miércoles, 26 de noviembre de 2008

MOCO-MAN




Buscando entre la basura informática que tengo guardada, he encontrado esta cosa (ya que tampoco se le puede llamar corto) que hice hace unos años y que rodé junto a mi hermano en su etapa hippy. El video es una mierda y realmente tonto, lo sé. Pero me han pedido que lo pusiera y me debo a mis fans... Disculpen las molestias... Para compensar os dejo un relatillo que me sacao de la manga y que está relacionado muy libremente con este corto/bodrio...

MOCO-MAN (El Relato)


En el año 2019, tras la caída de Nueva York, un grupo de mutantes sobreviven cobijados entre las ruinas de una civilización que la gran guerra nuclear asoló. Dichos mutantes malviven de un lado para otro buscando alimento e intentando no ser capturados por los "Eurekas", unos malvados soldados que están bajo las ordenes Pergano, el governador de Topacio 9 (una enorme ciudad de plomo subterránea), que captura a personas deformadas por la radiación para estudiarlas y encontrar un antídoto contra la mutación, afín de poder vivir en el exterior...

***

Yumbor, era un tipo parecido a Joseph Merrick pero con más nariz y más picha. Yumbor era mutante y de sus narices era capaz de sacar los mocos más pegajosos del mundo. Por si fuera poco, Yumbor tenía la puta manía de estar siempre sacándose willis de la nariz, por lo que siempre tenía rastros de moco por sus dedos.

Un día, después de haberse sacado un moco de dimensiones considerables, Yumbor le dio la mano a Valkir (una mutante jorobada parecida a Pozi, pero con dos bocas), y por culpa del potente poder de sus mocos se quedó pegado a su palma para el resto de la vida. No había manera de separarse el uno del otro. Así que Yumbor y Valkir se hicieron grandes amigos ya que pasaban gran parte del día juntos. De un lado para otro. De supermercado en supermercado buscando latas de conserva. Hacian sus necesidades el uno delante del otro sin importarles el olor ni que les salpicase. Llegó un momento en que todo se convirtió en algo natural y comenzaron a comportarse de un modo similar. Como si aquella unión hubiera dado fruto a un nuevo ser. Como si Yumbor y Valkir fueran la misma persona. Reían. Dormían. Bailaban. Siempre los dos juntos, cogiditos de la mano.

Como es lógico, de una relación tan estrecha nació el amor. Yumbor y Valkir se enamoraron perdidamente y se casaron en la Iglesia Anárquica de su barrio. Estaban enamoradísimos. A Yumbor le volvía loco el pelo, las uñas de gavilán y los ojos bizcos que tenía Valkir... Pero sobretodo le pirriaba sus dos bocas sin dientes... Yumbor siempre maldecía al cielo y a Kronh (el Dios de los mutantes), que aquella nube tóxica que le hizo mutar, no le hubiera otorgado dos miembros viriles... ¡Que boca tenía Valkir!

Si, sin ninguna duda Yumbor y Valkir, vivieron unos años inolvidables. Pero un día mientras los dos paseaban cogiditos de la mano, un grupo de "Eurekas" les asaltó en mitad de la calle. Yumbor y Valkir staban solos y desamparados, y los "Eurekas" les intentaban atrapar lanzándoles rayos paralizadores. Rapidamente se pusieron a correr como dos locos afín que no les capturaran, pero cuando llevaban unos cuantos metros corriendo Valkir comenzó a quedarse atrás.

-¡Corre Valkir! ¡Corre! - le gritaba Yumbor mientras tiraba de su mano.

Pero Valkir no podía con su cuerpo. Estaba agotadisima y los "Eurekas" les seguían muy de cerca. Intentaron esconderse en uno de los edificios medio derruidos que quedaban en la ciudad, pero los "Eurekas" sacaron a los Choscos, una especie de perros con cabeza de caimán que tenían un enorme olfato, para que los encontrasen.

-Mierda nos van ha encontrar. ¡Tenemos que huir! - dijo volviendo a tirar de ella y saliendo del edificio.

-No puedo correr. Estoy cansada.

-Vamos, haz un esfuerzo. ¡No podemos dejar que nos atrapen!

Y se puso a correr. Pero sus fuerzas iban menguando cada vez más y Valkir cada vez estaba más y más agotada, por lo que cada vez le costaba más tirar de ella. Llegó un momento en que Valkir practicamente era arrastrada por Yumbor y este no podía con su alma.

-¡Quietos ahí!

Yumbor y Valkir se volvieron y descubrieron a un "Eureka" con su arma laser apuntándolos.

-Vamos, haz un esfuerzo Valkir.

Pero Valkir no podía. Se había rendido.

-No puedo, Yumbor. No puedo, de verdad...

Entonces Yumbor le miró a los ojos y descubrió en ellos un indicio de felicidad. "Que raro", pensó. No entendía ese destello de felicidad que le iluminaban levemente los ojos bizcos. Pero poco a poco fue entendiendo lo que querían decirle.

A Valkir ya no le importaba que le atrapasen.

Luego Yumbor observó como las dos bocas de Valkir comenzaron a dibujar una sonrisa comedida y timida, de la que emanaba una sensación de alivio y paz.

Si, no había duda. Valkir no quería seguir junto a él.

Valkir le quería abandonar.

Entonces un rayo láser los paralizó y los dejó inmóviles. Los dos estaban inconscientes pero con los ojos abiertos. Se miraban pero sin verse. Sonrientes. Felices. Descansando. Y como siempre cogidos de la mano. Yumbor y Valkir. Dos personas unidas que formaban un mismo ser y que solo lograrían separarse con la muerte.

Entonces el "Eureka" se acercó y examinó los cuerpos. Primero a Yumbor y luego a Valkir.

-Joder, ¡que puta zorra más fea! Lástima que no tenga dos pollas... - dijo el "Eureka".

FIN

4 comentarios:

Captain Howdy dijo...

Anda que no es guarro ni ná Moco_Man XD, lo que se ahorraría Spiderman (principalmente este traje horterilla).

El relato jajajajja, final apoteósico!

Salu2

Larsvondick dijo...

Sr. Rodriguez!!!
Le felicito por el relato.
Respecto del corto...
Pues eso, que el relato se lee bien.

Anónimo dijo...

joder, al principio pensaba que nos estabas tomando el pelo. Pero bueno, en fín, está bien. Se alegra d separarse de el? aunque sea con la muerte? El sigue sintiendo lo mismo? No dejo de entenderlo

(ElChicoDeLaCabezaDelaGomadeBorrar)

Juan P. Rodriguez dijo...

Pues si, se alegra de estar sola...
Aunque lo quiera y todo eso, está cansada de estar siempre con él, ya que una relación tan estrecha como la que tienen no es sana. De eso va... él, como no, la sigue queriendo, pero cuando se da cuenta que le quiere abandonar no lo ve como algo malo y lo entiende. Aunque eso le valga la muerte... Supongo que pensará: "bueno, al menos sé que no se va a ir con otro" (es un posesivo de mierda).
¿Cuando dices: "no dejo de entenderlo", es que lo entiendes o no lo entiendes? jaj
No sé, tampoco es tan dificil de entender, ¿no?