifer Jason Leigh) que a pesar de todo, ayudará a Jim a escapar de las autoridades y del psychokiller encarnado por Hauer. Una obra maestra de cabo a rabo.

LA REBELIÓN DE LOS SIMIOS / CONQUEST OF THE PLANET OF THE APES. J. Lee Thompson, 1972. 
Armando (Ricardo Montalban) es un hombre de circo que un buen día recibe la inesperada visita de dos micos parlanchines venidos del futuro, que le piden que se quede al cuidado de su hijo César. Al principio no está por la labor, ¿qué es eso de que los monos hablen? ¡Los monos tienen que comer plátanos, hacerse pajas y olerse los culos los unos a los otros! Pero como Armando es un buen tipo se queda con César y lo cuida como si fuera un hijo (o un sobrino, tampoco hay que exagerar que sólo es un puto mono). Pasados los años, durante una visita a la gran ciudad, César descubre que los hombres utilizan a los monos como esclavos después de que todos los gatos y los perros del mundo murieran a causa de una epidemia (¿¿??) (*). Así que ante tanta injusticia César no puede reprimirse y grita eso de “¡cerdos humanos!” metiendo en un buen lío a su amigo Armando que queda prisionero. Ante tal panorama a César no le queda otra que huir y hacerse pasar por un simio más, pero el muy hijo de mona, haciéndose el tonto, en la sombra, comenzará a preparar la revuelta del simio contra el tirano humano, y poco a poco irá instruyendo a sus peludos amigos en su lucha.

(*) Nota del autor: y ustedes se preguntarán ¿qué tendrán que ver los perros y los gatos con la esclavitud? Pues todo tiene una explicación, queridos míos. Los perros y los gatos, esos animales domésticos que podemos encontrar en cualquier hogar familiar que se precie, son en realidad unos siervos muy entregados. Yo, sin ir más lejos, tenía un perro que se llamaba Canuto y éste me lamía los dedos de los pies con un esmero que jamás había visto anteriormente en ningún animal de compañía. Ya se lo pueden imaginar, después de una dura jornada de trabajo me quitaba las botas y los calcetines y lo llamaba… Aquel pequeño Yorkshire Terrier se volvía como loco de contento y se comía toda la mierdecita que tenía entre los dedos de los píes. Al cabo de los meses Canuto murió. No sé exactamente porque, pero la palmó. Comenzó a echar espuma por la boca y a convulsionarse. Desde entonces lo hecho mucho de menos... pero joder, no tenía la pasta suficiente para comprar un chimpancé y esclavizarlo. Así que me eché novia una temporada... pero tampoco funcionó. 


REBELIÓN EN LAS ONDAS / PUMP UP THE VOLUME. Allan Moyle, 1990. 
Mark Hunter (Christian Slater) es un chaval normal y corriente (aunque más bien tirando a capullo) que va al instituto. Allí el tío no habla con nadie, ni se relaciona con las chicas de la clase, ni se hace pajas, ni nada… Pero cuando llega a casa la cosa cambia. Cuando llega a casa se encierra en su cuarto y se transforma en “Harry el duro”, el protagonista de un programa de radio pirata de máxima audiencia entre la juventud. Todos los chavales lo adoran porque “Harry” les ayuda a sobrellevar sus problemas, y a las tías se les humedecen las bragas sólo de oír su voz. Todas andan como locas intentando averiguar quien es el locutor que tanto las excita, pero gracias a sus gafas y su estilo “pimpollo”, Mark consigue pasar desapercibido y mantener en secreto su alter ego “heroico”. Pero un día… ay… Un día aparece una grouppie (Samantha Mathis) que lo descubre y le ruega que la haga suya y que le enseñe su “pollanillo”. Pero no todo será gloria para esta joven promesa de las ondas, pues muchos de sus consejos y mensajes revolucionarios terminan en desgracia (sirva de ejemplo el nerd que se pega un tiro o la chica que mete sus joyas en el microondas y le explota deformándole toda la puta cara), así que rápidamente la directora del instituto y la policía se ponen tras la pista del misterioso locutor para meterlo una temporada entre rejas. Exquisita película de espíritu alborotador por obra y gracia de Allan Moyle. 

6 comentarios:

Kinski dijo...

Joder!, que susto. Creía que querías sacar el segundo volumen para la Campaña de Reyes. Yo apenas he comenzado, a ver si me pongo en Navidad.

Lazoworks dijo...

Uy que va... Señorito... Esto va pa'largo... Pero pa'largo, pa'largo, jajaja!

PEPE CAHIERS dijo...

Al final va a ser como terminar La sagrada familia. Lo que no entiendo es que dice usted, en una de sus reseñas, que no tenía dinero para comprar un mono y, sin embargo, tiene un mandril ayudante.

El Cabrero dijo...

Yo hace un par de años saqué mi libro 372 FILMS DE CULTO y tuvo bastante éxito, hasta lo subieron para leerlo online. Suerte con el proyecto!

angelpito injurioso dijo...

Ya sabes,me tienes a tu disposición para la cosa gráfica,en cuanto a lo de escribir ando metido últimamente con un proyecto de un programa de radio de relatos de terror que hacen unos coleguis interneteros(ya llevan bastantes relatos dramatizados),así que le estoy cogiendo el tranquillo a la cosa y cuando me de por ahí, te haré alguna propuesta de títulos,y como la cosa va para largo,ya estaremos en contacto próximamente.

Lazoworks dijo...

Pepeiyo... Pues si, pero bueno, como tampoco hay prisa pues nosotros vamos haciendo... Sin rendirse... Con dos "collons". Referente a lo del mandril, joder, ¡¡ya me ha pillado!! jajaja!

Cabreriyo... Pues bueno, la verdad es que a mi me da lo mismo que sea un éxito o no. De verdad. Con que lo lean unos cuantos y les guste ya me doy por satisfecho. Aún así, gracias por sus ánimos.

Angelpito... Pues claro que quiero dibujos, pedazo cabroncete. Ya te puedes poner a trabajar como un cosaco, que para eso te pago.