martes, 31 de marzo de 2009

Sabine recomienda... Stacy (2001)


En un tiempo futuro sin especificar, las chicas niponas con edad comprendida entre los 15 y 17 años, comienzan a sufrir una extraña enfermedad que se denomina "Cercana-Muerte-Felicidad" que las convierten en unas nenas que no paran de reír y brincar y saltar, como si tuvieran metidas unas bolas chinas o algo así en el chumino. Pasados unos días, estas chicas mueren inexplicablemente y pasados unos días más vuelven a la vida en forma de zombies hambrientas de carne humana llamadas "Stacies". Por otro lado, un Mad Doctor (Yasutaka Tsutsui), ganador del Premio Nobel (¡ja, ja, ja!), intentará investigar el porque de esta extraña enfermedad.



La película en realidad no es nada del otro mundo y su estética TV acompañada de una música de lo más cutre y de unos efectos infográficos bastante decepcionantes, hacen que el visionado de Stacy sea a veces un tostonazo. La base de su interés radica esencialmente en los efectos gore por obra y gracia de Takashi Oda (Haze, Nightmare Detective), que a veces llegan a ser realmente sobrecogedoresm y algún que otro guiño cómplice a otras películas del género. Véase el nombre del cuerpo de policía encargado de cargarse a las "Stacies": Patrulla de Re-mate Romero (por George A. Romero); o una sierra mecánica para descuartizar a "Stacies" llamada: Sierra Mecánica Blues Campbell para Mano Derecha 2 (por Bruce Campbell, claro).


La película, bastante deprimente de por si a pesar de algún momento fugaz, está dirigida por todo un especialista del género llamado Naoyuki Tomomatsu y cuenta con algún que otro actor afincado en las pinku eiga como Yukijirô Hotaru, la actriz y escritora Shungiku Uchida (vista en Visitor Q), y el actor y escritor Yasutaka Tsutsui (de quien se ha editado en España un suculento libro de relatos llamado, ATENCIÓN: Hombres Salmonela en el País Porno). Y creo que no me olvido nada, salvo deciros que si este fin de semana os queréis cortar las venas, Stacy es vuestra película, ya que como veréis *SPOILER* las "Stacies" solo quieren que alguien las ame antes de que las descuarticen con una puta sierra mecánica. Como veis un tema super romántico con el que a uno le dan ganas de salir a la calle y cantar y bailar y vivir la vida... Joder, los japos están enfermos...

lunes, 30 de marzo de 2009

El Rey se folla a Kira Miró (a.k.a. Los Abrazos Rotos)

A Almodóvar le ocurre algo muy sencillo: lo mismo te hace una película cojonuda. Véase: ¡Átame!, ¿Que he hecho yo para merecer esto?, Volver, o Hable con ella. Como te hace una película con la que sales del cine preguntándote: "¿este tío... se ha quedado conmigo?". Véase: La mala educación, Carne trémula, Todo sobre mi madre...


Si, este tío, el Almodóvar, tiene un modo super elegante de filmar y adoro su ojo cinematográfico. Aparte combina con bastante acierto (a veces) varios géneros como el thriller, la comedia y el drama en una misma película. Por otro lado, su cine tiene agallas y eso siempre es de agradecer (sirva de ejemplo la primera y atrevida secuencia de Matador con Antonio Banderas cascándola frente al TV). Pero no nos engañemos, muchas veces este hombre la caga. Todo sobre mi madre es una película aburridísima y Mujeres al borde de un ataque de nervios (que por cierto sale homenajeada en Los Abrazos Rotos) está bien, pero no jodamos, tampoco es para ponerse a tirar cohetes coño... Aunque si bien es verdad que me gusta mucho que los yanquis (tan remilgados y castos ellos) se traguen y alaben las películas de Almodóvar, nadie se llevará las manos a la cabeza si digo que tampoco son para tanto (excepto ¡Átame! y Hable con ella, dos obras maestras absolutas y cojonudas de verdad).


Los abrazos rotos empieza bastante bien. De hecho empieza con un polvo del siempre excelente Lluis Homar (alias Juan Carlos I) con la tía más buena que existe a día de hoy en el cine español: Kira Miró (de quién podría detacarse su mejor "interpretación" en Crimen Ferpecto de Alex de la Iglesia). La escena tampoco es nada del otro mundo y tan solo hay un poco de magreo de tetas, pero hay que remarcar ese exquisito pie asomando por el sofá. Vamos que me pareció un buen comienzo... Más adelante, comienza a haber un entramado la mar de interesante con un pavo psicótico con ecos a El fotógrafo del pánico (Michael Powell, 1960) llamado Ray X (Ruben Ochandiano), que quiere escribir un guión junto a Harry Caine (Juan Carlos I) para una película sobre un hijo que quiere vengarse de su padre. También se nos contará mediante flashbacks la historia de un rico cabroncete de sesenta y pico años que hecha seis polvos seguidos sin que le de un infarto llamado Ernesto Martel (José Luis Gómez) y su amante zorruna llamada Lena (Pénelope Cruz), que quiere ser actriz y quiere trabajar con Harry Caine. Pero a partir de aquí la cosa se comienza a complicar y a Almodóvar se le va el santo al cielo abriendo demasiadas puertas en un batiburrillo de tramas que se vuelven más y más aburridas y mueren en un final sin ningún atisbo de originalidad y sorpresa...
Penélope Cruz esta muy bien en la película, Lluis Homar hace de ciego que se lo bebe y José Luis Gómez, que es como Ben Gazzara pero con pelos en el pecho, está bastante correcto. En la película también nos encontramos a la excelente Lola Dueñas, a Blanca Portillo, a Carmen Machi (haciendo de concejala camella), a Chus Lampreave, a ese excelente actor y mejor cantante llamado Dani Martin <-- (léase con tono irónico), y a la atractiva, hermosa y deslumbrante Rossy de Palma <-- (léase con tono totalmente serio y corroborativo).

En Los Abrazos Rotos el Rey se cepilla a esta zagala.

sábado, 28 de marzo de 2009

La Bestia y la Espada Mágica (1983)


Waldemar Daninsky (Paul Naschy) arrastra una maldición que una bruja cabrona lanzó siglos atrás al clavar un cuerno de cabra en el vientre de una antepasada suya. Por lo que el bueno de Daninsky viajará hasta el país del Sol Naciente, donde al parecer existe una solución para paliar su maldición...


Muchos son los que se ríen cuando digo que La Bestia y la Espada Mágica es una de las últimas grandes películas sobre hombres lobo que se realizaron en los gloriosos años 80. Si, también hubieron otras muy buenas como En compañía de lobos (Neil Jordan, 1984), Una Pandilla Alucinante (Fred Dekker, 1987), y otras interesantes como Miedo Azul (Daniel Attias, 1985) o la sobrevalorada Un hombre lobo americano en París (John Landis, 1981). Pero ni si quiera películas tan geniales como esa obra maestra llamada Aullidos (Joe Dante, 1981) o la notable Lobos Humanos (Michael Wadleigh, 1981), logran eclipsar el tono épico y aventurero de la cinta que nuestro querido Paul Naschy, y su atormentado y famoso personaje Waldemar Daninsky, consiguieron en La Bestia y la Espada Mágica.


Si bien es verdad y evidente, que la La Bestia y la Espada Mágica ha sufrido un desgaste brutal con el paso del tiempo y los efectos especiales han quedado más que desfasados. (Un claro ejemplo es esa pelea entre el tigre bengalí de Sandokán y nuestro licántropo Waldemar Daninsky que no pone en tensión ni a mi abuela Mariana. Aunque también hay que decir que está mucho mejor de lo que muchos se empeñan en decir). Hay que saber apreciar que esta película esta realizada con un enorme respeto y cariño por el cine de terror clásico y por el cine de aventuras, que aderezados con el toque Naschy, es decir, con pequeños toques de erotismo y violencia, hacen de La Bestia y la Espada Mágica uno de los grandes (y últimos) clásicos del fantaterror patrio... Fácil es reírse de esta película, tal cual lo hace este fanegas (que en un alarde de ingenio asemeja Waldemar Daninsky con una actriz porno llamada Renata Daninsky), y muy díficil es intentar ver esta película sin ningún tipo de complejos. Y es que estoy hasta los huevos, repito HASTA LOS HUEVOS, que se ensalcen películas con errores narrativos imperdonables como los que se dan en Nueva York bajo el terror de los zombies (porque los tiene aunque se trate de una gran película), resalzando algunas secuencias como la ya épica batalla entre Zombie/Tiburón. Para luego echar por tierra y menospreciar otros films como este y ver risible la pelea entre... ¡un Tigre y un hombre-lobo! Seamos serios señores, ¡ya le hubiera gustado a Lucio Fulci rodar una cosa así! Creo que ya va siendo hora que se respete a Paul Naschy y se le sepa perdonar algunos "errores" al igual que se hace con otros directores extranjeros. ¡Mecagoenlaputaya!

Naschy cuenta en sus memorias que el mismísimo Akira Kurosawa le felicitó por la película y le dijo que había conseguido el tempo y ambientación adecuados para la película. No por menos, la película nos regala algunas imágenes de gran fuerza y belleza, como la escena en la vemos a Daninsky en lo alto de un tejado con la Luna llena coronándole. Y es que La Bestia y la Espada Mágica es una de las películas mejores realizadas por Paul Naschy/Jacinto Molina (junto si se me permite, El Retorno del Hombre Lobo, Inquisición y su gran obra maestra: El Huerto del Francés), ayudado por una siempre excelente fotografía de Julio Burgos que tan buenos resultados ha dado siempre en la filmografía del tito Paul.



Por cierto, recientemente en japón se ha editado un libro sobre el tito Paul Naschy que parece ser la mar de suculento... De hecho, ya estoy estudiando japonés para devorarlo lo antes posible. ¡Sayonara!

Titulo original: La Bestia y la Espada Mágica (España/Japón, 1983)
Director: Jacinto Molina
Guión: Jacinto Molina
Actores: Paul Naschy, Beatriz Escudero, Shigeri Amachi...

miércoles, 25 de marzo de 2009

El Corazón del Ángel (1987)


El Detective Harry Angel (Mickey Rourke) es contratado por un misterioso hombre llamado Loius Cyphre (Robert De Niro), para que encuentre a un desaparecido cantante de los años 30 llamado Johnny Favorite. El tal Favorite ingresó en un centro psiquiátrico después de volver de la guerra y allí fue donde al parecer murió, pero Cyphre tiene sus dudas y está convencido que Johnny todavía sigue vivo. Así que Angel comienza a investigar, cuando comienzan a cometerse diferentes asesinatos...


Una de las mejores interpretaciones de Rourke sin lugar a dudas, aunque bajo mi punto de vista, prefiero el papel de borracho que realizó ese mismo año para la genial Barfly de Barbet Schroeder. En El Corazón del Ángel, resulta muy interesante ver la búsqueda que se da en el film del "yo" y la lucha que se establece entre lo que está oculto y lo que permanece en la superficie. Harry Angel es uno de los investigadores privados más estrambóticos que ha dado el séptimo arte, y su periplo de investigación le sume en una autodestrucción sin concesiones que le conducirá a un terrible final. Un final que por cierto, puede llegar a sorprender a más de uno, aunque no nos engañemos, se ve venir de lejos.


Su mezcla de vudú, Fausto, jazz, cine policíaco y sexo, convierten El Corazón del Ángel en un clásico contemporáneo que se ve entorpecido por un final un tanto atropellado que te deja un regustillo amargo después de una película tan intensa y estimulante. Aun así, se podría decirse que Alan Parker hizo un trabajo estupendo tanto adaptando la novela de William Hjorstberg, como ambientando la historia.

También cabría destacar la presencia de la preciosa Lisa Bonet en el papel Epiphany Proudfoot, que sirve de catalizador al detective Angel en su particular tragedia griega y se verá envuelto en una vorágine de sexo y muerte en ese polvo que levantó bastante ampollas y que resulta cuanto menos inquietante. Más tarde dicho polvo sangriento ha sido homenajeado por el gran Mojica en las últimas y recientes aventuras de Ze do Caixao en Encarnaçao do Demonio (del mismo modo que me divierto pensando que tal vez Robert De Niro se inspiró un poquitín en el gran Mojica al dejarse las uñas largas y vestirse de negro para encarnar al comehuevos Louis Cyphre).


Titulo original: Angel Heart (USA, 1987)
Director: Alan Parker
Guión: Alan Parker basado en la novela "Fallin Angel" de William Hjorstberg.
Actores: Mickey Rourke, Robert De Niro, Lisa Bonet...

martes, 24 de marzo de 2009

Sabine recomienda... A ciegas (2008)


La verdad es que fui a ver la última película de Fernando Meirelles con bastante escepticismo ya que no había escuchado grandes maravillas sobre ella. Pero finalmente la fui a ver por autoimposición de mi primo Blas y la verdad es que me pareció mucho mejor de lo que me esperaba.

Una extraña epidemia asola el país y todo el mundo comienza a padecer ceguera. De ese modo, todos los infectados son recluidos en un centro hospitalario donde permanecerán recluidos sin ningun tipo de atenciones. Pero una doctora (Juliane Moore) que no ha perdido la visión, se hará pasar por ciega para permanecer al lado de su marido (Mark Ruffalo).
A ciegas es una de esas películas que se ha sumado a la reciente ola de películas catastróficas con epidemias sin explicación de por medio. Aunque si bien es verdad, A ciegas no llega a la altura de Hijos de los hombres o El Incidente, si hay que reconocer ciertos puntos a tener en cuenta como la luminosa fotografia de César Charlone (Ciudad de Dios, El Baño del Papa...) llena de reflejos, y por otro lado la participación de Don McKellar actuando y escribiendo la adaptación de la novela de José Saramago. Y es que Don McKellar es ya todo un especialista en films catastróficos que se desarrollan desde un prisma intimista, vean si no esa gran obra maestra llamada Last Night (1998), en la que el propio McKellar hacia las veces de director, guionista y actor, y en la que por cierto, también aparecía otra de las actrices que pululan por A ciegas: la "cara extraña" Sandra Oh. De hecho, la esencia de Last Night y A ciegas es la misma, aunque se desarrolle de un modo diferente.
Por otro lado, y aparte de los ya comentados, en el gran elenco de actores también encontraremos a la bellisima Alice Braga (que ya aparecía en la obra maestra de Meirelles, Ciudad de Dios), Yoshino Kimura (Glory to the filmmaker!), Yusuke Iseya (Sukiyaki Western Django) y Gael Garcia Bernal (Y tu mamá también), que por cierto se marca un temita a lo Steve Wonder en uno de los momentos más celebrados del film y en el que todo el cine se puso a aplaudir (o si no que lo diga mi primo Blas... ¡toda la sala!).

Lamentablemente y a pesar de gozar de muy buenos momentos, se podría acusar al film de pasar muy por encima algunos aspectos de los personajes y algunas situaciones suculentas que terminan con más pena que gloria a lo largo del film. Como por ejemplo el inexplicable polvo que se pega Ruffalo y Alice Braga ante la atenta mirada de Juliane Moore, o el subito motín que realiza Garcia Bernal en el hospital/cárcel así sin más... Por no hablar de ese final tan precipitado que a pesar de ser esperanzador, te deja un regustillo amargo de la hostia.

lunes, 23 de marzo de 2009

Sabine recomienda... Experimento Diabólico (1972)


La colaboración de Ray Milland con la American International Pictures (AIP), dio como fruto numerosas películas de lo más interesantes llegando a protagonizar alguna que otra obra maestra como El hombre con rayos X en los ojos y La obsesión (ambas dirigidas por Roger Corman), y otras la mar de interesantes como Panic in year Zero! (dirigida por el propio Milland) o la película que reseñaremos a continuación, Experimento Diabólico dirigida por Lee Frost, director curtido básicamente en cutie movies y soft-cores, que dirigió varios documentales de los que cabría destacar Mondo Bizarro y Mondo Freudo (1966), y que impulsado por su pasión por el exploitation dirigió varias cintas de lo más dignas como Love Camp 7 (1969), The Black Gestapo (1975) y A Climax of Blue Power (1975) (en la que por cierto aparecía la voluptuosa Uschi Digard), con la colaboración de su habitual productor/guionista Wes Bishop. Pues bien, en una de estas colaboraciones, el bueno de Lee Frost dirigió esta simpática blaxploitation con ribetes al ci-fi más loco, con el gran Ray Milland en horas bajas y con el grandullón Rosey Grier como presidiario de color que se escapa de prisión para probar su inocencia.


La película arranca con la llegada del Dr. Kirshner (Milland) a su laboratorio para comprobar la evolución de su experimento: un gorila con dos cabezas. Y es que el Dr. Krishner es un doctor ya muy viejo que no se aguanta ni los peos, que tiene que ir en silla de ruedas y por si fuera poco padece cáncer de pulmón, por lo que busca un donante de cuerpo para transplantar su cabeza y así volver a disponer de la salud necesario para poder volver a operar. Un día se disponen a achicharrar en la silla eléctrica a un tipo llamado Jack Moss (Rosey Grier), al que habían acusado injustamente de asesinato, pero a cambio le ofrecen donar su cuerpo a la ciencia por lo que conseguiría vivir 30 días más. Así que Jack Moss no se lo piensa dos veces y accede a la operación... tal vez logre de ese modo probar su inocencia...

Experimento Diabólico (o The Thing with Two Heads) tiene varios puntos de lo más divertidos de los que cabría destacar la MARAVILLOSA persecución que se ejecuta cuando Milland/Grier y Don Marshall huyen con una moto de cross y un montón de coche de poli se ponen a perseguirlos. ¡Que gran secuencia por Dios! ¡La de coches de poli que se llegan a espachurrar (si os fijáis bien, comprobareis que son siempre los mismos desde diferentes ángulos de cámara)! Otra de las secuencias de la película más tronchantes, es cuando Milland/Grier van a visitar a la novia negra de este último, y cuando esta descubre que le ha salido un bulto blanco al lado de su cabeza le dice: "cariño, aparte de tener dos cabezas, ¿te han puesto dos de otra cosa?" ¡Bribona!


Lo dicho, una película sin demasiadas pretensiones que sigue a pies juntillas las pesquisas de la más "seria", El increible transplante bicéfalo (The Incredible Two-Headed Transplant de Anthony M. Lanza), realizada justo un año antes. Aunque si bien es verdad, el rollo racista de esta le otorga algo más de interés y los fx del film están mucho mejor realizados que la original. De hecho, en la secuencia en la que insertan la cabeza de Milland en el cuerpo de Grier, se utilizó una reproducción robotizada de la cabeza de Milland muy, muy, muy bien conseguida. No por menos, fue la primera inmersión en los fx de un tipo llamado Rick Baker que en aquellos años no era muy conocido (en el film no sale acreditado como tal, si no como gorila bicéfalo).
Una secuencia ideal para disfrutar en familia, con una cerveza bien fresquita y unos berberechos.

viernes, 20 de marzo de 2009

Perspectiva (El Relato)

"Este relato que vais a leer iba a ser un corto. Esto es un intento de rescatarlo y que Perspectiva no muera en la nada. ¿Quien sabe? Quizas algún día se logre terminar..."


Luis había encontrado el lugar perfecto para escribir su próximo proyecto. Se trataba de un soleado ático situado en un pequeño pueblo costero, con unas bellísimas vistas que daban al puerto. En aquel lugar sabía que podría encontrar la paz y la soledad necesaria para escribir el guión que le habían encargado. Luis siempre solía perderse en sitios en los que nadie le pudiera encontrar.
Entonces se puso a caminar por el piso con semblante serio y examinando todo con suma dedicación. Las paredes, el suelo de parqué, los muebles... Todo parecía nuevo y estaba exquisitamente cuidado, y eso era algo que Luis valoraba muchísimo.
-¡Me gusta! Me gusta. Si - dijo.
Jesús, el propietario del ático, sonrió satisfecho.
-Me alegro que le guste, me ha costado mucho restaurarlo - dijo.
Luis apartó un momento su mirada de los muebles y miró a Jesús. Sus ojos lo estudiaron durante unos instantes: Jesús era un hombre mayor con una enorme cicatriz en mitad la cara. Esta cicatriz quedaba algo ocultada gracias a una barba canosa y mal cuidada que lucia sin complejos. La verdad es que el aspecto de aquel viejo era de lo más penoso y su dentadura dejaba mucho que desear. Por otro lado, a Luis le llamó la atención comprobar que Jesús tenía un bastón con una empuñadura de plata en forma de lobo, tal y como aparecía en la mítica El Hombre Lobo de George Waggner.
-¿Restaurarlo? - dijo sorprendido.
-Si, se quemó.
En ese instante, la enorme cicatriz que tenía Jesús cobró otra dimensión, y Luis intentó no continuar con ese tema por temor a que Jesús se sintiera algo incomodado.
-Pues si, ha hecho un trabajo estupendo - apostillo.
-Gracias.
Acto seguido, Luis apostó por formalizar el contrato de alquiler lo antes posible y Jesús accedió gustoso.
-Lo único que me gustaría dejar claro es que no se puede tocar nada de este piso - dijo Jesús con semblante serio.
-No se preocupe por Dios, el piso está perfecto y no pienso hacer ninguna obra. Recuerde que tan solo estaré unos meses.
-Lo sé, pero es algo que me gustaría remarcar.
-No se preocupe Jesús, no habrá ningún problema. Ya lo verá.
-Lo sé, pero aún así, me gustaría pasar cada mes y cobrar yo mismo la cuota de alquiler.
-¿Como dice?
Luis comenzaba a sentirse algo herido y ese aire de desconfianza ya le estaba molestando. ¿Que se había creído ese viejo? ¡Él era un famoso escritor y su renta estaba muy por encima que de la de cualquier ciudadano de a pie!
-No, no piense que es por desconfiar de usted. Me encantan sus libros y sus relatos, y sé que usted es de los pocos inquilinos realmente buenos que voy a tener.
-Entonces, ¿porque me dice usted eso de cobrar en mano el alquiler?
-No se lo tome a mal. Yo ya soy viejo y los ancianos tenemos ciertas tonterías en las que la añoranza y la melancolía juegan un papel fundamental - mientras hablaba, Jesús parecía algo triste -. Yo no puedo vivir aquí porque este lugar me trae demasiados recuerdos. Pero por otro lado no puedo venderlo porque necesito saber que lo que viví aquí todavía sigue estando... No sé si me explico...
Luis comenzó a comprender a ese anciano triste y decaído.
-Está bien, no se preocupe. ¡Cada día 30 aquí estaré esperandole a que usted venga! ¿De acuerdo?
-Me alegro que lo entienda señor. A pesar de mi dolor, no puedo olvidar que este lugar forma parte de mi.
Luis acompañó al anciano a la salida, no sin antes acordar una vez más, que cada final de mes Jesús se pasaría a cobrar el pago del alquiler.

***
Pasó el tiempo y Luis comenzó a escribir su ansiado proyecto cinematográfico. Se trataba de un guión para una película de hombres lobo. Él estaba muy acostumbrado a ser reconocido con sus relatos y sus novelas, de las cuales se vendían millones de ejemplares, por lo que su iniciación en el cine - un arte sobrevalorado según sus propias palabras -, suponía darle un nuevo rumbo a su exitosa carrera.


Él sabía que aunque jamás hubiera escrito ninguno, aquel guión iba suponer todo una revolución en el mundo del cine. Aquello iba a ser el mejor guión sobre hombres lobo desde Aullidos y La Bestia y la Espada Mágica. Luis estaba bastante ilusionado porque sabía que aquello no iba a suponer ningún problema para él y una vez más iba a demostrar al mundo de lo que era capaz.
Pero lamentablemente los problemas llegaron y llegó un punto en que Luis no encontraba un modo de salir adelante con ese fabuloso guión. Se había quedado estancado y no había forma de avanzar.
Comenzó a ver algunas obras maestras para empaparse bien de como debía ser la estructura de un buen guión. Así que en una tarde vio Él, Sed de Mal, Rio Bravo y Jules y Jim. Todas le parecieron grandes películas, pero aún así no conseguía avanzar con su guión. "Claro", se dijo, "estas películas no son de género fantástico. Tengo que ver películas de terror".
Así que prefirió quedarse toda la noche en vela viendo más films. Está vez de cine fantástico. Así que en una noche se tragó Miss Muerte, El Testamento del Dr. Mabuse, Freaks, Psicosis y La maldición del hombre lobo.


Pero no había manera... Parecía que la inspiración se hubiera esfumado y sus ideas se hubieran ido de vacaciones. ¿Que le estaba pasando?
Entonces posó su mirada en un espantoso cuadro colgado justo a su lado. Era horrible. Por más que lo intentara en su mente aparecía la imagen de ese espantoso cuadro y por culpa de aquello no podía concentrarse. ¿Se estaría volviendo loco?



Poco a poco su dieta diaria comenzó a basarse esencialmente en vino y queso, y permanecía ebrio practicamente todo el día tumbado en el sofá y mirando aquel maldito cuadro.
Un día sonó repentinamente su teléfono móvil. Era Roberto, el productor.
-¡Roberto! - dijo intentando que no se le notará su estado de embriaguez -. Por su puesto, lo tengo casi acabado.
Como es lógico mintió. Apenas había llegado a un planteamiento formal del guión y Roberto ya le estaba pidiendo lo que tuviera escrito.
-Tranquilo, hombre. No seas impaciente. Todo a su debido tiempo.
Cuando colgó, Luis se quedó sentado enfrascado en el terror de sus pensamientos. ¡Se estaba quedando sin ideas!
Entonces se volvió y vio aquel espantoso cuadro colgado en la pared. Tal vez aquello era lo que le estaba causando toda esa falta de inspiración. "Tengo que deshacerme de él", pensó. Así que cogió aquel cuadro y lo tiró a un container próximo al edificio.


En su lugar colocó un enorme cuadro con la cara de un buda. Era hermoso y le daba cierta paz al piso. Si, sin ninguna duda había hecho bien.

***
A final de mes Jesús se acercó al piso tal y como había acordado con Luis, para cobrar la cuota. Jesús tenía hasta ganas de ver en el cine aquella película sobre hombres lobo que estaba escribiendo aquel genio.
Pero picó a la puerta y nadie abría. Nadie contestaba al otro lado, así que aporreó con más fuerza e insistencia la puerta del piso hasta que escuchó a alguien en el interior.
-Ya va, ya va...
La voz parecía cansada y aturdida. Al cabo de unos segundos la puerta se entreabrió con la cadena echada. Jesús se quedó sorprendido, Luis tenía un aspecto horroroso.
-Hola Luis, vengo a cobrar.
-Si, un momento - dijo.
Entonces Luis se metió en el interior del piso dejando la puerta abierta, pero con la cadena echada.
Mientras Jesús aguardaba a que Luis volviera con el dinero, comenzó a escuchar bastante ruido que provenía del interior. Parecía que algo se hubiera caído y eso hizo que se sintiera algo crispado e intranquilo. "¿Que estará haciendo este desgraciado?", pensó.
Intentó averiguar de que se trataba mirando por el hueco de la puerta, pero no alcanzaba a ver lo que hacía Luis. Cuando de repente se percató de algo. Algo que le llamó realmente la atención: un cuadro con un enorme Buda dibujado.
-¡Abre la puerta! ¡Abre la puerta! - comenzó a gritar histérico.
-Ya va... Ya va... Estoy buscando el dinero hijo de la gran puta. Espera joder - dijo Luis sin prestar atención a nada ni a nadie.
-¡Abre la puerta te he dicho!
Jesús comenzó a aporrear la puerta pero Luis no le hacia caso, así que optó por meter su brazo en el interior del piso y quitar la cadena de la puerta.
-¿Dónde demonios guarde la maldita cartera? - se preguntó Luis.
Y cuando se volvió se encontró a Jesús en mitad del comedor.
-¿Dónde está? - dijo en un tono serio y amenazador.
-Lo estoy buscando Jesús. No te preocupes que debe estar por aquí.
Luis tenía un pedo considerable y comenzó a rebuscar entre su cazadora cuando al fin encontró su cartera.
-Ya está, aquí tengo el dinero.
-¿¡Dónde está?! - volvió a increparle Jesús.
-Joder Jesús, aquí está hombre. No te preocupes, ya te doy el dinero.
-¿¡Dónde está?!
-Pero no ves que...
Repentinamente un puñetazo dejó medio aturdido a Luis, y este cayó al suelo.
-¿Donde esta el cuadro?
-¿Q... Qué cuadro?
Jesús alzó su pierna y estampó la suela de sus botas contra el rostro de Luis.
-¿Te has vuelto loco? ¡Que cojones te pasa!
-¿Dónde demonios has metido mi cuadro hijo de puta?
Repentinamente, Luis recordó todo con claridad y se vio a si mismo tirando aquel espantoso cuadro al container.
-Lo cambié por uno mejor.
-¿¡Que hiciste con él?!
-Pero Jesús, si es por dinero no te preocupes, yo...
Un guantazo volvió a impedir que Luis acabara la frase.
-¡¿Que hiciste con mi cuadro!? - Jesús parecía cada vez más enfadado y menos paciente.
-Te has vuelto loco. Maldito cabrón. ¡Te voy a denunciar!
Entonces Jesús optó por pegarle directamente con su propio bastón.
-Dime que cojones has hecho con mi cuadro.
-Para, ¡para por favor!
Jesús no paraba de darle golpes una y otra vez con su bastón.
-No pararé hasta que me digas lo que has hecho con él.
Luis permanecía medio indefenso en el suelo, con la única intención de parar los máximos golpes posibles.
-¡Lo tiré! ¡Lo tiré a la puta basura! - dijo Luis.
Aquello resonó por todo el piso dejando paso a un enorme silencio. Entonces Jesús se agachó y cogió de los pelos a Luis.
-¿Has tirado mi cuadro?
-Si, lo siento Jesús. Yo...
-¿Por que?
-De verdad si necesitas dinero yo te lo pago. Lo siento mucho, no sabía que tuviera tanto valor para ti...
-¿Por que? - volvió a repetir Jesús.
-No... no lo sé... Yo...
-¡¿Por que?!
Entonces Luis comenzó a llorar como un niño.
-¡Pues porque estaba mal dibujado joder!. Ese cuadro era una puta mierda. Era horrible. ¡Estaba mal dibujado! ¡No tenía perspectiva!
Jesús aguardó en silencio mientras miraba aterrorizado a Luis. No podía creer lo que le había dicho aquel artista de mierda.
-¿Has tirado ese cuadro por el simple hecho de estar mal dibujado? - dijo con los ojos inyectados en lágrimas.
-Si.
-Así que esta es tu manera de librarte de lo que no te gusta...
-No yo...
-Cállate hijo de perra. ¿Sabes una cosa? Mi mujer dibujaba cuadros. Se pasaba horas y horas dibujando lienzos y para ella eran la cosa más bonita del mundo. Y yo disfrutaba viéndola dibujar.
-Jesús perdona... - volvió a implorar.
-Cállate. Un día cuando regresaba del trabajo me encontré con mi casa ardiendo. Pero te puedo asegurar que lo más terror me causó fue descubrir que mi esposa todavia se encontraba en el interior. Desde afuera podía oirla gritar auxilio - Jesús tuvo que hacer una breve pausa para coger fuerzas y continuar con lo que estaba diciendo-. Así que no dude ni un solo instante en meterme dentro para rescatarla. De ahí esta espantosa cicatriz.
Luis volvió a mirar la cicatriz de Jesús. Ahora si que había cogido una nueva dimensión.
-Aquellas llamas se llevaron lo que más quería en este mundo querido Luis. Y ese cuadro que tanto odias fue lo único que pude rescatar del incendio.
Luis no se podía creer lo que estaba escuchando. ¿¡Que había hecho?!
-Lo siento mucho de verdad... Te pagaré lo que haga falta.
Jesús se lo quedó mirando con una mirada fría y cortante como un bisturí.
-Según tú ese cuadro era horrible y carecía de perspectiva. Y simplemente lo destruiste por que no era perfecto... ¿Que clase de artista eres tú?
-Lo siento, te lo pagaré, te lo pagaré...
-Y tanto que lo pagarás. Lo pagarás muy caro.
Jesús levantó su bastón y volvió a estamparlo contra la cabeza de Luis. Esta vez los golpes eran más violentos y desgarradores. Y Jesús no paró hasta ver que Luis perdía el conocimiento.
Entonces recobró el aliento y recapacito en lo que había hecho. Por un momento no pudo evitar sentir cierta lastima por como había acabado la cosa y un sentimiento de arrepentimiento le produjo un escalofrío por todo su cuerpo.
Tal vez aquel hombre habría muerto.

***
Pasaron los días, las semanas y los meses, y nadie sabía nada del paradero de Luis. Había desaparecido de la faz de la tierra.
Jesús por el contrario, continuó con sus tonterias nostalgicas de viejo chocho y siguió haciendo aquellas visitas periódicas a su piso. Y es que cuando menos se lo esperaba su vida volvió a iluminarse con una pizca de felicidad: un vecino y antiguo amigo de la familia, rescató el cuadro del interior del container. A aquel viejo bribón siempre le había llamado la atención la poca profundidad que tenían los cuadros de la mujer de Jesús e instintivamente lo cogió para enseñárselo.
-Mira Jesús - le dijo -. He encontrado en la basura, un cuadro muy parecido a los que hacía tu mujer que en paz descanse.
¡Que sorpresa se llevó Jesús! Así que una vez recuperado, mando a la mierda el cuadro del buda y volvió a colocar el cuadro de su mujer en el lugar donde le correspondía estar.


Pero aparte Jesús tenía otro motivo por el que visitar más a menudo su piso. Tenía un inquilino muy especial al que cuidar y al que tenía que visitar todos los días. Aquel nuevo visitante no se valía por si mismo y Jesús tenía que lavarlo, alimentarlo, acostarlo. Aquel nuevo inquilino era una persona que había aprendido a disfrutar del arte en todo su esplendor. Sin ningún tipo de complejos.
Aquel nuevo inquilino era Luis. Y aquellos terribles golpes que le dio Jesús le causaron unos daños irreparables tanto física como intelectualmente.
Pero Jesús se prometió que cuidaría de él pasara lo que pasara. Incluso le tenía guardado un lugar muy especial en el piso. Un lugar frente al cuadro de su mujer.Frente al cuadro sin perspectiva.

miércoles, 18 de marzo de 2009

La Montaña Sagrada (1973)


Un alquimista que convierte zorullos en oro, concentra a un grupo de personajes (todos ellos con nombres de planetas del sistema solar) y los lleva a la isla de Loto para encontrar la Montaña Sagrada, un lugar místico que les convertirá en Dioses...


Como empezar a hablar de una de las películas más extrañas y espectaculares que jamás se han filmado. Mi admiración por el jodido Jodorowsky comenzó realmente hará (creo) cuatro o cinco años cuando fui a un Festival de Magia y Esoterismo en Santa Susana donde se proyectaba El Topo y donde pude llegar a ver al jodido Jodorowsky en algún momento de mi estancia. Así que fui a ver El Topo con toda la predisposición del mundo y conforme avanzaba la película la gente iba desalojando poco a poco la sala y tan solo nos quedamos yo y mi señora (que por cierto, estaba hasta el coño), y otro pequeño grupo que supongo que no se fueron por vergüenza... Cuando salimos de la sesión mi señora (que es muy dicharachera), se puso a hablar con una chica del grupito y resultó que se trataba de una actriz en busca de papeles, que sin dudarlo (o por quedar bien) se ofreció para actuar en cualquier corto que yo hiciera... Como es lógico en mi, jamás llamé a aquella chica y el número se perdió misteriosamente de mi móvil... ¿Quién sabe? A lo mejor esa chica logrará ser una excelente actriz el día de mañana y yo no supe verlo... ¡Coño! ¿Porque cojones cuento esto?
En fin, centremonos en la película, que La Montaña Sagrada no tiene desperdicio. Y es que después de El Topo, a pesar de suponer una película muy interesante, comencé a tener algo de prejuicios respecto a la obra del jodido Jodorowsky. La película era demasiado metafórica. Demasiado suya para que yo lograra captar la esencia de la misma... Por no hablar de que me esperaba algo totalmente diferente a lo que finalmente vi, pero conforme pasó el tiempo comencé a reflexionar sobre la película, y de pronto comencé a sentir cierta simpatía hacia su obra que abarca tanto el cine como la escritura de poesía, novelas, libros esotéricos de algo llamado psicomagia y algunos guiones de comics de los que cabría destacar La Casta de los Metabarones con Juan Jimenez o El Incal con Jean Giraud (Moebius). Así que cuando vi La Montaña Sagrada ya sabía a lo que exponía y el viaje que supuso su visionado fue sin duda una experiencia inolvidable.

Alabada por una legión de hippies ciegos de ácido, por Dennis Hoper o el malogrado John Lenon (1), La Montaña Sagrada es un film muy difícil de explicar ya que opta por una narración abstracta y llena de imágenes simbólicas que eliminan toda narración convencional posible. Cada una de las imágenes que componen La Montaña Sagrada pueden parecer algo abyectas y su pretensión metafísica puede descolocar a cualquiera. Pero la película está tan bien filmada y la composición de las escenas cobra tanta fuerza, que logran trascender a nuestro subconsciente tal y como lo hacen los sueños y no de un modo tan tangible y lineal que otros films. Por lo que, aparte de la fabulosa fotografía de Rafael Corkidi (un habitual en la filmografia de Jodo), habría que reconocer el enorme esfuerzo que realizó Alejandro Jodorowsky, ya que aparte de encargarse del guión, producir, dirigir y actuar (hace de alquimista que convierte zorullos en oro), también se encargó del diseño y el arte de la película.

Muchos dicen que es una película ideal para verla bajo los efectos de alguna droga, pero yo aconsejaría que al menos se viera la primera vez sin estar colocado, ya que de ese modo nuestra mente dará una forma "legible" la película, para que en su segundo visionado (si se prefiere colocado) se pueda experimentar todo lo que se quiera con ella y así ver hasta que grado nos está trascendiendo las imágenes y la historia.

La verdad es que estoy ansioso por ver su esperado film llamado King Shot protagonizado por Nick Nolte, Asia Argento, Marilyn Manson y Santiago Segura. El jodido Jodorowsky es un gran cineasta y un gran artista, ¡vean sino la magistral Santa Sangre! Por lo que no es justo su exilio (creo obligado) de las salas de cine. Aunque puede que influido por sus sueños a veces este hombre meé demasiado alto (2).

Titulo original: The Holy Mountain (USA/Mexico, 1973)
Director: Alejandro Jodorowsky.
Guión: Alejandro Jodorowsky.
Actores: Alejandro Jodorowsky, Horácio Salinas, Juan Ferrara...

(1) John Lenon puso dinero de su bolsillo para la distribución de la película.
(2) Jodorowsky vio en sus sueños que tenía que rodar Dune (film que terminó realizando David Lynch en 1984), y que en ella tenía que intervenir Salvador Dalí en el papel del emperador. Cuando fue a ofrecerle el papel, este le pidió una suma de 100.000 dolares la hora. Para que luego digan que Dalí estaba loco...

martes, 17 de marzo de 2009

Brain Damage (1988)


Frank Henenlotter es uno de los directores actuales que mejor puestos tiene los cojonazos. Creador de la trilogía Basket Case, Fankenhooker y (¡17 años después!) Bad Biology (film protagonizado por una polla mutante que se folla a playmates y chicas Penthouse, que me muero por ver...), Henenlotter dirigió una obra de culto muy querida por los amantes del género, del gore y del humor siniestro llamada Brain Damage, que realizó años después de su opera prima, Basket Case (en español, puta mierda de título: ¿Donde te escondes hermano?).


Brian (Rick Hearst) es un tipo que vive con su hermano en un apartamento, cuando un día un extraño parásito con forma de polla y llamado Aylmer (voz de John Zacherle), se le aparece y le inyecta un alucinógeno líquido en el cerebro mediante el cual Brian logrará flipar y ver el mundo en colorines... Pero Aylmer le pide a Brian algo de alimento a cambio de estos chutes. Y lamentablemente Aylmer se alimenta de cerebros...

Brain Damage es una de las pocas películas que consiguen crear un universo propio sin caer en el ridículo más bochornoso. La historia de esa del parásito polluno cuya historia se remonta a los Borjia y la época de colonizaciones, resulta cuanto menos descojonante... Imagináos a todos esos hombres importantes pasándose un bicho con forma de rabo de generación en generación y totalmente colocados como unos yonquis de mierda... Por no hablar de la cantidad de buenos momentos que el bueno de Henenlotter nos regala, (esa felatio sangrienta de una zorriya heavy o la escena de la oreja, quedarán para los anales del cine, y si no ya me lo dirán).


Los fx corren a cargo del gran Gabriel Bartalos, habitual de Henenlotter y cuyos logros son más que reconocibles en películas como Re-sonator y Dolls (Stuart Gordon, 1986 y 1987), Darkman (Sam Raimi, 1990) o la MARAVILLOSA Mutronics (Screaming Mad George & Steve Wang, 1991) de la que os hablaré en el futuro ya que marcó mi tierna infancia como pocas lo han hecho. Por otro lado, Brain Damage cuenta con la inestimable colaboración de John Zacherle, mítico actor de TV que protagonizó numerosos gags de terror de lo más divertidos. Inexplicablemente, los productores de la cinta no acreditaron a Zacherle en los títulos de crédito y Henenlotter le regaló un pequeño papel en Frankenhooker a modo de disculpas.

Aquí en España, Brain Damage se estrenó directamente en vídeo con un penoso doblaje que no solo estropea las, ya de por si, justitas interpretaciones, si no que se toma sus libertades metiendo alguna que otra chorrada de más (vease la escena del maromo en la ducha y ese rollo homosexual que se va de madre).

Titulo original: Brain Damage (USA, 1988).
Director: Frank Henenlotter.
Guión: Frank Henenlotter.
Actores: Rick Hearst, John Zacherle (voz), Jennifer Lowry...
Peeping Toms (La "Comedora" Comida)


lunes, 16 de marzo de 2009

Bronson y la gran escapada

Al parecer, la última película de Nicolas Winding Refn, ha causado cierto revuelo en su preestreno londinense. La película es Bronson, y viene a ser un biopic sobre el exboxeador y convicto Michael Gordon Peterson, alias Charles Bronson, cuyo único merito en la vida es ser el prisionero más violento de Gran Bretaña habiendo provocado un sinfín de incidentes en cada una de las 120 prisiones por las que ha pasado. (El que mayor se recuerda es en el que cogió a dos presos iraquis como rehenes y amenazó con comérselos si no le daban lo que pedía: "un helicóptero para volar a Cuba, dos metralletas UZI, 5.000 recambios de munición, y un hacha...", como veis, un salao el tío). Charles Bronson, que es como se le conocía en sus tiempos de púgil, esta recluido ahora en una prisión de máxima seguridad en la que tiene prohibido el contacto con otros presos y con el mundo exterior... Por lo que se ha desatado todas las alarmas, al escucharse unas palabras del preso justo antes de la proyección de la película en el preestreno en Londrés el pasado miércoles, y la policía esta investigando como ha sido posible esa filtración...

La película ya ha sido proclamada como la nueva Naranja Mecánica y la polémica que ha suscitado su mezcla de violencia, humor y Pet Shop Boys ya ha generado una legión de seguidores que piden la liberación de Bronson, por lo que más de uno se comienza a preguntar en que clase de mundo vive, y si ya estamos empezando a llegar demasiado lejos con la violencia y el espectáculo en las salas de cine. Y es que una cosa es mostrar violencia y desolación (incluso de un modo gratuito, que me encanta), y otra es hacer de ella un espectáculo que va más allá de lo que se expone en la pantalla propiamente dicha, y convertir a los criminales que retrata en estrellas mediáticas...

Del director de Bronson, tan solo he visto Fear X, una cinta bastante extraña y misteriosa en la que salía John Turturro, y de la que apenas logro recordar nada (por lo que dudo que sea algo del otro mundo). Así que con esta, su última película y toda la mierda que ha generado, tendrá asegurado que muchos vayamos a ver la película promovidos por el morbo y por las hazañas de este anti-heroe criminal, calvo e hijodeputa.
Por otro lado, estoy hasta las pelotas que siempre pongan etiquetas absurdas a las películas, como "la nueva Naranja mecánica". Esto puede tener su gracia y se puede llegar a entendeder en películas como Trainspotting, en la que su director, Danny Boyle, simplemente quiso hacer referencia o guiños, con algunos decorados de la película. Pero que me digan que mierdas como Dobermann (Jan Kounen, 1997), son comparables a la inmensa obra de Kubrick, me entran ganas de vomitar. En fin, no sé muy bien de que palo irá esta película, ni si será buena o mala. No estoy diciendo que tenga que ser una película mala por fuerza. Eso lo juzgaremos todos, pero lo que si es seguro es que cada vez estamos rozando más la barrera de lo inmoral y lo ético. Claro ejemplo es la TV, que no para de vendernos sucesos dramáticos o terribles como si se tratara de la última serie de moda... Por lo tanto, quiero hacer un llamamiento (inútil, lo sé) a todo el mundo para que muestre su disconformidad por como se hacen a día de hoy las cosas tanto en el cine como en la TV.

Solo deseo que el cine muera como espectáculo/negocio de una vez por todas, y que se respete como lo que en realidad es: un arte.

viernes, 13 de marzo de 2009

Un loco a domicilio (1996)


Steve Kovacs (Mathew Broderick) es un pavo deprimido, un sosias de Calimero. Tras una dolorosa ruptura con su prometida, decide irse a vivir a un tranquilo barrio y empezar una nueva vida. Un día llama a la compañia para que le instalen la televisión por cable, y el instalador llamado Chip Douglas (Jim Carrey) resulta ser un tipo de lo más encantador. Al menos eso parece al principio...


Después de aparecer en dos taquillazos tales como La Máscara (Chuck Russell, 1994) y Dos tontos muy tontos (Peter & Bob Farrelly, 1994), la carrera del amigo Carrey subió como la espuma, y su caché se disparó por las nubes. Buen ejemplo de ello, es Un loco a domicilio de Ben Stiller, por la que cobró, nada más y nada menos que 20 millones de dolares, y que paradojicamente, apunto estuvo de costarle su carrera debido a las críticas que sufrió por este papel (1). Supongo que no será solo una opinión mía, pero creo que a Hollywood se les está yendo la pelota con estos salarios tan desorbitados. Nadie debería cobrar tanto dinero por hacer algo, y más si se dedica a lo que le gusta y se siente realizado. Las putas, los mamporreros, las señoras de la limpieza (sobretodo las que limpian los cristales de los Peep Show), si que debería cobrar un pastón joder... Pero en fin, hay gente afortunada y el colega Carrey lo es... Aunque la verdad es que la fama no le ha sentado muy bien (2).

Dejando de lado todo el tema este de los salarios desorbitados y tal, habría que hacer especial mención a la fabulosa interpretación de Carrey en esta película. Y es que estoy hasta las pelotas que la gente no sepa apreciar las monigotadas y el histrionismo en el cine, y por otro lado solo sepan reconocer que alguien es actor cuando realiza papeles dramáticos. Es mi opinión, pero creo que es más difícil hacer reír que llorar, y Carrey es todo un fenómeno en esto y en otros registros como bien ha demostrado en películas más "dramáticas" y comedidas, como El Show de Truman (Peter Weir, 1998), el biopic de Andy Kaufman, Man on the Moon (Milos Forman, 1999), o la genial Olvidate de mi (Michel Gondry, 2004)... Por lo que va siendo hora que dejemos atrás los complejos y se reivindique algunos géneros como la comedia, el terror o la CI-Fi, que no están tan reconocidos como el drama.


Dirigida por el actor Ben Stiller (Tropic Thunder, 2008), Un loco a domicilio está impregnada con un amargo y negrísimo humor que a mucha gente descoloca, ya que no lo encajan con la sobre-actuación de Carrey... Por no hablar de algunos guiños cinéfilos que se dan en el film y que nos rememoran a Star Trek, El silencio de los corderos, o ese final a lo James Cagney en Al rojo vivo...




Jim Carrey se atreve incluso a cantar uno de los temas de la BSO, "Somebody to love" de Jefferson's Airplane.




Una película un tanto extraña sobre la soledad, la amistad y el odio, con la que es difícil establecer cierta complicidad, ya que no es fácil centrarse en ella como una comedia negra debido a la fabulosa sobreactuación (¿que tienen de malo las sobreactuaciones?) de Carrey, pero tampoco no la podemos familiarizar con la comedia disparatada por su trama enfermiza...

Titulo original: The Cable Guy (USA, 1996)
Director: Ben Stiller
Guión: Lou Holtz Jr.
Actores: Jim Carrey, Matthew Broderick, Jack Black...


(1) En principio el papel estaba reservado para la salchicha peleona, Chris Farley.

(2) Cuentan que Carrey encerró a una aterrada Lauren Holly en el lavabo de su casa, y recreó la terrible secuencia de El resplandor con Jack Nicholson, el hacha y Shelley Duvall. Para que luego digan que no es gracioso el tipo este...