miércoles, 10 de diciembre de 2008

CREPÚSCULO: Una historia de vampiros y menorragia


Crepúsculo cuenta la historia de una chica joven y rara. Una de estas tías que comen solas durante el recreo y que tienen deseos de que la asfixien mientras le meten un cuarto de carne por detrás. Su nombre: Bella (Kristen Stewart) y es una inadaptada social. Por si fuera poco su madre se acaba de casar y a sus cuarenta y pico está descubriendo la sexualidad, por lo que decide irse de viaje con su recién esposo y manda a Bella con el borracho de su padre. Así que Bella viaja hasta Forks, un pueblo montañés y lluvioso, para pasar una larga temporada junto a su padre, un jefe de policía con la picha pequeña. Y es allí, cuando Bella tiene que hacerse amiga de un montón de chicos más raros aún que ella y conoce al guapo del instituto, que también es raro y pálido: Edward Cullen (Robert Pattinson). Pero la relación entre ellos no comenzará bien. Veréis, Bella tiene un problema con sus hormonas y le huele mucho el chumino y también tiene regla abundante. Ella se pone hasta plantillas devorolor en las bragas para que no le huela el coño, pero el tal Edward Cullen tiene un olfato de la hostia... ¡El tal Cullen es un puto vampiro! Y supongo que vosotros sabréis mejor que yo, que no hay nada que más le pirre a un vampiro que un chocho sangrante...

Pues bien, de esto va Crepúsculo... Sin lugar a dudas, una de la películas más pastelonas que se hayan podido estrenar en una sala de cine en los últimos años. Todo super típico. Fotografía con tonos azulados y oscuros rollo Underworld (un cagarro por cierto). Efectos especiales super kitsch a pesar del presupuesto elevado, y los efectos infográficos (¡ja!): cuando corren dejan un haz como en Flash pero en cutre, y lo peor de todo, en Crepúsculo cuando a un vampiro le da la luz... ¡brilla cual cuerpo rebozado en purpurina! ¡Serán hijos de puta! No conozco el libro y no sé si será una fiel adaptación o no, pero a quien se le haya ocurrido semejante mierda no tiene perdón de Dios. Como puntos a favor, ver a Nikki Reed con mayas ajustadas (menuda jaca, vaya par de muslacos), pero bueno, ni eso...

Y paso ya de hablar más de esta película porque no merece la pena.

5 comentarios:

belalugosisdead dijo...

jajajajajajaj
ya decia yo que no podia gustarte
a ti no
no me has defraudado
yo no la he visto pero me la han contado y ni ganas

Juan P. Rodriguez dijo...

La verdad es que no tuve más remedio que verla (era esa o otra del mismo estilo o peor, ya se sabe con los multisalas...), y aparte le ponían 4 estrellas en una crítica de El periodico (¡serán bastardos, como me engañaron!).
En fin, no tengo perdón de Dios por ir a ver semejante mierda...

Doble M dijo...

si pasas de hablar de esta película para que dedicas un espacio.

P.D director:sin coment

Juan P. Rodriguez dijo...

jaja! Ke cabrona!
Pues simplemente lo hago para que nadie cometa el mismo puto error que yo!

P.D.: Actriz sin talento

Anónimo dijo...

eress una qaqa!!